La le­yen­da del agua ro­sa­ri­na

LAS DEMOSTRADA­S PRO­PIE­DA­DES CURATIVAS DE LOS MA­NAN­TIA­LES DE SAN­TA MA­RÍA DEL RO­SA­RIO, PU­SIE­RON DE MO­DA LA CIU­DAD CO­MO UN DES­TINO TERMAL EN TEM­PRA­NAS FE­CHAS DEL SI­GLO XVIII

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - SUMARIO - FO­TOS: ROLANDO PU­JOL

Ape­nas a 25 km del cen­tro de La Ha­ba­na se ubi­ca la Vi­lla de San­ta Ma­ría del Ro­sa­rio, so­bre los ci­mien­tos don­de an­ti­gua­men­te se en­con­tra­ban el in­ge­nio Quie­bra Ha­cha y el co­rral Jia­ra­co, pro­pie­da­des de Jo­sé Ba­yo­na y Cha­cón, pri­mer Con­de de Ca­sa Ba­yo­na. Fun­da­da el 4 de abril de 1732 en vir­tud de la Cé­du­la Real ex­pe­di­da por el Rey Fe­li­pe V de Es­pa­ña, una de las cua­tro ciu­da­des con­da­les que dis­fru­tó de ese ho­nor con­ce­di­do por mo­nar­cas es­pa­ño­les, es­ta­ba si­tua­da en una pe­que­ña me­se­ta bor­dea­da de arro­yos, en me­dio de un her­mo­so va­lle, en el ac­tual mu­ni­ci­pio del Co­to­rro.

La to­po­gra­fía de es­te lu­gar con­di­cio­nó la con­fi­gu­ra­ción del po­bla­do, que fue cre­cien­do en una com­bi­na­ción ar­mó­ni­ca en­tre ar­qui­tec­tu­ra, ur­ba­nis­mo y ve­ge­ta­ción, aun­que su ele­men­to más so­bre­sa­lien­te, su se­llo de re­nom­bre y su ri­que­za ma­yor son los ma­nan­tia­les de aguas sul­fu­ro­sas, con re­co­no­ci­das pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas y que cons­ti­tu­yen su más gran­de po­ten­cial de desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

Aquí que­dó cons­ti­tui­do por sus­crip­ción po­pu­lar, en 1830, el pri­mer bal­nea­rio, que le ha dado fa­ma y pres­ti­gio uni­ver­sal a San­ta Ma­ría del Ro­sa­rio, en­cla­va­do en un en­torno

cu­yo pai­sa­je, so­sie­go y mi­cro­cli­ma re­sul­tan tam­bién una efi­caz me­di­ci­na pa­ra el es­pí­ri­tu. Los va­lo­res ar­qui­tec­tó­ni­cos de la edi­fi­ca­ción, con su am­plio por­tal de ar­ca­das de me­dio pun­to, son sig­ni­fi­ca­ti­vos.

Ca­rac­te­ri­za­da por la rús­ti­ca be­lle­za y la ri­ca his­to­ria, en su con­jun­to ur­bano des­ta­can el mi­ra­dor de La Lo­ma de la Cruz, tes­ti­mo­nio de la lu­cha de los ve­gue­ros de Je­sús del Mon­te y sus ne­gros es­cla­vos, de la fe­roz re­pre­sión que su­frie­ron los su­ble­va­dos y sím­bo­lo de es­car­mien­to; así co­mo la Ca­te­dral de los Cam­pos de Cu­ba, cons­trui­da en­tre 1760 y 1766: Mo­nu­men­to Na­cio­nal de in­dis­cu­ti­ble va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co, pic­tó­ri­co, es­cul­tó­ri­co y re­li­gio­so don­de fue­se bau­ti­za­do, en 1764, el pri­mer cien­tí­fi­co cu­bano gra­dua­do en me­di­ci­na, el doc­tor Tomás Ro­may Cha­cón.

La aus­te­ra fa­cha­da de pie­dras de can­te­ra, le­van­ta­da sin ador­nos fren­te a la na­ve de la Igle­sia Pa­rro­quial de Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio jun­to a su cam­pa­na­rio, con­tras­ta con la

exu­be­ran­te ri­que­za del in­te­rior. El gi­gan­tes­co al­tar po­see co­lum­nas sa­lo­mó­ni­cas re­cu­bier­tas de oro, ho­jas de acan­to en­tre­te­ji­das y guir­nal­das ba­rro­cas.

En el al­far­je del cru­ce­ro de la igle­sia se apre­cian cua­tro cua­dros im­pres­cin­di­bles pa­ra la his­to­ria de la plás­ti­ca cu­ba­na don­de se en­tre­la­za la te­má­ti­ca re­li­gio­sa que ca­rac­te­ri­zó la pin­tu­ra cu­ba­na del si­glo XVIII: San­to Do­min­go y la No­ble Fa­mi­lia de Ca­sa Ba­yo­na, La Ro­sa­le­da de Nues­tra Se­ño­ra, La do­na­ción de Nues­tra Se­ño­ra a San­to Do­min­go y La Glo­ri­fi­ca­ción de San­to Do­min­go, sa­li­das de la mano de quien es con­si­de­ra­do el pri­mer pin­tor cu­bano del cual se ten­ga re­fe­ren­cia cier­ta, Jo­sé Ni­co­lás de Es­ca­le­ra.

PO­DE­RES MILGROSOS

Cuen­ta la le­yen­da que allá por el año 1727 Don Jo­sé de Ba­yo­na y Cha­cón, pri­mer Con­de de Ca­sa Ba­yo­na, en­fer­mó de la go­ta y que ca­da día un es­cla­vo car­ga­ba ba­rri­les de agua de cier­to ma­nan­tial ubi­ca­do en las in­me­dia­cio­nes del in­ge­nio Quie­bra Ha­cha y Co­rral Jia­ra­co has­ta su ca­so­na en La Ha­ba­na, que hoy al­ber­ga el Mu­seo de Ar­te Co­lo­nial, en la Pla­za de la Ca­te­dral. Lo ha­cía el sier­vo con el pro­pó­si­to de sa­nar a su amo, tal co­mo ha­bía cu­ra­do en más de una oca­sión las fa­ti­gas del tra­ba­jo dia­rio a sus her­ma­nos de la do­ta­ción.

Tras ese ha­llaz­go, el si­tio se con­vir­tió en el lu­gar de re­ti­ro me­di­ci­nal de la aris­to­cra­cia ha­ba­ne­ra, y has­ta bien en­tra­do el si­glo XX acu­dían allí per­so­nas de to­do el mun­do pa­ra sa­nar sus afec­cio­nes.

Las aguas mi­ne­ro-me­di­ci­na­les de San­ta Ma­ría del Ro­sa­rio son de lar­ga tra­di­ción. Tan­to es así que ya en 1880 la Real Aca­de­mia de Cien­cias Mé­di­cas, Fí­si­cas y Na­tu­ra­les de La Ha­ba­na cer­ti­fi­có dos tra­ta­mien­tos te­ra­péu­ti­cos que se apli­ca­ban a di­fe­ren­tes pa­to­lo­gías. De ex­traor­di­na­ria ca­li­dad te­ra­péu­ti­ca, es­tán cla­si­fi­ca­das en­tre las del ti­po bi­car­bo­na­ta­das só­di­cas idea­les pa­ra ser uti­li­za­das en for­ma bal­neo­ló­gi­ca e hi­dro­pí­ni­ca pa­ra el tra­ta­mien­to en ré­gi­men am­bu­la­to­rio de afec­cio­nes co­mo la ar­tri­tis, ar­tro­sis, reu­ma­tis­mos, o co­mo las gas­tri­tis, en­te­ri­tis, dis­to­nías ve­si­cu­la­res y dis­fun­cio­nes del hí­ga­do y otras pa­to­lo­gías.

La pri­me­ra per­so­na­li­dad cu­ba­na que pu­bli­có da­tos y co­men­ta­rios de las aguas de San­ta Ma­ría del Ro­sa­rio fue don Fran­cis­co Vidal Rei­no­sa, quien ejer­ció du­ran­te va­rios años su pro­fe­sión de mé­di­co en la co­mar­ca. Pos­te­rior­men­te el doc­tor Fe­de­ri­co Horst­man y Cau­to, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na, prac­ti­có aná­li­sis cua­li­ta­ti­vos, lo cual po­si­bi­li­tó que en 1872 su co­le­ga Juan Gar­cía Za­mo­ra es­ta­ble­cie­ra una me­mo­ria to­po­grá­fi­ca mé­di­ca so­bre el pue­blo y sus ba­ños.

Los es­tu­dios ini­cia­les acer­ca de la ca­li­dad del agua de es­te cen­tro se de­ben al doc­tor Ju­lio Ló­pez Ren­due­les, quien fue­ra je­fe del La­bo­ra­to­rio del Ins­ti­tu­to de Hi­dro­lo­gía y Cli­ma­to­lo­gía Mé­di­ca, que di­ri­gía el doc­tor Víc­tor San­ta­ma­ri­na, el cual se en­car­gó de rea­li­zar las in­ves­ti­ga­cio­nes fí­si­co-quí­mi­cas y bac­te­rio­ló­gi­cas.

Ca­te­dral de los Cam­pos de Cu­ba, ubi­ca­da en la Vi­lla de San­ta Ma­ría del Ro­sa­rio, po­see in­dis­cu­ti­ble va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co, pic­tó­ri­co y re­li­gio­so.

En la igle­sia se ate­so­ra la obra San­to Do­min­go y la No­ble Fa­mi­lia de Ca­sa Ba­yo­na, y en ella apa­re­ce, por pri­me­ra vez, la re­pre­sen­ta­ción de un hom­bre ne­gro en la pin­tu­ra cu­ba­na. Rea­li­za­do con el apo­yo de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad de La Ha­ba­na y con ma­te­ria­les pu­bli­ca­dos en el si­tio web www.eu­se­bio­leal.cu.

El gi­gan­tes­co al­tar po­see co­lum­nas sa­lo­mó­ni­cas re­cu­bier­tas de oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.