Per­fec­tas cue­vas pa­ra amar

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - SUMARIO - TEX­TO: MAX AGUI­LE­RA FO­TOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

CU­BA ATE­SO­RA MÁS DE 10 000 DE ES­TAS CA­VI­DA­DES NA­TU­RA­LES, SIEM­PRE MISTERIOSA­S Y RO­MÁN­TI­CAS, DE LAS CUA­LES LA AGEN­CIA EX­CE­LEN­CIAS TRA­VEL HA HE­CHO UNA SE­LEC­CIÓN PA­RA PROPONERLE­S A LOS RE­CIÉN CA­SA­DOS, EN SU AFÁN POR ASE­GU­RAR­LES UNA EX­PE­RIEN­CIA EN VER­DAD INOL­VI­DA­BLE

Pa­ra amar a ple­ni­tud, apa­sio­na­da­men­te, cualquier si­tio es per­fec­to, di­rían los sa­bios aman­tes, quie­nes so­lo se ne­ce­si­tan a ellos mis­mos pa­ra en­cen­der el sol. Sin em­bar­go, exis­ten lu­ga­res que tal pa­re­ce fue­ron crea­dos por la na­tu­ra­le­za pa­ra dar la más ro­mán­ti­ca co­bi­ja a aquel que to­dos lla­man el más pu­ro de los sen­ti­mien­tos. En des­cu­brir­los se ha es­pe­cia­li­za­do la Agen­cia Ex­ce­len­cias Tra­vel, siem­pre en la bús­que­da de ha­cer fe­li­ces a sus clien­tes, má­xi­me cuan­do se tra­ta de re­cién ca­sa­dos que sue­ñan con la lu­na de miel per­fec­ta.

Pues bien, pa­ra es­te 2019 Ex­ce­len­cias

Tra­vel ha con­ce­bi­do un pro­gra­ma tu­rís­ti­co muy es­pe­cial di­ri­gi­do a quie­nes aca­ban de dar el fa­mo­so «sí, acep­to», que lo (la) uni­rá, po­si­ble­men­te has­ta el fi­nal de sus días, a la per­so­na que más emo­cio­nes gran­dio­sas le des­pier­ta. La más exu­be­ran­te y de se­gu­ro inol­vi­da­ble «pro­vo­ca­ción» que la agen­cia le pue­de ha­cer a una pa­re­ja que desee re­cor­dar ca­da día la ex­pe­rien­cia vi­vi­da des­pués de la an­he­la­da bo­da, es in­vi­tar­los a des­cu­brir Cu­ba de una ma­ne­ra dis­tin­ta, sui gé­ne­ris, a tra­vés de sus enig­má­ti­cas y a las vez ro­mán­ti­cas cue­vas, apro­ve­chan­do que el país ate­so­ra más de 10 000 de es­tas ca­vi­da­des na­tu­ra­les, sur­gi­das a par­tir de la ero­sión de co­rrien­tes de agua, hie­lo, la­va…, una ci­fra que pu­die­ra ser in­clu­so su­pe­rior, de tener ra­zón los no po­cos es­pe­leó­lo­gos que sos­tie­nen que de­ben exis­tir mu­chos otros sis­te­mas en los sue­los cár­si­cos cu­ba­nos, los cua­les

re­pre­sen­tan, co­mo ya se sa­be, más del 70% del te­rri­to­rio na­cio­nal.

De es­ta ma­ne­ra tan ori­gi­nal se po­dría via­jar de pun­ta (de Mai­sí) a ca­bo (de San An­to­nio), o vi­ce­ver­sa, aden­trán­do­se en es­tos «pa­sa­di­zos» que sue­len in­vi­tar a an­dar to­ma­dos de la mano, a ro­bar­se be­sos a ca­da se­gun­do mien­tras muy uni­dos van di­bu­jan­do el fu­tu­ro. Ca­da ex­pe­di­ción se­rá el pre­tex­to per­fec­to pa­ra acer­car­se a los si­tios con ma­yor en­can­to de la geo­gra­fía cu­ba­na, aso­cia­dos a es­tos pa­raí­sos te­rre­na­les, pe­ro tam­bién una opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer de cer­ca la his­to­ria, la cul­tu­ra, la gas­tro­no­mía… que dis­tin­guen a esos pa­ra­jes po­bla­dos por gen­te lin­da, sen­ci­lla, hos­pi­ta­la­ria, que abre las puertas de su ca­sa y brin­da, de co­ra­zón, lo me­jor que tiene.

BIEN­VE­NI­DOS A OC­CI­DEN­TE

Es­ta aven­tu­ra se po­dría ini­ciar per­fec­ta­men­te por el ex­tre­mo orien­tal de la Is­la, por Ba­ra­coa, don­de se ha­lla la Cue­va del Pa­raí­so: un sis­te­ma con­for­man­do por tres gru­tas que en la eta­pa pre­co­lom­bi­na sir­vie­ron pa­ra aco­ger cá­ma­ras fu­ne­ra­rias taí­nas y se lo­ca­li­za en la terraza geo­ló­gi­ca nom­bra­da Se­bo­ru­co, que ob­se­quia unas vis­tas im­pre­sio­nan­tes de la ciu­dad pri­ma­da de Cu­ba y de la bahía. Sin em­bar­go, en es­te re­co­rri­do que he­mos di­vi

di­do en tres re­gio­nes, Ex­ce­len­cias ha to­ma­do co­mo pun­to de par­ti­da los mo­go­tes de la Sie­rra de los Ór­ga­nos, en la zo­na oc­ci­den­tal de la Cor­di­lle­ra de Gua­ni­gua­ni­co, pro­vin­cia de Pi­nar del Río, don­de se­ño­rea la Gran Ca­ver­na de San­to Tomás, la ma­yor car­to­gra­fia­da has­ta el mo­men­to, con 45 km de ga­le­rías.

En cuan­to a ta­ma­ño e in­te­rés que des­pier­ta, San­to Tomás no en­cuen­tra com­pe­ten­cia con­si­de­ra­ble en el Va­lle de Vi­ña­les. De he­cho, cons­ti­tu­ye la se­gun­da más ex­ten­sa de Amé­ri­ca con sus sie­te ni­ve­les y asom­bro­sas es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas. Eso sí, pa­ra que­dar hip­no­ti­za­do ha­brá an­tes que cu­brir los 150 m que su­ma la ele­va­ción que con­du­ce has­ta ella.

Pi­nar del Río lla­ma la aten­ción por­que reúne en to­da su ex­ten­sión un pa­tri­mo­nio na­tu­ral sor­pren­den­te, co­mo lo re­fle­jan otras mu­chas cue­vas, al es­ti­lo de la lla­ma­da «del In­dio» (po­see­do­ra de in­tere­san­tes res­tos ar­queo­ló­gi­cos y pin­tu­ras ru­pes­tres, cu­yo río sub­te­rrá­neo se pue­de re­co­rrer en lan­cha rá­pi­da), «de Los Ci­ma­rro­nes» (de­no­mi­na­da así por los es­cla­vos fu­gi­ti­vos que en tiem­pos de la co­lo­nia se es­con­die­ron allí), «de Pal­ma­ri­to» (la ma­yor de ti­po sub­te­rrá­neo de Cu­ba que ofre­ce a los enamo­ra­dos un la­go na­tu­ral el cual in­vi­ta al ba­ño) y «de San Mi­guel», en el va­lle de San Vi­cen­te, a don­de me­re­ce la pe­na ir has­ta por los man­ja­res que se pre­pa­ran en

Cu­ba ate­so­ra más de 10 000 cue­vas na­tu­ra­les, una ci­fra que pu­die­ra ser in­clu­so su­pe­rior, de tener ra­zón los no po­cos es­pe­leó­lo­gos que sos­tie­nen que de­ben exis­tir mu­chos otros sis­te­mas en los sue­los cár­si­cos cu­ba­nos, los cua­les re­pre­sen­tan, co­mo ya se sa­be, más del 70% del te­rri­to­rio na­cio­nal

el res­tau­ran­te Pa­len­que de los ci­ma­rro­nes, es­pe­cial­men­te los sa­bro­sos arro­ces co­ci­na­dos a la ma­ne­ra crio­lla.

Y bueno, si los aman­tes es­tán en Vuel­ta­ba­jo, es­pe­ra­mos que apro­ve­chen pa­ra des­an­dar, co­mo Dios man­da, el Va­lle de Vi­ña­les, si­tio que en 1979 fue ca­ta­lo­ga­do Mo­nu­men­to Na­cio­nal, en 1999 Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO y en el 2001 Par­que Na­cio­nal. Pe­ro, ade­más, pa­ra que se den el gus­to de in­da­gar so­bre los secretos que guar­da ce­lo­sa­men­te es­ta re­gión don­de se cul­ti­va el me­jor ta­ba­co del mun­do; de apre­ciar con sus pro­pios ojos la pal­ma cor­cho (Mi­crocy­cas ca­lo­co­ma), es­pe­cie en­dé­mi­ca del lu­gar con una edad que su­pera los 150 mi­llo­nes de años; de ad­mi­rar el Mu­ral de la Prehis­to­ria…

Sin ol­vi­dar que no muy le­jos se im­po­nen las her­mo­sas pla­yas que ro­dean a Ca­yo Ju­tía y Ca­yo Le­vi­sa; Mil Cum­bres, área pro­te­gi­da don­de se ele­va el Pan de Gua­jai­bón; que en esa zo­na es­tán Ma­ría la Gor­da, el sue­ño he­cho reali­dad de los apa­sio­na­dos del sub­ma­ri­nis­mo; y la pe­nín­su­la de Gua­naha­ca­bi­bes: 51 000 ha de tie­rra y mar ben­di­tos; o que en la pro­vin­cia ve­ci­na los agua­dan el Par­que La Güi­ra y los Ba­ños de San Die­go, con sus mi­la­gro­sas aguas me­di­ci­na­les; o el pa­raí­so del in­mor­tal bar­do Po­lo Mon­ta­ñés, Las Te­rra­zas.

en­cuen­tra la de­no­mi­na­da Ate­nas de Cu­ba, un ho­nor que la ur­be ca­pi­tal no ha que­ri­do de­jar­se arre­ba­tar, atra­pan­do a to­do el que lle­ga a la tie­rra de la siem­pre re­cor­da­da Ca­ril­da Oli­ver La­bra, Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra, con una car­te­le­ra cul­tu­ral de lu­jo, gra­cias a sus emo­ti­vas ter­tu­lias li­te­ra­rias, sus lla­ma­ti­vas re­pre­sen­ta­cio­nes es­cé­ni­cas a car­go de com­pa­ñías de re­nom­bre co­mo Tea­tro de Las Es­ta­cio­nes, Pa­pa­lo­te, El Por­ta­zo y Dan­za Es­pi­ral, o la mú­si­ca de al­ta ca­li­dad que in­ter­pre­tan los Mu­ñe­qui­tos de Ma­tan­zas, el Co­ro o la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca.

Pe­ro esa tam­bién es la tie­rra del Va­lle de Yu­mu­rí, del Puen­te de Ba­cu­na­ya­gua, del Cas­ti­llo de San Se­ve­rino (Mu­seo de La Ru­ta del Es­cla­vo), del Mu­seo Far­ma­céu­ti­co, del Río Ca­ní­mar, de la Er­mi­ta de Mon­se­rra­te, del Ca­fe­tal La Dio­ni­sia…; el te­rri­to­rio al que per­te­ne­ce Cár­de­nas y don­de bri­lla con sol ra­dian­te, are­na fi­na y agua ti­bia y cris­ta­li­na, el im­po­nen­te Va­ra­de­ro, el mis­mo don­de so­bre­sa­len las fa­mo­sas Cue­vas de Be­lla­mar (Mo­nu­men­to Na­cio­nal), que des­lum­bran por sus es­pec­ta­cu­la­res for­ma­cio­nes y sus res­tos ma­ri­nos pro­te­gi­dos ha­ce más de 25 mi­llo­nes de años.

Por su par­te, la Ca­ver­na de San­ta Ca­ta­li­na, a 17 km del bal­nea­rio por ex­ce­len­cia de Cu­ba, lu­ce nieves pé­treas y ge­mas que cons­ti­tu­yen un no­ta­ble te­so­ro, al igual que las es­ta­lag­mi­tas de are­na de cal­ci­ta y ara­go­ni­to lla­ma­das «hon­gos de pie­dra», que so­lo exis­ten aquí. In­de­pen­dien­te­men­te de sus va­lo­res pa­leon­to­ló­gi­cos, ar­queo­ló­gi­cos e his­tó­ri­cos, es­te for­mi­da­ble es­pa­cio so­bre­sa­le co­mo há­bi­tat de dis­tin­tas es­pe­cies ani­ma­les, en­tre ellos 11 ti­pos de mur­cié­la­gos.

ENIG­MAS DEL CEN­TRO

En el cen­tro de la Is­la, Cien­fue­gos tiene mu­cho que ofre­cer. De na­tu­ra­le­za es­plén­di­da co­mo lo evi­den­cian El Ni­cho, la La­gu­na Gua­na­ro­ca o el Jar­dín Bo­tá­ni­co, es­te te­rri­to­rio vi­ve or­gu­llo­so tam­bién de su Ma­ci­zo de Gua­muha­ya, en Cu­ma­na­ya­gua, don­de se lo­ca­li­za la Cue­va Mar­tín In­fierno, ha­lla­da, se­gún na­rra la le­yen­da, por un es­cla­vo lla­ma­do Mar­tín, quien ca­ye­ra

des­de la al­tu­ra en su pro­fun­do seno in­ten­tan­do es­ca­par de quie­nes lo per­se­guían.

Ca­vi­dad de ori­gen flu­vial que se ubi­ca a 57 km de la ciu­dad de Cien­fue­gos y a unos 25 km de la má­gi­ca Tri­ni­dad, en la ve­ci­na pro­vin­cia de San­cti Spí­ri­tus, a la Mar­tín In­fierno se ac­ce­de por dos en­tra­das, mien­tras en su in­te­rior al­ber­ga cin­co sa­lo­nes de am­plias pro­por­cio­nes, en­tre ellos el nom­bra­do La fur­nia del In­fierno, don­de rei­na la es­ta­lag­mi­ta más al­ta del or­be, con sus 67,2 m de al­tu­ra, 30 m de diá­me­tro en la ba­se y cer­ca de 100 000 t de pe­so. Mo­nu­men­to Na­cio­nal, mues­tra al­to gra­do de con­ser­va­ción.

Pe­ro ya ha­bía di­cho que la Ma­dre Na­tu­ra ha si­do ge­ne­ro­sa con la Per­la del Sur, tan­to por su es­plén­di­da bahía de bol­sa, al­re­de­dor de la cual sur­gió la ya bi­cen­te­na­ria Vi­lla Fer­nan­di­na de Ja­gua, co­mo por al­tas mon­ta­ñas y her­mo­sos fon­dos sub­ma­ri­nos, idea­les pa­ra el bu­ceo o snor­ke­ling, es­pe­cial­men­te aque­llos que co­rres­pon­den a la pla­ya de Ran­cho Lu­na: una gran ba­rre­ra co­ra­li­na si­tua­da a po­cos me­tros de la cos­ta.

Al igual que las es­ta­lag­mi­tas, las es­ta­lac­ti­tas se de­fi­nen co­mo es­pe­leo­to­mas, es de­cir, de­pó­si­tos minerales que se for­man en las ca­ver­nas ca­li­zas tras su for­ma­ción. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre am­bas ra­di­ca en su ubi­ca­ción

En 1 h y 20 min se pue­de lle­gar has­ta Tri­ni­dad, de­fi­ni­ti­va­men­te una de las ur­bes más be­llas de Cu­ba y la que me­jor con­ser­va­da mues­tra su ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial. Jun­to al ya men­cio­na­do Va­lle de Vi­ña­les, cla­si­fi­ca co­mo el si­tio de ma­yor re­cla­mo por par­te del tu­ris­mo in­di­vi­dual.

LAS PA­SIO­NES DEL ORIEN­TE

Fue Die­go Ve­láz­quez quien el 15 de agos­to de 1511 bau­ti­zó co­mo Vi­lla de Nues­tra Se­ño­ra de la Asun­ción de Ba­ra­coa a la pri­me­ra fun­da­da en Cu­ba, don­de la Cue­va del Pa­raí­so apa­re­ce en­tre los más so­bre­sa­lien­tes tes­ti­gos del tiem­po. Tan­to es así que cuen­ta con un mu­seo de ar­queo­lo­gía el cual po­ne de ma­ni­fies­to que, efec­ti­va­men­te, an­tes del arri­bo de los es­pa­ño­les aquí ra­di­ca­ba uno de los prin­ci­pa­les asen­ta­mien­tos de la cul­tu­ra taí­na. Esa hue­lla se ha­ce pal­pa­ble asi­mis­mo en las ca­si 2 000 pie­zas au­tén­ti­cas que se ex­hi­ben y en las pa­re­des del in­te­rior de la gru­ta por me­dio de los ta­lla­dos y las pin­tu­ras que in­for­man de aquel le­jano pe­río­do, re­pre­sen­ta­do, ade­más, por una al­dea co­mo aque­lla en la que ha­bi­ta­ban nues­tros an­te­pa­sa­dos abo­rí­ge­nes.

Va­le la pe­na via­jar has­ta ca­si el ex­tre­mo más orien­tal del país pa­ra ad­mi­rar al Ído­lo del Ta­ba­co que se con­ser­va en la Cue­va del Pa­raí­so, en ver­dad una ré­pli­ca de la es­cul­tu­ra apa­re­ci­da en Mai­sí, en 1903, ubi­ca­da en­tre los ha­llaz­gos taí­nos más im­por­tan­tes del Ca­ri­be y que en la ac­tua­li­dad se ex­hi­be en el Mu­seo Mon­ta­né, en la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na. Aun­que Ba­ra­coa, lu­gar fas­ci­nan­te, atrae por mu­chas más ra­zo­nes: por­que en su te­rri­to­rio per­te­ne­cien­te al Par­que Na­cio­nal Ale­jan­dro de Hum­boldt se con­cen­tra la ma­yor bio­di­ver­si­dad de Cu­ba y del Ca­ri­be; por­que va­le la pe­na ver de cer­ca El Ti­ba­ra­cón, úni­co en Cu­ba; por­que en ese sue­lo se dan de ma­ra­vi­llas el co­co y el ca­cao; por sus es­plén­di­dos ríos: Yu­mu­rí, Dua­ba, Miel, Toa...; por el ma­jes­tuo­so Yun­que que cus­to­dia la pe­que­ña bahía...

Y ya es­tan­do en Ba­ra­coa, la Pun­ta de Mai­sí, que mar­ca el pun­to más orien­tal de la Is­la, se en­cuen­tra a un pa­so. As­cen­der los 144 pel­da­ños con que cuen­ta el po­pu­lar fa­ro La Con­cha (1861) les per­mi­ti­rá con­tem­plar unas vis­tas im­pre­sio­nan­tes. Si los días per­ma­ne­cen des­pe­ja­dos se pue­de di­vi­sar has­ta Hai­tí. Lue­go, al des­cen­der, los es­pe­ra­rá una be­lla pla­ya de are­na blan­ca que les con­ven­ce­rá de que han pi­sa­do el mis­mí­si­mo edén.

Una ex­pe­rien­cia úni­ca pa­ra re­cién ca­sa­dos es co­no­cer lu­ga­res im­pre­sio­nan­tes de la na­tu­ra­le­za.

La Cue­va del In­dio po­see un río sub­te­rrá­neo que se pue­de re­co­rrer en lan­cha rá­pi­da.

Ma­tan­zas es otra de las pro­vin­cias que me­re­ce dis­fru­tar­se con de­te­ni­mien­to. Es allí don­de se Las Cue­vas de Be­lla­mar (Mo­nu­men­to Na­cio­nal) so­bre­sa­len por sus es­pec­ta­cu­la­res for­ma­cio­nes.

Pun­ta de Mai­sí mar­ca el pun­to más orien­tal de la Is­la. As­cen­der los 144 pel­da­ños del fa­ro La Con­cha per­mi­ti­rá con­tem­plar unas vis­tas im­pre­sio­nan­tes..

La po­li­mi­ta pic­ta, en­dé­mi­ca de la re­gión, re­sal­ta por la be­lle­za de su con­cha.

En Eu­ro­pa la es­ta­lag­mi­ta ma­yor (38 m) es­tá res­guar­da­da en la cue­va Is­pi­ni­go­li, en Cer­de­ña, Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.