AR­TE­RIAS FA­MO­SAS DE LA HA­BA­NA VIE­JA…

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - REPORTAJE -

SAN IG­NA­CIO

Es una de las dos ar­te­rias que con­du­cen has­ta la Pla­za de la Ca­te­dral. Apa­re­ce atra­ve­sa­da por mu­chas otras de La Ha­ba­na Vie­ja, en­tre las que des­ta­can: San­ta Cla­ra, Sol, Mu­ra­lla, Te­nien­te Rey y Amar­gu­ra. Se ex­tien­de des­de Cha­cón has­ta la Ala­me­da de Pau­la. Su nom­bre se debe a que en 1690 el obis­po Die­go Eve­lino de Com­pos­te­la fun­dó una er­mi­ta de­di­ca­da a San Ig­na­cio, ubi­ca­da en las in­me­dia­cio­nes de lo que hoy es la Pla­za de la Ca­te­dral.

IN­QUI­SI­DOR

En es­ta ca­lle vi­vió don Clau­dio de la Luz, co­mi­sa­rio se­gun­do de la in­qui­si­ción. En 1750 fue doc­tor en Derecho Ca­nó­ni­co de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia.

GA­LIANO

Don Mar­tín Ga­liano, mi­nis­tro in­ter­ven­tor de obras de for­ti­fi­ca­cio­nes, cons­tru­yó un puen­te que lle­vó su nom­bre so­bre la zan­ja real en la di­rec­ción que te­nía an­ti­gua­men­te es­ta ca­lle.

MON­SE­RRA­TE

Aquí se en­con­tra­ba la er­mi­ta de Mon­se­rra­te, fun­da­da en 1695, que es­ta­ba en una pla­ci­ta de las puertas de la mu­ra­lla de es­te nom­bre. Mu­ra­lla que exis­tía pa­ra pro­te­ger a la ciu­dad de los ata­ques de cor­sa­rios y pi­ra­tas (aún se pue­den ob­ser­var sus res­tos).

SAN JUAN DE DIOS

Se ex­tien­de des­de la ca­lle Mon­se­rra­te has­ta Aguiar. Se de­no­mi­na así por­que fren­te a ella se en­con­tra­ba el fon­do del hos­pi­tal de San Juan de Dios. La ins­ta­la­ción se si­tuó co­mo la pri­me­ra de su ti­po que tu­vo La Ha­ba­na y la se­gun­da de Cu­ba. En el es­pa­cio que ocu­pó la edi­fi­ca­ción hoy se en­cuen­tra el Par­que Cer­van­tes, co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo Par­que San Juan de Dios. San Juan de Dios es due­ña de his­to­rias in­tere­san­tes. La pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la cu­ba­na Ce­ci­lia Val­dés, se­gún se re­ve­la en el li­bro ho­mó­ni­mo, ubi­ca­ba su vi­da dia­ria por esos pa­ra­jes. In­clu­so, los his­to­ria­do­res afir­man que en la ca­sa que an­ta­ño es­ta­ba mar­ca­da con el nú­me­ro 12, vi­vió la ma­dre de Ce­ci­lia Val­dés, Do­ña Ma­ría de M. Val­dés.

AVE­NI­DA SAL­VA­DOR ALLEN­DE

Es­ta ca­lle o ave­ni­da se co­no­ce po­pu­lar­men­te co­mo Car­los III.

OFI­CIOS

En es­ta ca­lle se es­ta­ble­cie­ron mu­chos ar­te­sa­nos, des­de la Pla­za de San Fran­cis­co has­ta la de Ar­mas. En 1584 era la más im­por­tan­te de las cua­tro exis­ten­tes en ese mo­men­to en La Ha­ba­na.

ÁGUI­LA

Una de las ta­ber­nas más fa­mo­sas en su tiem­po se lo­ca­li­za­ba en es­ta ca­lle. En una de sus pa­re­des ha­bía pin­ta­da un águi­la, lo que mo­ti­vó su nom­bre.

SAN ISI­DRO

Es una de las más co­no­ci­das en La Ha­ba­na Vie­ja. Con so­lo seis cua­dras, su nom­bre se debe a San Isi­dro La­bra­dor, pro­tec­tor de los huer­tos sem­bra­dos. Igual­men­te se lla­mó Ca­lle de la Te­na­za, por­que aflo­ra­ba a la puer­ta de la an­ti­gua Mu­ra­lla del mis­mo nom­bre. En el año 1928, por acuer­do del Ayun­ta­mien­to, se le de­no­mi­nó En­ri­que Nú­ñez. Sin em­bar­go, más tar­de re­to­mó el nom­bre de San Isi­dro, el que se ha­ce ex­ten­si­vo al ba­rrio que cir­cun­da esa ar­te­ria, uno de los más po­pu­la­res e iden­ti­ta­rios de la par­te más an­ti­gua de la ciu­dad.

San Juan de Dios. In­qui­si­dor. Ga­liano.

Ca­lle de los Ofi­cios. Águi­la. Car­los III. Mon­se­rra­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.