NA­TU­RA­LES OBRAS DE AR­TE

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - LUGAR CON ENCANTO -

La pa­la­bra es­ta­lag­mi­ta pro­vie­ne del vo­ca­blo del la­tín cien­tí­fi­co sta­lag­mi­tes, que a su vez se de­ri­va del grie­go

sta­lag­mós, el cual se tra­du­ce co­mo «go­teo», en es­te ca­so de agua con cal­ci­ta (car­bo­na­to cál­ci­co), ra­zón por la cual sur­gen esas ro­cas en el sue­lo de una cue­va. Al igual que las es­ta­lag­mi­tas, las es­ta­lac­ti­tas se de­fi­nen co­mo es­pe­leo­to­mas, es de­cir, de­pó­si­tos minerales que se for­man en las ca­ver­nas ca­li­zas tras su for­ma­ción. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre am­bas ra­di­ca en su ubi­ca­ción; mien­tras es­tas úl­ti­mas na­cen en el te­cho y cre­cen de for­ma des­cen­den­te, las pri­me­ras se ori­gi­nan en el sue­lo y se yer­guen de ma­ne­ra as­cen­den­te co­mo re­sul­ta­do de de­pó­si­tos minerales del agua fil­tra­da.

Jun­to a la ma­yor es­ta­lag­mi­ta re­co­no­ci­da por la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca que apa­re­ce en la cue­va San Mar­tín In­fierno, en la pro­vin­cia de Cien­fue­gos, en Cu­ba, exis­ten otras en el mun­do que so­bre­sa­len por sus gran­des ta­ma­ños, co­mo la que aco­ge la cue­va Zhin Jin, en Chi­na, cu­yos pa­si­llos pue­den me­dir en­tre 60 m y 100 m an­cho, y 175 m de al­tu­ra. En esas con­di­cio­nes no es ex­tra­ño ha­llar es­truc­tu­ras minerales de has­ta 70 m. Sin em­bar­go, di­cha afir­ma­ción no ha si­do aún com­pro­ba­da por los es­pe­cia­lis­tas.

En Eu­ro­pa la más im­po­nen­te, de 38 m, se lo­ca­li­za en Cer­de­ña, Ita­lia, exac­ta­men­te en la cue­va Is­pi­ni­go­li, muy vi­si­ta­da por los tu­ris­tas. Le si­gue la Krás­nohors­ká Jasky­na, en Es­lo­va­quia, que cuan­do se des­cu­brió en 1964 pa­só a en­gro­sar el Li­bro Guin­ness de los Ré­cords, por no en­con­trar en­ton­ces com­pe­ten­cia en cuan­to a su mag­ni­tud (32,6 m).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.