Jo­sé Á. Toi­rac, Pre­mio Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­cas

EL CREADOR, GALARDONAD­O CON EL PRE­MIO NA­CIO­NAL DE AR­TES PLÁ­TI­CAS 2019, ES CONSIDERAD­O UNO DE LOS MÁS DESTACADOS EN LA PRO­DUC­CIÓN SIMBÓLICA CONTEMPORÁ­NEA CU­BA­NA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: LOURDES M. BENÍTEZ FOTOS: RO­BER­TO RUIZ

El Pre­mio Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­cas 2019 fue pa­ra el creador Jo­sé Án­gel Toi­rac (Guan­tá­na­mo, 1966), re­co­no­ci­do co­mo uno de los más destacados de la pro­duc­ción simbólica contemporá­nea cu­ba­na. Quien ha te­ni­do el pri­vi­le­gio de co­no­cer­lo, o a su obra, sa­be que lo im­por­tan­te de su dis­cur­so vi­sual es «lo que es­tá de­trás». Y la ver­dad es que de­trás del lau­ro y del pre­mia­do hay un hom­bre sen­ci­llo has­ta la mé­du­la, un «cu­ba­na­zo» –co­mo se di­ce po­pu­lar­men­te–, que tie­ne va­rios do­nes: el de la con­ver­sa­ción ame­na, el de sa­ber ma­ne­jar pin­ce­les, el de la curiosidad in­sa­cia­ble y, so­bre todas las co­sas, el de ver las co­ne­xio­nes in­vi­si­bles que mue­ven el mun­do.

No es que ten­ga sú­per po­de­res, pe­ro es in­ne­ga­ble que sus an­sias de es­cu­dri­ñar los re­co­ve­cos de la his­to­ria, la pasión de in­ves­ti­gar, de atar ca­bos, de pro­po­ner lec­tu­ras y mi­ra­das, de mos­trar el mun­do de otra ma­ne­ra no de­jan in­di­fe­ren­te a na­die.

En­con­trar­se o des­cu­brir el uni­ver­so des­de su obra es co­mo si de pron­to nos qui­ta­ran una ven­da, co­mo si el mun­do es­tu­vie­se en blan­co y ne­gro y re­pen­ti­na­men­te to­do se lle­na­ra de co­lor… Toi­rac es un maes­tro del des­nu­do, no de ese que plas­ma las car­nes en un lien­zo, sino de aquel que te per­mi­te ad­mi­rar la reali­dad ocul­ta ba­jo ca­pas de ma­qui­lla­je o ve­los, el de­ta­lle ex­tra­or­di­na­rio de las le­tras chi­cas de los pies de fo­to, las com­ple­jas re­des que em­pa­ren­tan co­sas apa­ren­te­men­te des­co­nec­ta­das.

La su­ya es una la­bor re­ta­do­ra, pe­ro que al fi­nal de ca­da jor­na­da lo ha­ce sen­tir­se un hom­bre di­cho­so, un ar­tis­ta fe­liz. «El tra­ba­jo que desa­rro­llo me da placer. Me per­mi­te dis­po­ner de tiem­po pa­ra com­par­tir con los ami­gos y criar a mi fa­mi­lia. Y si en­ci­ma de eso me pa­gan por ha­cer lo que me gus­ta: ¡qué más

pue­do pe­dir! ¡Adón­de me voy a ir si es­te es mi pa­raí­so!», ase­gu­ró con to­tal fran­que­za en diá­lo­go con Ex­ce­len­cias.

Lo cier­to es que siem­pre qui­so ser pin­tor y el uni­ver­so cons­pi­ró pa­ra que así fue­ra. Lue­go de su­pe­rar di­fi­cul­ta­des co­mo que­dar en el lu­gar 10 del es­ca­la­fón pa­ra op­tar por una de las 9 pla­zas de in­gre­so al Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Ar­te (ISA), el re­cha­zo tem­po­ral de su pa­dre por la ca­rre­ra de pin­tu­ra o la mu­dan­za de la fa­mi­lia de Guan­tá­na­mo a La Ha­ba­na; Jo­sé Án­gel lo­gró im­po­ner­se y en­ca­mi­nar sus pa­sos por el mun­do de las ar­tes plás­ti­cas.

Lo acom­pa­ña­ron en el ca­mino per­so­nas im­pres­cin­di­bles. Una de esas fi­gu­ras in­flu­yen­tes fue Fla­vio Gar­cian­día, de quien fue alumno. «Siem­pre me pre­gun­ta­ba: ¿qué pen­sa­rá Fla­vio de mi tra­ba­jo? To­dos los días le pre­sen­ta­ba una idea di­fe­ren­te, has­ta que en una oca­sión me re­ve­ló una de las gran­des ver­da­des de es­te ofi­cio: “Ano­ta y guar­da tus ideas por­que con los años te da­rás cuen­ta de que so­lo tie­nes una”. Tu­ve que dar­le la ra­zón, pues so­bre esa idea es que el ar­tí­fi­ce desa­rro­lla la cos­mo­vi­sión del mun­do que al fi­nal plas­ma en sus obras».

Los opues­tos, el ying y el yang, Dios y el Dia­blo, los bue­nos y los ma­los, la vi­da y la muer­te, lo efí­me­ro y lo per­ma­nen­te; to­dos los con­tras­tes son mo­ti­vos que a Toi­rac le fas­ci­nan. Tam­bién es­tá pre­sen­te en su queha­cer un sen­ti­do del hu­mor re­fi­na­do en su ela­bo­ra­ción, pe­ro muy crio­llo. Ejem­plo de eso son se­ries tan atrac­ti­vas co­mo aque­lla don­de po­ne a dia­lo­gar la pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca con la pu­bli­ci­dad co­mer­cial. «Es­ta en par­ti­cu­lar a la gen­te le re­sul­ta atrac­ti­va por­que lo que les pre­sen­to no son opues­tos, sino es­pe­jos, don­de am­bas co­sas uti­li­zan las mis­mas he­rra­mien­tas pa­ra ven­der al­go a al­guien, ya sea una ideo­lo­gía o un per­fu­me».

Otra zo­na im­pres­cin­di­ble es la la­bor con íco­nos o pa­sa­jes im­por­tan­tes de la his­to­ria. Las fi­gu­ras de Fi­del Cas­tro y el Che Gue­va­ra ocu­pan un si­tio es­pe­cial en el con­jun­to de su obra, in­clu­so des­de su eta­pa de es­tu­dian­te. «El tra­ba­jo con es­tos hom­bres, con es­tos sím­bo­los, me re­sul­ta na­tu­ral por­que son par­te de de­ci­sio­nes que vienen con la ma­du­rez. Si de­ci­des vi­vir en Cuba de­bes ser con­se­cuen­te con su his­to­ria, y ha­blar de Fi­del o el Che es dis­cur­sar so­bre des­ti­nos po­si­bles».

Gra­dua­do de la Es­cue­la Pro­vin­cial de Ar­tes Plás­ti­cas San Ale­jan­dro en 1985, así co­mo del Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Ar­te (ISA) en 1990, Jo­sé Án­gel Toi­rac cuen­ta con más de una trein­te­na de ex­po­si­cio­nes per­so­na­les y co­lec­ti­vas y man­tie­ne una pre­sen­cia sis­te­má­ti­ca en el es­pa­cio ga­le­rís­ti­co na­cio­nal. Piezas de su au­to­ría for­man par­te de las co­lec­cio­nes del Fo­rum Lud­wig, Ale­ma­nia; Cen­tro Atlán­ti­co de Ar­te Mo­derno, Es­pa­ña; Ari­zo­na Sta­te Uni­ver­sity Art Mu­seum, EE.UU; MoMA, EE.UU; y el Mu­sée des Beaux-Arts de Mon­tréal, Ca­na­da, en­tre otras ins­ti­tu­cio­nes, ga­le­rías y co­lec­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das.

En el ta­ller de Toi­rac se con­ser­van al­gu­nas de sus piezas más que­ri­das: las per­te­ne­cien­tes a Des­de aden­tro, con­ce­bi­da a par­tir de fotos to­ma­das por el Che y que mues­tran có­mo el hé­roe ve el mun­do. Esa le gus­tó tan­to que, cuan­do la dio por per­di­da, ya que fue a pa­rar a una ga­le­ría en el ex­te­rior, de­ci­dió re­pe­tir­la con los re­cur­sos abo­na­dos por la be­ca Roc­ke­fe­ller que ob­tu­vo. En esa ca­so­na de La Ha­ba­na tam­bién se pue­de ad­mi­rar el me­ticu­loso pro­yec­to que aglu­ti­na las imá­ge­nes de las pri­me­ras da­mas de Cuba des­de 1902; o el tra­ba­jo ti­tu­la­do Pro­fi­le, que es una suer­te de re­tra­to de Fi­del sin Fi­del, el cual sin­te­ti­za mu­chos aspectos de su per­so­na­li­dad de ma­ne­ra ma­gis­tral.

«Yo no soy el ar­tis­ta más no­to­rio o di­vul­ga­do. No me preo­cu­pa si me va­lo­ran por­que eso no mo­ti­va mi ca­rre­ra», re­fie­re. En cuan­to al pre­mio na­cio­nal –no­mi­na­ción que com­par­tió jun­to a gran­des crea­do­res co­mo Es­te­rio Se­gu­ra, Les­bia Vent Du­mois, Flo­ra Fong, Zai­da del Río, Ra­fael Zar­za, Manuel Her­nán­dez, Al­ber­to Lez­cay Me­ren­cio, Ilea­na Mu­let, Ar­tu­ro Mon­to­to, Ro­ber­to Dia­go, Agus­tín Vi­lla­fa­ña, Agus­tín Dra­ke y Ro­ber­to Sa­las– ase­gu­ra: «Si me pre­mia­ron fue por al­go y tie­ne que sig­ni­fi­car al­go.

«En­tien­do que mi obra es di­fí­cil de di­ge­rir y asi­mi­lar. Pe­ro si de al­go me enor­gu­llez­co es de de­fen­der­la, im­po­ner­la y asu­mir­la con to­do lo que lle­va». Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas más ad­mi­ra­bles e in­te­li­gen­tes, es que pa­ra ca­da pro­yec­to que con­ci­be pre­pa­ra un plan A, un plan B, C y un abe­ce­da­rio com­ple­to de ser ne­ce­sa­rio.

Al­gu­nos especialis­tas lo con­si­de­ran irre­ve­ren­te, po­lé­mi­co, trans­gre­sor, com­pli­ca­do… Pa­ra él los ad­je­ti­vos son so­lo eso, ca­li­fi­ca­ti­vos que res­pon­den a de­ter­mi­na­das in­ter­pre­ta­cio­nes. En lo que sí mu­chos coin­ci­den es en el he­cho de que a la ho­ra de ha­blar de lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo del queha­cer que to­ma co­mo eje el sim­bo­lis­mo, el nom­bre de Jo­sé Án­gel Toi­rac ocu­pa un lu­gar pri­vi­le­gia­do. Al res­pec­to, afir­ma: «No me gus­ta de­fi­nir­me co­mo una u otra co­sa. No me gus­ta en­ca­si­llar­me en ca­te­go­rías. Mi tra­ba­jo es tan ver­sá­til que me con­for­mo con que me di­gan ar­tis­ta. Esa es una gran pa­la­bra, la res­pe­to mu­cho y que me ca­ta­lo­guen co­mo tal es sen­ci­lla­men­te un gran ho­nor».

Des­de aden­tro, uno de los pro­yec­tos pre­fe­ri­dos por Toi­rac.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.