El ho­ri­zon­te más cer­cano

NO FALTAN EN LA DIARIAMENT­E ESPONTÁNEA Y POPULOSA ROMERÍA DE CARACTERES QUE PULULAN A LO LAR­GO DEL MALECÓN HABANERO, QUIE­NES OFERTAN SOCORRIDAS MER­CAN­CÍAS QUE MITIGAN APETITOS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

Asu­mi­da la pa­la­bra ho­ri­zon­te co­mo «lí­nea don­de pa­re­cen con­fluir la su­per­fi­cie te­rres­tre y el cielo, ob­ser­va­da des­de cual­quier pun­to ale­ja­do». Di­cha re­fe­ren­cia ha si­do se­cu­lar­men­te apre­cia­da des­de tiem­pos de la prehis­to­ria in­do­cu­ba­na, in­clui­do, ló­gi­ca­men­te, el li­to­ral co­rres­pon­dien­te al nor­te de la Vi­lla de San Cris­tó­bal de La Ha­ba­na, que de­mar­ca las aguas del Mar de Las Antillas con la ac­tual ca­pi­tal cu­ba­na.

A la im­por­tan­cia de es­te es­ce­na­rio na­tu­ral se su­mó la ne­ce­si­dad de un im­pres­cin­di­ble malecón que sir­vie­ra de pro­tec­ción con­tra las in­cle­men­cias me­teo­ro­ló­gi­cas, al tiem­po que de­vino bien pen­sa­do es­pa­cio de ex­pre­sión pa­ra las más di­ver­sas es­pi­ri­tua­li­da­des. Re­sul­ta di­fí­cil ima­gi­nar es­te tra­mo de la lla­ma­da Lla­ve del Nue­vo Mun­do ca­ren­te de su lar­go mu­ro, con al­go más de 8 km de ex­ten­sión.

Sur­gi­do de una inevi­ta­ble re­la­ción en­tre la ve­cin­dad de las cos­tas y el mar, de ob­je­to de obra pro­mo­vi­do des­de fi­na­les del si­glo XIX por fi­nes de sa­lu­bri­dad, fue eri­gién­do­se en pa­ra­dig­ma de ur­ba­ni­za­ción has­ta con­so­li­dar su mul­ti­fun­cio­na­li­dad so­cial y cul­tu­ral.

Ini­cial­men­te lla­ma­do Ave­ni­da del Gol­fo y lue­go Ave­ni­da An­to­nio Ma­ceo, ya des­de an­tes de su es­tu­dia­do tra­za­do to­po­grá­fi­co fue­ron apro­ve­cha­dos los arre­ci­fes o «dien­te de pe­rro», pom­po­sa­men­te de­no­mi­na­dos ba­ños, pa­ra que las per­so­nas fue­ran a re­fres­car­se.

Los di­fe­ren­tes tra­mos o eta­pas en que fue cons­trui­do, des­de tiem­pos de la In­ter­ven­ción Nor­te­ame­ri­ca­na (1898- 1902) has­ta bien avan­za­da la dé­ca­da del 50 del si­glo XX abar­can hoy tres mu­ni­ci­pios: La Ha­ba­na Vie­ja, Cen­tro Ha­ba­na y Pla­za de la Re­vo­lu­ción. Es­te ex­ten­so ám­bi­to ur­bano, uni­do a su con­di­ción de vía cir­cun­dan­te de lo­ca­li­da­des con al­ta den­si­dad de po­bla­ción, un sig­ni­fi­ca­ti­vo con­jun­to de edi­fi­ca­cio­nes de re­le­van­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca, histórica y so­cial, al igual que por sus bon­da­des pai­sa­jís­ti­cas, lo con­vier­ten en si­tio par­ti­cu­lar­men­te em­ble­má­ti­co pa­ra tran­si­tar y ha­cer gra­tas es­tan­cias. ¿Quién pu­die­ra du­dar que el malecón habanero cons­ti­tu­ye un gran ban­co pa­ra sen­tar­se mul­ti­tu­des di­ver­sas?

Mu­chos si­mi­la­res po­de­mos en­con­trar en el mun­do, co­mo el em­pla­za­do en la mon­ta­ña Kron­berg, cer­ca­na a la lo­ca­li­dad sui­za de Ja­kos­bad, con ex­ten­sión de 1 000 m; o el de la Trei­lle, em­pla­za­do en el fa­mo­so Parc des Bas­tions, en Gi­ne­bra, Sui­za, con sus 120 m de lar­go; o el de la ciu­dad in­gle­sa de Littleham­pton, con 324 m. Me­nos lar­go, muy ori­gi­nal­men­te atrac­ti­vo y de de­pu­ra­da rea­li­za­ción ar­tís­ti­ca es el ubi­ca­do en el Park de Güell, en Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña, con­jun­to di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to An­to­ni Gau­di. Es­te ori­gi­na­lí­si­mo ban­co, crea­do por Jo­sep Ma­ria Ju­jol, bor­dea di­cha pla­za, a lo lar­go de 110 m.

El nues­tro tam­bién aco­ge a mi­lla­res de asi­duos ocu­pan­tes con los más di­sí­mi­les pro­pó­si­tos: des­can­sar, ca­mi­nar, re­cos­tar­se, pes­car (o al me­nos in­ten­tar­lo), es­cu­char o eje­cu­tar mú­si­ca; leer, dia­lo­gar o dis­cu­tir; pro­cu­rar pa­re­ja o al­guien pa­ra com­par­tir el tiem­po dis­po­ni­ble; be­ber, amar y so­ñar… Tan hu­ma­nos ac­tos, por lo ge­ne­ral, se com­ple­men­tan con pro­lon­ga­das mi­ra­das ha­cia un ho­ri­zon­te úni­co, lo cual pre­su­po­ne pen­sar tam­bién en al­go que co­mer.

De esa ma­ne­ra, no fal­ta en la diariament­e espontánea y populosa romería de caracteres que pululan a lo lar­go de es­te pri­vi­le­gia­do vial, quie­nes ofertan socorridas mer­can­cías que mitigan apetitos. Los ven­de­do­res am­bu­lan­tes de ali­men­tos se con­vier­ten en opor­tu­nos por­ta­do­res de sen­ci­llas de­li­cias, lle­va­das al al­can­ce de la mano.

La co­mer­cia­li­za­ción de ali­men­tos en la vía pú­bli­ca, co­lo­quial­men­te lla­ma­da co­mi­da ca­lle­je­ra, aun­que no exen­ta de ries­gos del or­den hi­gié­ni­co-sa­ni­ta­rios, por de­fi­cien­te ma­ni­pu­la­ción e inade­cua­das con­di­cio­nes de con­ser­va­ción, no pue­de ser des­po­ja­da de su re­pre­sen­ta­ti­vi­dad co­mo le­gí­ti­mo ex­po­nen­te de ver­ná­cu­las tra­di­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas y de pro­fun­do arrai­go po­pu­lar, en su más au­tóc­to­na ma­ni­fes­ta­ción: chi­cha­rri­tas (o ma­ri­qui­tas) de plá­ta­nos ver­des, ro­si­tas de maíz, em­pa­na­das de vien­to, bo­ca­di­tos, fri­tu­ras, chu­rros, ga­lle­tas, tu­rro­nes, he­la­dos, gra­ni­za­dos, ca­ra­me­los y cho­co­la­tes, ma­yor­men­te de ma­nu­fac­tu­ra ar­te­sa­nal.

Sú­me­se a lo an­te­rior va­rias ven­ta­jas prác­ti­cas co­mo son los pre­cios re­la­ti­va­men­te mó­di­cos, la ra­pi­dez del ser­vi­cio y la in­me­dia­tez con que pue­den ser con­su­mi­dos, amén de mi­ti­gar, de ma­ne­ra ex­pe­di­ta, los re­cla­mos es­to­ma­ca­les. No faltan mu­chos que anun­cian sus ofer­tas a vi­va voz, co­mo pa­ra no de­jar ol­vi­da­da la tra­di­cio­na­li­dad de los pre­go­ne­ros y abi­ga­rrar aún más el uni­ver­so so­no­ro que con­ver­ge en es­tas ecléc­ti­cas con­gre­ga­cio­nes, que tie­nen lu­gar co­mo des­em­ba­ra­za­do ri­tual de evo­ca­ción al im­pre­de­ci­ble océano. Y a la vi­da.

El Malecón, sím­bo­lo habanero, aco­ge a mi­lla­res de asi­duos ocu­pan­tes con los más di­sí­mi­les pro­pó­si­tos. La Ha­ba­na es de un be­llo co­lor es do­min­go, ya ca­si sin sol, me apre­su­ro a en­con­trar­me con­ti­go en el Malecón. (Frag­men­to de la can­ción La Ha­ba­na jo­ven Juan For­mell, 1974)

TEX­TO: JOR­GE MÉN­DEZ RO­DRÍ­GUEZ– ARENCIBIA. PRE­SI­DEN­TE EJE­CU­TI­VO. CÁ­TE­DRA CU­BA­NA DE GASTRONOMÍ­A Y TU­RIS­MO. FOTOS: KALOIAN / FERVAL

Ali­men­tos co­mo chi­cha­rri­tas y ro­si­tas de maíz son al­gu­nas de las de­li­cias que se co­mer­cia­li­zan pa­ra mi­ti­gar los re­cla­mos es­to­ma­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.