«CUAN­DO ACA­BA LA FE­RIA SIENTO QUE ME FAL­TA AL­GO»

FIHAV ES UNA FE­RIA TO­TAL­MEN­TE ATÍPICA, ASE­GU­RA AL­FRE­DO CAÑIZO CASAR, GE­REN­TE GE­NE­RAL DE SPAN CORPORATIO­N, QUIEN LLE­VA 25 AÑOS DI­SE­ÑAN­DO Y MONTANDO PA­BE­LLO­NES EN EL MAGNO EVEN­TO CO­MER­CIAL

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Reportaje -

Al­fre­do Cañizo Casar, ge­ren­te ge­ne­ral de Span Corporatio­n, lle­va 25 años di­se­ñan­do y montando pa­be­llo­nes en la Fe­ria de La Ha­ba­na y prác­ti­ca­men­te to­da su vi­da –que no es bre­ve– ha­cien­do lo mis­mo en even­tos ex­po­si­ti­vos de Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca.

Oyén­do­le, una di­ría que «se las sa­be todas y las que no se sa­be, se las ima­gi­na». Por eso im­pre­sio­na su ca­pa­ci­dad de asom­brar­se y asom­brar­nos cuan­do se re­fie­re a las no­ve­da­des de la ma­yor bol­sa co­mer­cial de Cuba en es­ta edi­ción.

«El pa­be­llón de Ru­sia es lo más fuer­te –di­ce y abre sus ojos, que pa­re­cen ha­ber­lo vis­to to­do en es­te mun­do, co­mo quien ha­bla de lo nun­ca vis­to–. Ellos traen sus pro­pios di­se­ños y no­so­tros mon­ta­mos. Im­pre­sio­nan­te…», se­ña­la.

Es­pa­ña, con sus cua­tro pa­be­llo­nes, Viet­nam con una fuer­te mues­tra, Ita­lia, e in­clu­so Ko­rea del Sur, que no ocu­pa mu­cho es­pa­cio, pe­ro im­pac­ta siem­pre, tam­bién se ro­ban elo­gios del ex­per­to es­pa­ñol que ya no se ima­gi­na su vi­da sin la Fe­ria de La Ha­ba­na.

Le pre­gun­to por qué, con­si­de­ran­do las ago­ta­do­ras jornadas que exi­gen es­tos even­tos y las pre­sio­nes que llue­ven so­bre cual­quier mí­ni­mo in­ten­to de in­ver­sión en Cuba. ¿Qué tie­ne es­ta Fe­ria que le ha ro­ba­do el co­ra­zón a Cañizo?

«Es to­tal­men­te atípica –res­pon­de en­tu­sias­ma­do–, ya no hay fe­rias así en el mun­do. Lo que se ha­cen son fe­rias sec­to­ria­les, te­má­ti­cas. Cuba in­clu­so tie­ne va­rias de ese ti­po, pe­ro así ge­ne­ra­les, que in­clu­yen to­do, no hay otra co­mo FIHAV.

«Tam­bién se ad­vier­te un apo­yo im­por­tan­te de los di­fe­ren­tes paí­ses, por­que no es que las em­pre­sas vienen y ex­hi­ben por su cuen­ta. Hay mu­chas na­cio­nes de­trás, res­pal­dan­do las in­ver­sio­nes de sus em­pre­sa­rios y apos­tan­do por Cuba, a pe­sar de las pre­sio­nes externas y las pro­pias di­fi­cul­ta­des del país.

«ICEX, de Es­pa­ña, por ejem­plo, tie­ne a la Fe­ria de La Ha­ba­na en su ca­len­da­rio y otros paí­ses y or­ga­nis­mos de pro­mo­ción em­pre­sa­rial tam­bién.

«El blo­queo es un ab­sur­do, un sin­sen­ti­do, pues en 60 años no ha po­di­do ren­dir a Cuba. A quien más afec­tan es al pue­blo cu­bano, que no mien­tan di­cien­do otra co­sa.

Cañizo asu­me la fe­ria co­mo su ne­go­cio: «A mí me con­tra­ta Pal­co y yo les doy ser­vi­cio. Hay di­fi­cul­ta­des, es cier­to, pe­ro se ha­ce y pa­ra es mí un or­gu­llo que me lla­men pa­ra es­te tra­ba­jo.

«Me mu­do du­ran­te más de un mes pa­ra Cuba, aquí pa­so mi cum­plea­ños (30 de oc­tu­bre). No sé qué tiem­po ha­ce que no ce­le­bro esa fe­cha en ca­sa, pe­ro cuan­do se aca­ba la fe­ria siento que me fal­ta al­go. Y vuel­vo al año si­guien­te. En­tro cuan­do abre Ex­pocu­ba y ya no sal­go has­ta que cie­rra. Es lo que amo», ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.