AR­TE Y ME­MO­RIA EN SAN­TA IFIGENIA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Cultura - TEX­TO: DRA. AIDA MO­RA­LES TEJEDA Y M.SC. OMAR LÓ­PEZ RO­DRÍ­GUEZ. OFICINA DEL CONSERVADO­R DE LA CIU­DAD DE SAN­TIA­GO DE CUBA FOTOS: ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

EL CEMENTERIO PA­TRI­MO­NIAL DE SAN­TIA­GO DE CUBA ATE­SO­RA UN CONGLOMERA­DO DE MAUSOLEOS, PANTEONES Y TUMBAS ILUMINADOS POR EL RA­DIAN­TE SOL DEL CA­RI­BE QUE, CONTRASTAD­O CON EL VER­DE DE JAR­DI­NES Y MON­TA­ÑAS, ASE­GU­RA UN TRÁNSITO INUSUAL Y ATRAC­TI­VO POR EL PAISAJE FUNERARIO

San­ta Ifigenia en San­tia­go de Cuba, es una ne­cró­po­lis que ca­da día re­sul­ta más vi­si­ta­da por tu­ris­tas na­cio­na­les y fo­rá­neos en bus­ca de co­no­cer más so­bre la his­to­ria de per­so­na­li­da­des que allí des­can­san, y ad­mi­rar la ex­ce­len­cia del ar­te funerario ate­so­ra­do en es­te sin­gu­lar re­cin­to. Es­tos re­co­rri­dos for­man par­te del tu­ris­mo de cementerio o ne­cro­tu­ris­mo, mo­da­li­dad que ca­da día ga­na más adep­tos en va­rias re­gio­nes del mun­do.

El cementerio san­tia­gue­ro ate­so­ra un conglomera­do de mausoleos, panteones y tumbas iluminados por el ra­dian­te sol del Ca­ri­be que, contrastad­o con el ver­de de jar­di­nes y mon­ta­ñas, ase­gu­ra un tránsito inusual y atrac­ti­vo por el paisaje funerario, di­se­ña­do y or­ga­ni­za­do pa­ra enal­te­cer la me­mo­ria y evo­car es­ce­nas re­le­van­tes de la trayectori­a vi­tal de la na­ción. En már­mo­les y bron­ces, se re­fle­ja la ex­ce­len­cia del ar­te funerario re­crea­do a par­tir de re­fe­ren­tes es­té­ti­cos, esen­cial­men­te vin­cu­la­dos a lo mejor del ar­te clá­si­co eu­ro­peo, pe­ro en su ma­yo­ría aso­cia­dos a la re­li­gión ca­tó­li­ca, sa­li­da de los tem­plos pa­ra dar pa­so al mo­de­lo de paisaje funerario que po­see el cementerio pa­tri­mo­nial de San­ta Ifigenia.

Tras el si­len­cio que lle­na el es­pa­cio, el vi­si­tan­te po­drá en­con­trar­se con un uni­ver­so de imá­ge­nes, se­res de már­mol, pie­dra de can­te­ría o gra­ni­to que re­crean in­fi­ni­dad de fi­gu­ras ins­pi­ra­das en pa­sa­jes de la Bi­blia y en el ima­gi­na­rio de san­tas y vír­ge­nes del uni­ver­so ca­tó­li­co; las cua­les evi­den­cian ade­más víncu­los con la reali­dad de lo vi­vi­do. Todas ellas in­flu­yen en el am­bien­te psi­co­ló­gi­co del si­tio, don­de pri­ma el re­co­gi­mien­to, la ex­pec­ta­ción y la sen­si­bi­li­dad hu­ma­na ha­cia lo des­co­no­ci­do.

En es­te sin­gu­lar paisaje funerario, las cru­ces real­zan el con­cier­to de án­ge­les, ma­do­nas y que­ru­bi­nes, cris­tos cru­ci­fi­ca­dos, san­tos y

san­tas, rea­li­za­dos en un sin­nú­me­ro de ac­ti­tu­des, es­ca­las y al­tu­ras, en el mejor már­mol de Ca­rra­ra o Pie­tra San­ta, re­gio­nes de Ita­lia que fue­ron las prin­ci­pa­les su­mi­nis­tra­do­ras de las Ca­sas Mar­mo­lis­tas.

Los án­ge­les se re­ve­lan co­mo pro­ta­go­nis­tas de al­to in­te­rés. Es so­lo en los ce­men­te­rios, y de for­ma muy es­pe­cial en San­ta Ifigenia, don­de se pue­de apre­ciar es­ta le­gión de már­mo­les es­cul­tó­ri­cos ala­dos. Su pre­sen­cia vi­tal se des­ta­ca co­mo sím­bo­lo; son múl­ti­ples las ac­ti­tu­des y emo­cio­nes: el do­lor; el su­fri­mien­to por la au­sen­cia; la de­ses­pe­ra­ción por lo ines­pe­ra­do; la re­sig­na­ción an­te lo inevi­ta­ble; el as­cen­so al cielo, el des­con­sue­lo, la pro­tec­ción del al­ma… Otro sím­bo­lo que siem­pre atrae la mi­ra­da del vi­si­tan­te es la cruz, con un am­plio re­per­to­rio de ti­pos y for­mas que en­ri­que­cen al con­jun­to funerario. La di­ver­si­dad se al­can­za por el ri­co le­ga­do de di­se­ño, que va des­de pro­ta­go­nis­ta en con­jun­tos es­cul­tó­ri­cos has­ta com­ple­men­ta­da con otros atri­bu­tos de­co­ra­ti­vos ya sean man­tas, or­las, que­ru­bi­nes y pa­lo­mas, así co­mo pe­que­ñas imá­ge­nes en me­tal del Cris­to cru­ci­fi­ca­do. Es­ta cua­li­dad fue po­si­ble por la per­sis­ten­te pre­sen­cia del már­mol blan­co y su ca­pa­ci­dad de brin­dar for­mas co­mo re­sul­ta­do de la ins­pi­ra­da ta­lla de es­cul­to­res y maes­tros. Igual­men­te re­sul­ta in­tere­san­te la ga­ma de cru­ces de hie­rro for­ja­do y, en oca­sio­nes, fun­di­das, ca­rac­te­ri­za­das por su as­pec­to de di­bu­jo li­neal y mar­ca­da trans­pa­ren­cia. Pue­den ser vis­tas, ade­más, so­bre lá­pi­das en las ta­pas y fondos de las cons­truc­cio­nes fu­ne­ra­rias, por lo ge­ne­ral re­la­cio­na­das con las ins­crip­cio­nes e in­te­gra­das a los di­se­ños.

Cu­rio­sa­men­te en el re­per­to­rio de la es­cul­tu­ra fu­ne­ra­ria, se reite­ra la fi­gu­ra fe­me­ni­na co­mo si­nó­ni­mo de ma­ter­ni­dad, amor fi­liar y be­lle­za, acom­pa­ña­da de atri­bu­tos que la de­fi­nen co­mo una vir­gen del do­lor, aun cuan­do se en­cuen­tren re­pre­sen­ta­cio­nes me­nos or­to­do­xas. Exis­te un diá­lo­go en­tre la be­lle­za y la muer­te, en­tre la mu­jer y el do­lor, ema­na­do del mo­men­to fi­nal de la vi­da. Así, la ma­do­na –del ita­liano ma­don­na – re­pre­sen­ta­ción de la vir­gen María so­la o con el ni­ño Je­sús, es una imagen ins­pi­ra­do­ra del ima­gi­na­rio de bue­na par­te de la es­cul­tu­ra en la ne­cró­po­lis. Sin em­bar­go, el tér­mino es apli­ca­ble a un ran­go más am­plio don­de la mu­jer–ma­dre, la mu­je­ra­man­te, se per­so­ni­fi­ca en for­mas di­ver­sas. Un ejem­plo re­cu­rren­te es la imagen de una mu­jer car­gan­do la cruz, cu­brien­do con un man­to, un án­fo­ra de ce­ni­zas o en­tre­ga­da a la re­sig­na­ción de una ora­ción de­vo­ta.

Den­tro del es­pa­cio funerario, acom­pa­ñan­do la pre­sen­cia im­po­nen­te de los án­ge­les, se encuentran por do­quier los an­ge­lo­tes y que­ru­bi­nes: niños re­gor­de­tes con alas, que tam­bién de­mues­tran el su­fri­mien­to y el pe­sar. Es sin du­da, otra ex­pre­si­va re­pre­sen­ta­ción del ar­te es­cul­tó­ri­co funerario, ellos no son­ríen, son cons­cien­tes de la com­ple­ji­dad emo­cio­nal del lu­gar, al que apor­tan lo su­bli­me de la inocen­cia, la ca­pa­ci­dad de em­plear­se con dos des­ti­nos prin­ci­pa­les: co­mo guar­dia­nes o sir­vien­do de ca­rro­za ce­les­tial jun­tan­do sus alas.

Al re­co­rrer la ne­cró­po­lis se tro­pie­za con in­fi­ni­dad de es­tos pe­que­ños se­res ala­dos, la­bo­rio­sos y lla­ma­ti­vos por la inusual pos­tu­ra de acom­pa­ña­mien­to a la muer­te. El már­mol blan­co es­ta­tua­rio per­mi­te con ca­li­dad ma­ni­fies­ta el lu­jo de es­cul­pir los de­ta­lles, de sa­car vi­da a la pie­dra, de en­tre­gar un re­per­to­rio sig­ni­fi­ca­ti­vo de ac­ti­tu­des a tra­vés de un ima­gi­na­rio be­llo, atrac­ti­vo, pe­ro so­bre­co­ge­dor y emo­ti­vo.

La va­rie­dad lo­gra­da es la mues­tra más elo­cuen­te de cuán­to sig­ni­fi­ca un ges­to, cuán­to apor­ta una po­si­ción o una ac­ción de­te­ni­da pa­ra la eter­ni­dad en el már­mol. La visión del cementerio se per­so­na­li­za y en­gran­de­ce con la pre­sen­cia reite­ra­da de es­te en­jam­bre de cria­tu­ras fan­tás­ti­cas que en­vuel­ven el mun­do del si­len­cio.

Un si­glo de su na­ci­mien­to cum­plió en 2019 San­tia­go Ál­va­rez, el rea­li­za­dor de los im­pres­cin­di­bles No­ti­cie­ros Icaic La­ti­noa­me­ri­ca­nos y de clá­si­cos co­mo 79 pri­ma­ve­ras, Now, Ha­noi, Mar­tes 13, Has­ta la vic­to­ria siem­pre... El mis­mo año en que tam­bién el Ins­ti­tu­to Cu­bano de Ar­te e In­dus­tria Ci­ne­ma­to­grá­fi­cos (ICAIC) arri­bó a su 60 aniver­sa­rio. Dos no­ta­bles acon­te­ci­mien­tos que en­tre el 5 y el 15 de di­ciem­bre ce­le­bra­rá el 41 Festival In­ter­na­cio­nal del Nue­vo Cine La­ti­noa­me­ri­cano.

Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Mé­xi­co en­ca­be­zan la nó­mi­na de paí­ses que más obras ins­cri­bie­ron pa­ra las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías que op­tan por el Co­ral de La Ha­ba­na que es­te to­da­vía an­da­rá lu­cien­do sus ga­las por su cum­plea­ños 500.

Así, cuan­do aún el Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor de la ci­ta no ha­bía da­do a co­no­cer la Se­lec­ción Ofi­cial del cer­ta­men, los ma­te­ria­les ins­cri­tos ya su­pe­ra­ban la can­ti­dad de edi­cio­nes an­te­rio­res al su­mar más de 2 200 fil­mes, 300 guio­nes y 100 car­te­les as­pi­ran­tes a par­ti­ci­par en un even­to que ha de­ter­mi­na­do de­sig­nar tres ju­ra­dos in­de­pen­dien­tes, los cua­les se en­car­ga­rán de otor­gar los ga­lar­do­nes co­rres­pon­dien­tes a lar­go­me­tra­jes de fic­ción, lar­go­me­tra­jes do­cu­men­ta­les y cor­to­me­tra­jes de am­bos gé­ne­ros.

Con Al­fre­do Gue­va­ra co­mo fun­da­dor­pre­si­den­te, es­te im­por­tan­te cer­ta­men sur­gió en 1979, con­ti­nuan­do los pa­sos de festivales co­mo los de Vi­ña del Mar (1967 y 1969), Mé­ri­da (1968 y 1977) y Ca­ra­cas (1974). Des­de en­ton­ces se ha res­pon­sa­bi­li­za­do con «re­co­no­cer y di­fun­dir las obras ci­ne­ma­to­grá­fi­cas que con­tri­bu­yan, a par­tir de su sig­ni­fi­ca­ción y de sus valores ar­tís­ti­cos al en­ri­que­ci­mien­to y re­afir­ma­ción de la iden­ti­dad cul­tu­ral la­ti­noa­me­ri­ca­na y ca­ri­be­ña».

Es una mar­ca del Festival de La Ha­ba­na que en él no so­lo se ex­hi­ben pe­lí­cu­las, sino que se tra­ta, so­bre to­do, de «un even­to cul­tu­ral y so­cial de gran im­pac­to, que ge­ne­ra un cli­ma, una at­mós­fe­ra que po­si­bi­li­ta mo­ver­se en otras di­rec­cio­nes. Por­que el Festival es ade­más un mo­men­to pa­ra la reflexión, un ta­ller per­ma­nen­te de tra­ba­jo e in­ter­cam­bio pro­fe­sio­nal. In­ten­ta­mos ayu­dar a for­mar a los nue­vos ci­neas­tas, ofre­cer­les he­rra­mien­tas pa­ra su desa­rro­llo. Apro­ve­char a los ilus­tres vi­si­tan­tes que nos acom­pa­ñan y po­ner­los a in­ter­ac­tuar con los jó­ve­nes. Sa­car pro­ve­cho e ilu­mi­nar el ca­mino», en­fa­ti­za Iván Gi­roud, pre­si­den­te de una ci­ta que ten­drá co­mo leit­mo­tiv de su cam­pa­ña vi­sual el es­lo­gan «ojos que ven, co­ra­zón que sien­te».

Pa­ra Gi­roud el cine la­ti­noa­me­ri­cano en la ac­tua­li­dad res­pon­de a las mis­mas pre­mi­sas de aquel que mo­ti­vó el na­ci­mien­to del Festival cu­bano, pe­ro hoy es un re­fle­jo de su épo­ca, sus con­flic­tos, sus con­tra­dic­cio­nes, afa­nes y es­pe­ran­zas. «Hay una vi­ta­li­dad, una ri­que­za, una com­ple­ji­dad en el cine que se ha­ce en Amé­ri­ca La­ti­na, sin du­das mu­cho más fuer­te que lo que se ha­cía años atrás».

DEL 5 AL 15 DE DI­CIEM­BRE TEN­DRÁ LU­GAR EL 41 FESTIVAL IN­TER­NA­CIO­NAL DEL NUE­VO CINE LA­TI­NOA­ME­RI­CANO, QUE PON­DRÁ EN CARTEL, CO­MO DE COSTUMBRE, UN PRO­GRA­MA DE LU­JO PA­RA SE­GUIR REAFIRMÁND­OSE CO­MO «UN EVEN­TO CUL­TU­RAL Y SO­CIAL DE GRAN IM­PAC­TO»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.