El amor mis­mo

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Habana 500 - Bobby Car­cas­sés

Mi Can­to a la Ciu­dad se lla­mó un con­cur­so de can­cio­nes en el cual par­ti­ci­pé ha­ce unos años con mi bo­le­ro Amanecer en La Ha­ba­na. Cuán­ta ale­gría me in­va­de al es­cu­char nue­va­men­te sus no­tas en la gra­ba­ción que aca­bo de rea­li­zar des­pués de un gran lap­so de tiem­po. Com­pues­ta una ma­ña­na de la pri­ma­ve­ra de 1985, muy ins­pi­ra­do, pa­ra de­di­cár­se­la a la her­mo­sa ca­pi­tal de nues­tro ver­de cai­mán, vi­bra de nue­vo aho­ra, pues su tex­to re­za:

Ca­mi­nan­do jun­to al mar

Una ga­vio­ta al pa­sar

Me tra­jo la evo­ca­ción

De aquel dul­ce des­per­tar

Amanecer en la Ha­ba­na

Sen­tir del mar su ru­mor

Es re­na­cer a la vi­da

Es un mi­la­gro de amor…

Mi can­ción ob­tu­vo el ter­cer pre­mio y fue gra­ba­da en mi voz con un arre­glo or­ques­tal de Hi­la­rio Du­rán. So­nó pro­fu­sa­men­te por nues­tra ra­dio y me dio la ale­gría de ha­ber apor­ta­do al­go fe­liz a nues­tro pue­blo, ba­ta­lla­dor in­can­sa­ble por sa­lir siem­pre ade­lan­te en nues­tras con­tien­das an­ces­tra­les.

Hoy, en pleno fi­nal de 2019, pien­so en La Ha­ba­na (la de Ray Ti­co, Fer­nan­do Mu­lens, Ce­sar Por­ti­llo y otros tan­tos), que re­pre­sen­ta a to­da nues­tra Is­la, no so­lo de la mú­si­ca, sino del ar­te en ge­ne­ral. Y la veo co­mo una her­mo­sa mu­jer cu­ba­na que emer­ge si­len­cio­sa del Mar de las An­ti­llas, rei­nan­do so­bre el tiem­po, in­có­lu­me an­te sus aco­me­ti­das ava­sa­lla­do­ras, con su ar­ma tras­cen­den­tal y po­de­ro­sa, el amor, que vie­ne en el es­pa­cio con­ver­ti­do en so­ni­do de ins­tru­men­tos má­gi­cos afri­ca­nos, y del cos­mos in­fi­ni­to, con lu­ces di­vi­nas, crea­das es­pe­cial­men­te pa­ra ella por el crea­dor de es­te uni­ver­so eterno.

La Ha­ba­na in­des­crip­ti­ble, inex­pli­ca­ble, mis­te­rio­sa, atra­pa­do­ra; quien lo­gra pa­sear por sus ba­rrios um­bríos e in­ter­mi­na­bles, quien lo­gra as­pi­rar el aro­ma con­ta­mi­nan­te y em­bria­ga­dor de su sor­ti­le­gio em­bru­jan­te, si es de aquí, disfruta eter­na­men­te su ri­que­za, si es de allá, vol­ve­rá una y otra vez sin po­der­se ex­pli­car el se­cre­to de su en­can­to. No he en­con­tra­do en el mun­do

Un pai­sa­je mejor

Amanecer en la Ha­ba­na

Sen­tir del mar su ru­mor

Es re­na­ce­rá la vi­da

Es un mi­la­gro de amor

Por eso es tan be­llo mi bo­le­ro: Por­que La Ha­ba­na es el amor mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.