Hue­lla de Es­pa­ña

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / YONNIER AN­GU­LO RO­DRÍ­GUEZ FO­TOS / RO­LAN­DO PU­JOL / RAÚL PU­PO

LA IN­MI­GRA­CIÓN PRO­VE­NIEN­TE DE DIS­TIN­TAS RE­GIO­NES DE LA PE­NÍN­SU­LA IBÉ­RI­CA, Y ASEN­TA­DA EN LA CIU­DAD, APOR­TÓ UNA CA­RA DE LA HA­BA­NA CA­RAC­TE­RI­ZA­DA POR LAS TRA­DI­CIO­NES Y CUL­TU­RAS IM­POR­TA­DAS. UN LE­GA­DO QUE, MÁS DE UN SI­GLO DES­PUÉS, AÚN PO­DE­MOS PER­CI­BIR SI TRAN­SI­TA­MOS SEIS RU­TAS DI­FE­REN­TES

Des­pués de que Cu­ba de­ja­se de ser co­lo­nia de Es­pa­ña por más de 400 años, La Ha­ba­na re­pre­sen­tó du­ran­te las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX, el puer­to a tra­vés del cual lle­ga­ban las es­pe­ran­zas y as­pi­ra­cio­nes pa­ra de­ce­nas de mi­les de in­mi­gran­tes, quie­nes arri­ba­ban en ma­sa desde dis­tin­tas re­gio­nes de la pe­nín­su­la con los de­seos de «ha­cer la Amé­ri­ca».

Esa in­mi­gra­ción asen­ta­da en la ciu­dad apor­tó una ca­ra de la ca­pi­tal cu­ba­na ca­rac­te­ri­za­da por las tra­di­cio­nes y cul­tu­ras im­por­ta­das. Un le­ga­do que, más de un si­glo des­pués, aún po­de­mos per­ci­bir si tran­si­ta­mos di­fe­ren­tes ru­tas que mar­can las hue­llas que esas co­lec­ti­vi­da­des de­ja­ron en La Ha­ba­na, las cua­les re­co­gen una his­to­ria.

RU­TA I: LA LLE­GA­DA

Lla­me­mos al pri­mer re­co­rri­do La Lle­ga­da, que ini­cia con la vi­si­ta a la bahía de La Ha­ba­na. Em­bar­car­se en los trans­atlán­ti­cos era el úni­co ca­mino po­si­ble pa­ra los hom­bres y mu­je­res que atra­ve­sa­ban el Atlán­ti­co, quie­nes sa­bían que fi­nal­men­te ha­bían des­em­bar­ca­do en la ciu­dad al ob­ser­var el Cas­ti­llo de los Tres Re­yes del Mo­rro y la For­ta­le­za de San Carlos de la Ca­ba­ña. Vi­si­tar am­bas edi­fi­ca­cio­nes es un bo­le­to se­gu­ro al pa­sa­do co­lo­nial. Otros dos lu­ga­res im­per­di­bles de es­ta ru­ta ini­cial son los po­bla­dos Ca­sa­blan­ca y Re­gla, ubi­ca­dos en las pro­xi­mi­da­des.

Ca­sa­blan­ca, un ba­rrio de tradición pes­que­ra, re­sul­tó el ho­gar de mu­chos pes­ca­do­res ga­lle­gos, quie­nes se asen­ta­ban pa­ra se­guir rea­li­zan­do el em­pleo que co­no­cían. A Ca­sa­blan­ca se pue­de te­ner ac­ce­so a tra­vés de una em­bar­ca­ción desde el ex­tre­mo don­de se en­cuen­tra el Ma­le­cón, que se di­ri­ge a un mue­lle. Al des­em­bar­car en el pue­blo se pue­den apre­ciar unos as­ti­lle­ros y vi­ve­ros, que ser­vían co­mo en­cla­ves pa­ra la re­pa­ra­ción y res­guar­do de las flo­tas, así co­mo di­ver­sas edi­fi­ca­cio­nes que le die­ron co­bi­ja a los in­mi­gran­tes.

Uno de los lu­ga­res de más im­por­tan­cia pa­ra la his­to­ria de la in­mi­gra­ción es­pa­ño­la en La Ha­ba­na es, sin dudas, el cam­pa­men­to Tris­cor­nia, ubi­ca­do tam­bién en Ca­sa­blan­ca, que fun­cio­nó desde 1900 a 1959, co­mo cen­tro de cua­ren­te­na pa­ra los re­cién lle­ga­dos que no te­nían di­ne­ro, car­ta de tra­ba­jo o es­ta­ban en­fer­mos, al­go si­mi­lar a lo que ocu­rrió en la ciu­dad de Nue­va York con Ellis Is­land. Re­gla, el pue­blo ve­cino, tam­bién re­fu­gió a mu­chos in­mi­gran­tes que se vin­cu­la­ron a la ac­ti­vi­dad por­tua­ria y a di­fe­ren­tes co­mer­cios co­mo bodegas y al­ma­ce­nes.

RU­TA II: DEL EM­PLEO

Una se­gun­da ru­ta se­ría la del Em­pleo, pues el ám­bi­to la­bo­ral cons­ti­tu­yó otra de las for­mas en la que la in­mi­gra­ción es­pa­ño­la se hi­zo sen­tir en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co ha­ba­ne­ro. En es­te re­co­rri­do se co­no­ce­rán si­tios em­ble­má­ti­cos que fue­ron, o aún son, se­des de mer­ca­dos, in­dus­trias u otras em­pre­sas en las que es­pa­ño­les y es­pa­ño­las en­con­tra­ron el tra­ba­jo que les per­mi­tió sub­sis­tir y en­viar re­me­sas a sus fa­mi­lias en Es­pa­ña.

El mu­ni­ci­pio de Cen­tro Ha­ba­na se con­vir­tió en una zo­na de fuer­te pre­sen­cia la­bo­ral es­pa­ño­la. Aquí se en­cuen­tran fá­bri­cas de ta­ba­cos co­mo la de Par­ta­gás y H. Up­mann, sec­tor en el que no so­lo los hom­bres se in­ser­ta­ron co­mo ta­ba­que­ros, sino tam­bién las mu­je­res, quie­nes ocu­pa­ban pues­tos co­mo des­pa­li­lla­do­ras de las ho­jas del ta­ba­co.

Los co­mer­cios igual­men­te se des­ta­ca­ron en es­te sen­ti­do. En la an­ti­gua pla­za Va­por, ac­tual Par­que El Cu­ri­ta, se en­con­tra­ban nu­me­ro­sos es­ta­ble­ci­mien­tos don­de se ofer­ta­ban di­ver­sos pro­duc­tos, así co­mo en el Mer­ca­do Úni­co, co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo Cua­tro Caminos. Otro em­pleo ejer­ci­do con des­ta­ca­da re­pre­sen­ta­ti­vi­dad fue el de re­par­ti­do­res de le­che, por lo que to­da­vía se con­ser­va el edi­fi­cio de la An­ti­gua Com­pa­ñía Le­che­ra de Cu­ba S.A, que con­tó con fuer­za la­bo­ral pro­ce­den­te de Ca­na­rias y Ga­li­cia.

RU­TA III: VI­VIEN­DA Y SA­LUD

La siguiente ru­ta es­tá di­ri­gi­da a la Vi­vien­da y a la Sa­lud de la emi­gra­ción. La Ha­ba­na, co­mo to­da ur­be re­cep­to­ra de in­mi­gran­tes, du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX con­for­mó sus di­fe­ren­tes ba­rrios con una fuer­te pre­sen­cia de di­fe­ren­tes co­lec­ti­vi­da­des es­pa­ño­las que con­tri­bu­ye­ron a su desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co. Lu­ya­nó, San­tos Suá­rez y Ce­rro son ejem­plos del asen­ta­mien­to re­si­den­cial, co­mer­cial y de ca­sas de sa­lud crea­das por co­lec­ti­vi­da­des ga­lle­gas, as­tu­ria­nas, ca­na­rias, cas­te­lla­nas y ba­lea­res.

En el mu­ni­ci­pio del Ce­rro, el Cen­tro As­tu­riano de La Ha­ba­na cons­tru­yó la Quin­ta Co­va­don­ga, co­mo en la ac­tua­li­dad se le co­no­ce, con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les hos­pi­ta­les de la ciu­dad. Otra con­tri­bu­ción fue la Quin­ta La De­pen­dien­te, edi­fi­ca­da por la Aso­cia­ción de De­pen­dien­tes de Co­mer­cio de La Ha­ba­na, don­de eran aten­di­dos mu­chos in­mi­gran­tes jun­to a sus fa­mi­lia­res.

Una de las más em­ble­má­ti­cas y co­no­ci­das quin­tas de sa­lud inau­gu­ra­das por los pe­nin­su­la­res fue la Quin­ta Be­né­fi­ca del Cen­tro Ga­lle­go de La Ha­ba­na, hos­pi­tal fun­da­do en 1894 en Lu­ya­nó. Asi­mis­mo, gra­cias a la la­bor de las mu­je­res ga­lle­gas se edi­fi­có en la mis­ma ba­rria­da

el Hos­pi­tal Hi­jas de Ga­li­cia, en el año 1924, don­de mu­chas in­mi­gran­tes es­pa­ño­las con­si­guie­ron te­ner ac­ce­so a es­tos ser­vi­cios, pues en ese pe­río­do en Cu­ba a so­lo unas po­cas emi­gra­das les asis­tía el de­re­cho de la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria.

De­be­mos des­ta­car que el ba­rrio de Lu­ya­nó, en 10 de Oc­tu­bre, aco­gió a gran par­te de la co­lec­ti­vi­dad ga­lle­ga, a tal pun­to de que en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX es­ta lo­ca­li­dad se co­no­cía co­mo Nue­va Ga­li­cia, por el al­to ín­di­ce po­bla­cio­nal de ese ori­gen que allí con­vi­vía y man­te­nía sus tra­di­cio­nes.

Si nos tras­la­da­mos a San Mi­guel del Pa­drón, ha­lla­re­mos la Quin­ta Ba­lear, crea­da por la aso­cia­ción de es­ta co­lec­ti­vi­dad en 1921, mien­tras que las Quin­tas Castellana y Ca­na­ria se ra­di­ca­ron en Arro­yo Na­ran­jo.

RU­TA IV: DEL OCIO Y EL CO­MER­CIO

La Ha­ba­na, du­ran­te las pri­me­ras dé­ca­das del pa­sa­do si­glo, fue co­no­ci­da por la vi­da co­mer­cial y cul­tu­ral que ofre­cía. La in­mi­gra­ción es­pa­ño­la tam­bién for­mó par­te in­di­so­lu­ble de es­ta di­ná­mi­ca, al es­tar pre­sen­te en los más co­no­ci­dos ba­res, res­tau­ran­tes, cine-tea­tros, ban­cos, so­cie­da­des re­gio­na­les, et­cé­te­ra. Es­ta ru­ta, la del Ocio y el Co­mer­cio, se pue­de rea­li­zar en La Ha­ba­na Vie­ja, y se ini­cia por el Paseo del Pra­do, que re­cuer­da al de Ma­drid.

Una vez que se al­can­za el Par­que Cen­tral, so­lo hay que cru­zar la ave­ni­da pa­ra ad­mi­rar al hoy ma­jes­tuo­so Gran Tea­tro de La Ha­ba­na Ali­cia Alon­so, eri­gi­do por el Cen­tro Ga­lle­go. La más em­ble­má­ti­ca edi­fi­ca­ción de la in­mi­gra­ción ga­lle­ga en la Is­la fue inau­gu­ra­da en 1915 y, ade­más de con­ver­tir­se en una re­le­van­te pla­za cul­tu­ral, se ubi­có co­mo la casa so­cial rec­to­ra de di­cha co­mu­ni­dad no so­lo en La Ha­ba­na, sino en todo el país. En sus sa­lo­nes se in­ter­pre­tó por pri­me­ra vez el Himno Ga­lle­go. Fren­te a la se­de del Cen­tro Ga­lle­go, la co­lec­ti­vi­dad as­tu­ria­na tam­bién le­van­tó, en 1923, su casa so­cial en el im­pre­sio­nan­te in­mue­ble don­de en la ac­tua­li­dad ra­di­ca la se­de del Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes, es­pe­cí­fi­ca­men­te su Edi­fi­cio de Ar­te Uni­ver­sal.

El an­ti­guo cine-tea­tro Pay­ret, en­tre las obras que to­ma­rá nue­va vi­da tras la re­pa­ra­ción ca­pi­tal que en él aco­me­te­rá la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad, cla­si­fi­ca co­mo otro de los si­tios de in­te­rés de es­ta ru­ta. Cons­trui­do por un ar­qui­tec­to ca­ta­lán, fue muy fre­cuen­ta­do por sus com­pa­trio­tas, es­pe­cial­men­te pa­ra dis­fru­tar de pe­lí­cu­las po­pu­la­res del cine es­pa­ñol de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX que allí se ex­hi­bían. No muy dis­tan­te se lo­ca­li­za el Plan­tel de En­se­ñan­za Con­cep­ción Are­nal, lu­gar don­de re­si­dió por pri­me­ra vez el Cen­tro Ga­lle­go.

De igual mo­do no se de­be de­jar de vi­si­tar el Tea­tro Mar­tí, an­ti­guo Iri­joa, se­de del tea­tro ver­nácu­lo cu­bano, que te­nía en­tre sus per­so­na­jes más fa­mo­sos la tri­lo­gía del ne­gri­to, la mu­la­ta y el ga­lle­go, es­te úl­ti­mo es­te­reo­ti­pa­do en las obras tea­tra­les co­mo el hom­bre bru­to, ta­ca­ño y fácil de en­ga­ñar.

La Aso­cia­ción Ca­na­ria Leo­nor Pé­rez, la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes As­tu­ria­nas, la So­cie­dad de Be­ne­fi­cen­cia de Na­tu­ra­les de Ca­ta­lu­ña, la Casa de Can­ta­bria y de Cas­ti­lla y León son so­cie­da­des re­gio­na­les que se dis­tri­bu­yen por es­pa­cios en­cla­va­dos en es­ta ru­ta.

RU­TA V: DEL DE­POR­TE

Un muy in­tere­san­te tra­yec­to es­tá vin­cu­la­do al sig­ni­fi­ca­ti­vo apor­te de la in­mi­gra­ción es­pa­ño­la al De­por­te en Cu­ba. Aún per­du­ran en la ciu­dad es­pa­cios que evi­den­cian es­ta he­ren­cia en dis­ci­pli­nas co­mo el fút­bol, la pe­lo­ta vas­ca, el remo o el voleibol.

Hay que de­cir que los co­lec­ti­vos es­pa­ño­les im­pul­sa­ron in­ten­sa­men­te el fút­bol en la Is­la. Se cuen­ta que cuan­do se en­fren­ta­ban ga­lle­gos y as­tu­ria­nos, los fa­ná­ti­cos del equi­po ven­ce­dor se ano­ta­ban al fi­nal del partido el mar­ca­dor en el ros­tro, co­mo for­ma de mos­trar esa ri­va­li­dad. En la ac­tua­li­dad exis­ten dos lu­ga­res em­ble­má­ti­cos don­de es­tos jue­gos se ce­le­bra­ban: los es­ta­dios Tro­pi­cal, aho­ra Pe­dro Ma­rre­ro, y Po­lar, te­rre­nos don­de en nues­tros días se prac­ti­can los par­ti­dos de la Se­lec­ción Na­cio­nal de Fút­bol.

Co­mo se sabe, la pe­lo­ta vas­ca tu­vo tam­bién en La Ha­ba­na una importante pre­sen­cia. Así, por ejem­plo, el edi­fi­co Fron­tón Jai Alai de La Ha­ba­na, en la ca­lle Con­cor­dia, ad­qui­rió tal fa­ma que a prin­ci­pios de si­glo la gen­te lo de­no­mi­na­ba el Pa­la­cio de los Gri­tos. El ca­so es que re­sul­tó un ver­da­de­ro ex­po­nen­te del desa­rro­llo de es­ta mo­da­li­dad de­por­ti­va prac­ti­ca­da por hom­bres. No se pue­de ol­vi­dar en es­te re­cuen­to a las mu­je­res pe­lo­ta­ris vas­cas, quie­nes tu­vie­ron su es­pa­cio en el Fron­tón Ha­ba­na-Ma­drid, si­tua­do en la ca­lle Be­las­coaín, más co­no­ci­do co­mo La Bom­bo­ne­ra, don­de nu­me­ro­sas atle­tas asom­bra­ron al pú­bli­co ha­ba­ne­ro por su pro­fe­sio­na­lis­mo en la dé­ca­da de 1920.

RU­TA VI: DE LA PAR­TI­DA

Co­mo cie­rre de es­te re­co­rri­do des­cu­brien­do una Ha­ba­na que los in­mi­gran­tes es­pa­ño­les ayu­da­ron a cons­truir, lle­ga­mos a la ru­ta de La Par­ti­da, con la vi­si­ta al Ce­men­te­rio de Co­lón, con­si­de­ra­do uno de los más im­por­tan­tes del mun­do por su ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca. En es­te im­pre­sio­nan­te cam­po­san­to des­can­san los res­tos de in­con­ta­bles in­mi­gran­tes es­pa­ño­les en los pan­teo­nes cons­trui­dos por todas las so­cie­da­des y cen­tros re­gio­na­les de La Ha­ba­na.

En el cuar­tel No­res­te (NE), uno de los cua­tro en los que se di­vi­de la ne­cró­po­lis aten­dien­do a los pun­tos car­di­na­les, se ha­lla, por ejem­plo, la mayor can­ti­dad de pro­pie­da­des ce­men­te­ria­les ad­qui­ri­das por los ca­ta­la­nes que se asen­ta­ron en La Ha­ba­na du­ran­te el si­glo XIX o por sus des­cen­dien­tes. La pre­sen­cia his­pa­na, que en mu­chos ca­sos eri­gió sun­tuo­sos mau­so­leos y pan­teo­nes, es, en reali­dad, muy fuer­te de per­ci­bir en es­te ce­men­te­rio-ciu­dad con­ce­bi­do en la eta­pa co­lo­nial.

Con un be­llí­si­mo pór­ti­co de már­mol de Ca­rra­ra, de 34 m de lar­go y 21 m de al­to, que ha­ce ale­go­ría a las vir­tu­des teo­lo­ga­les: la ca­ri­dad, la fe y la es­pe­ran­za, es­ta obra, de­cla­ra­da Mo­nu­men­to Na­cio­nal el 18 de fe­bre­ro de 1987, por su va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co, es­cul­tó­ri­co y sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co-cul­tu­ral, fue re­sul­ta­do de un con­cur­so pú­bli­co. Un es­pa­ñol, Ca­lix­to de Loi­ra, gra­dua­do de la Real Aca­de­mia de No­bles Ar­tes de San Fer­nan­do de Ma­drid, la creó y di­se­ñó.

An­ti­guo Ca­sino Es­pa­ñol con­ver­ti­do con los años en el Pa­la­cio de los Ma­tri­mo­nios en La Ha­ba­na, que en la ac­tua­li­dad aco­ge una for­mi­da­ble sa­la de con­cier­tos.

Los bo­tes y los pes­ca­do­res re­cuer­dan a los in­mi­gran­tes que se asen­ta­ron en el pue­blo de Ca­sa­blan­ca y Re­gla.

La pre­sen­cia his­pa­na, que en mu­chos ca­sos eri­gió sun­tuo­sos mau­so­leos y pan­teo­nes, es, en reali­dad, muy fuer­te de per­ci­bir en es­te ce­men­te­rio-ciu­dad con­ce­bi­do en la eta­pa co­lo­nial.

Hay que de­cir que los co­lec­ti­vos es­pa­ño­les im­pul­sa­ron in­ten­sa­men­te el fút­bol en la Is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.