Lo ma­ra­vi­llo­sa­men­te real

CUAN­DO LOS ES­CLA­VOS NE­GROS TRAÍ­DOS DE ÁFRI­CA MEZ­CLA­RON SUS CAN­TOS, CRE­DOS Y DIO­SES CON EL CA­TO­LI­CIS­MO ES­PA­ÑOL, SE PRO­DU­JO UN PRO­FUN­DO PRO­CE­SO DE TRANSCULTU­RACIÓN Y SIN­CRE­TIS­MO QUE TO­DA­VÍA MAR­CA LA VI­DA CUL­TU­RAL Y ES­PI­RI­TUAL DE LOS CU­BA­NOS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / CA­MI­LO EIRANOVA FO­TOS / RO­BER­TO CHI­LE / RO­LAN­DO PU­JOL

Por­que aquí el que no tie­ne de con­go tie­ne de ca­ra­ba­lí. Es una fra­se muy co­no­ci­da que en Cu­ba se uti­li­za pa­ra afir­mar que no hay quien se es­ca­pe de por­tar en sus ge­nes ras­gos de la ra­za ne­gra, pe­ro tam­bién pa­ra alu­dir que, co­mo sen­ten­cia el pe­ga­jo­so te­ma com­pues­to por Adal­ber­to Ál­va­rez, El Ca­ba­lle­ro del Son: al­gu­nos di­cen que no creen en ná y van a con­sul­tar­se por la ma­dru­gá…, ex­pre­sión clara de que la re­li­gio­si­dad po­pu­lar se ma­ni­fies­ta aquí por to­dos la­dos.

Se tra­ta de una tradición re­sul­ta­do del sin­cre­tis­mo que se pro­du­jo cuan­do los es­cla­vos ne­gros traí­dos de Áfri­ca mez­cla­ron las creen­cias ban­túes de sus co­mu­ni­da­des, so­bre todo aque­llas de las et­nias de los Con­gos, Ca­ra­ba­lies, An­go­las y Yo­ru­bas, con el ca­to­li­cis­mo es­pa­ñol. Fue la úni­ca ma­ne­ra que en­con­tra­ron de so­por­tar el des­arrai­go de su cul­tu­ra y de su re­li­gión. Co­mo tam­po­co pu­die­ron man­te­ner sus can­tos, sus rit­mos, sus cre­dos ni sus dio­ses –al menos no li­bre­men­te– de­ci­die­ron in­vo­car­los en las fiestas ca­tó­li­cas de sus amos.

Se ini­ció de ese mo­do un in­tere­san­te y com­ple­jo pro­ce­so de transcultu­ración que to­da­vía hoy mar­ca la vi­da cul­tu­ral y es­pi­ri­tual de los cu­ba­nos, y que día tras día se ha­ce evi­den­te en las ca­lles de La Ha­ba­na, don­de a ca­da pa­so el tran­seún­te se pue­de «sor­pren­der» con mues­tras que pu­die­ran cla­si­fi­car­se den­tro de lo que mu­chos de­no­mi­nan «lo real ma­ra­vi­llo­so».

Se des­cu­bre en esas es­qui­nas don­de van a pa­rar lla­ma­ti­vas ofren­das, que ya no so­lo se re­ser­van pa­ra las cei­bas sa­gra­das. En los «re­cién na­ci­dos» en la Re­gla de Ocha: los ja­wós que van de blanco im­pe­ca­ble, con sus co­lla­res y pul­se­ras de co­lo­res de cuen­tas mi­nús­cu­las. En los de­vo­tos de San Lá­za­ro cum­plien­do pro­me­sas en re­co­no­ci­mien­to por la gra­cia que se les ha con­ce­di­do, arro­pa­dos con tra­jes de yu­te, te­ji­do vin­cu­la­do con el cul­to a es­ta dei­dad...

Fue San Lá­za­ro el san­to del ca­to­li­cis­mo al cual los es­cla­vos iden­ti­fi­ca­ron co­mo Ba­ba­lú Ayé que, al igual que su oris­ha, po­seía po­de­res es­pe­cia­les por ser el due­ño de las en­fer­me­da­des y te­ner la ca­pa­ci­dad de cu­rar­las. Por tal mo­ti­vo ca­da 17 de di­ciem­bre la igle­sia del Rin­cón, al sur de La Ha­ba­na, en el mu­ni­ci­pio de Bo­ye­ros, es tes­ti­go de una de las ma­yo­res pe­re­gri­na­cio­nes que se rea­li­zan en el país, pro­ta­go­ni­za­da por de­ce­nas de mi­les de fie­les que la vi­si­tan pa­ra pe­dir o pa­gar al Rey de los Mi­la­gros, co­mo lo iden­ti­fi­can los prac­ti­can­tes de la re­li­gión afro­cu­ba­na, las ofren­das que se le de­ben por ha­ber­le de­vuel­to la sa­lud a al­gún ser que­ri­do.

Pe­ro la transcultu­ración o el sin­cre­tis­mo afro­cu­bano no so­lo es­tá pre­sen­te en la Re­gla de Ocha o santería, de ori­gen yo­ru­ba, sino tam­bién en la Re­gla Con­go, Ma­yom­be o Pa­lo Mon­te; en la Ara­rá (que en­cuen­tra en la ca­pi­tal un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de se­gui­do­res); y en los Aba­kuá, en­ti­dad fra­ter­nal mas­cu­li­na que en Cu­ba ya su­ma más de 180 años de exis­ten­cia, la cual na­ció co­mo sím­bo­lo de re­sis­ten­cia en Re­gla, la tie­rra por don­de en­tra­ron los es­cla­vos arran­ca­dos de Áfri­ca.

Es es­te pue­blo ul­tra­ma­rino el mis­mo que ado­ra, ade­más, a la Vir­gen de Re­gla, pro­cla­ma­da pa­tro­na del lu­gar desde el 23 de di

ciem­bre de 1714. En ese mu­ni­ci­pio que lle­va su nom­bre, ca­da 7 de sep­tiem­bre, tras la mi­sa en el San­tua­rio Na­cio­nal de Nues­tra Se­ño­ra de Re­gla, se ce­le­bra una pro­ce­sión de la ima­gen de es­ta dei­dad de tez ne­gra y ves­ti­do azul, que en la re­li­gión yo­ru­ba equi­va­le a Ye­ma­yá, madre de la vi­da y de to­dos los oris­has, pro­tec­to­ra de la bahía de La Ha­ba­na. En­ton­ces no re­sul­ta ex­tra­ño que den­tro de la mul­ti­tud tam­bién es­tén quie­nes le rin­den ho­no­res con sus co­lla­res, pul­se­ras, ve­las, mu­ñe­cas de piel ne­gra…

Una jor­na­da des­pués, el 8 de sep­tiem­bre, lle­ga el día de la Vir­gen de la Ca­ri­dad del Cobre, pe­ro asi­mis­mo el de Os­hún, la dio­sa de la es­pi­ri­tua­li­dad, la sen­sua­li­dad, el amor y la fe­mi­ni­dad. Aun­que es en San­tia­go de Cu­ba, en el po­bla­do del Cobre, don­de ra­di­ca su San­tua­rio Na­cio­nal, en Cen­tro Ha­ba­na, en la ca­pi­tal, la pa­tro­na de Cu­ba tam­bién tie­ne su igle­sia, su mo­ra­da, don­de es ve­ne­ra­da tan­to por ca­tó­li­cos co­mo por cre­yen­tes en cul­tos afro­cu­ba­nos.

Desde ha­ce si­glos, el 15 de agos­to, día de Nues­tra Se­ño­ra de la Asun­ción, las ca­lles al­re­de­dor del par­que de la Igle­sia, en Gua­na­ba­coa, se col­ma de gen­te de­seo­sa de pre­sen­ciar el pa­so de la Vir­gen, a quie­nes los po­bla­do­res de la vi­lla acu­den cuan­do es­tán ne­ce­si­ta­dos de am­pa­ro.

Pe­ro, co­mo en el res­to de la ciu­dad, en Gua­na­ba­coa los cul­tos afro­cu­ba­nos tie­nen un especial arrai­go. Por ello en cual­quier zo­na es fácil en­con­trar es­ta­ble­ci­mien­tos pri­va­dos don­de se ven­den ob­je­tos re­li­gio­sos, o cien­tos de ca­sas que te «mi­ran» con un ojo del que sa­le una len­gua tras­pa­sa­da por un pu­ñal... Da igual si se tra­ta de una man­sión en el Ve­da­do o Mi­ra­mar o de una vi­vien­da más hu­mil­de en el Ce­rro, Ma­ria­nao o La Li­sa: las pro­ba­bi­li­da­des de que en sus in­te­rio­res ha­lles va­sos es­pi­ri­tua­les, ve­las, he­rra­du­ras, ca­zue­las, al­ta­res, ofren­das… no son po­cas, por­que así es La Ha­ba­na, una ur­be don­de so­bran tam­bo­res pa­ra dar to­ques de san­to, en los cua­les los oris­has acep­tan gus­to­sos un buen ron ro­cia­do y el po­de­ro­so hu­mo de un ta­ba­co bien cu­bano. •

En el pue­blo ul­tra­ma­rino de Re­gla, la vir­gen ne­gra pro­tec­to­ra de la bahía de La Ha­ba­na fue pro­cla­ma­da pa­tro­na desde el 23 de di­ciem­bre de 1714

Ca­da 17 de di­ciem­bre, la igle­sia del Rin­cón, al sur de La Ha­ba­na, en el mu­ni­ci­pio de Bo­ye­ros, es tes­ti­go de una de las ma­yo­res pe­re­gri­na­cio­nes que se rea­li­zan en el país, pro­ta­go­ni­za­da por de­ce­nas de mi­les de fie­les que la vi­si­tan pa­ra pe­dir o pa­gar ofren­das que se le de­ben al Rey de los Mi­la­gros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.