Co­lo­sos del 500

EL ARRI­BO DEL QUIN­TO CEN­TE­NA­RIO HA SI­DO UN PRE­TEX­TO PA­RA DE­VOL­VER­LE EL ES­PLEN­DOR A UNA CIU­DAD QUE ES OR­GU­LLO DE LOS CU­BA­NOS. DE­CE­NAS DE OBRAS SE HAN ACO­ME­TI­DO DE CA­RÁC­TER SO­CIAL, HIS­TÓ­RI­CO, CUL­TU­RAL, ECO­NÓ­MI­CO… EX­CE­LEN­CIAS SE ACERCA A AQUE­LLAS QUE MÁS H

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / MAX AGUI­LE­RA / LEO­NEL NO­DAL FO­TOS / RO­LAN­DO PU­JOL

«Una exal­ta­ción del Olim­po al uni­ver­so cu­bano». Eso es lo que re­pre­sen­ta el Ca­pi­to­lio Na­cio­nal, sím­bo­lo in­dis­cu­ti­ble de La Ha­ba­na cin­co ve­ces cen­te­na­ria, pa­ra el Dr. Eu­se­bio Leal, His­to­ria­dor de la Ciu­dad. Así ex­pre­só en una re­cien­te entrevista que con­ce­die­ra a raíz de que fi­nal­men­te la obra ar­qui­tec­tó­ni­ca más mo­nu­men­tal de res­tau­ra­ción que se ha en­fren­ta­do en los úl­ti­mos tiem­pos fi­nal­men­te se des­nu­da­ra la lin­ter­na y que su cú­pu­la en­cen­die­ra, jus­to la no­che del 10 de oc­tu­bre de 2019, coin­ci­dien­do con la fe­cha del ini­cio de las Gue­rras de In­de­pen­den­cia de Cu­ba.

Po­co an­tes del cie­rre de agos­to cuan­do Leal, ar­tí­fi­ce y principal im­pul­sor de la re­vi­ta­li­za­ción del Cen­tro His­tó­ri­co, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por de­cla­ra­ción de la UNES­CO, ha­bía es­ta­do pre­sen­te, acom­pa­ña­do por el pue­blo ha­ba­ne­ro, en el mo­men­to en que la cú­pu­la se des­po­jó de las te­las que la cu­brían pa­ra mos­trar, an­te el asom­bro de la mul­ti­tud, las nue­vas plan­chas con lá­mi­nas de oro apli­ca­das –re­me­mo­ran­do los tiem­pos de la fun­da­ción–, y que sus­ti­tu­ye­ron aque­llas de cobre muy da­ña­das por la in­tem­pe­rie y los dis­tin­tos fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos.

Donación que lle­gó de Ru­sia, los 16 ner­vios del que se to­ma co­mo el mayor do­mo de ca­pi­to­lio del mun­do (91,73 m), así co­mo la res­tau­ra­ción y re­cu­bri­mien­to de la gi­gan­tes­ca es­ta­tua de La Re­pú­bli­ca con ca­pas de oro de 24 qui­la­tes fue­ron asu­mi­dos por 20 es­pe­cia­lis­tas de la na­ción eu­ro­asiá­ti­ca, ex­per­tos en el ar­te de do­rar me­ta­les.

In­mue­ble im­pre­sio­nan­te, todo allí evo­ca a Cu­ba y Amé­ri­ca se­gún pa­la­bras del His­to­ria­dor. «El mam­bí se trans­for­ma en un hé­roe del pan­teón grie­go o vi­ce­ver­sa, desde el elo­gio del escudo na­cio­nal has­ta el elo­gio de las pro­vin­cias, o los nom­bres in­cam­bia­bles de las sa­las: Ji­ma­gua­yú, Ba­ra­guá, Guái­ma­ro, las fi­gu­ras de Simón Bo­lí­var, Be­ne­mé­ri­to de Las Amé­ri­cas, y de Be­ni­to Juá­rez».

Gra­cias a la te­naz y pa­cien­te la­bor res­tau­ra­do­ra de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad, hoy el Ca­pi­to­lio Na­cio­nal lu­ce las ga­las de los tiem­pos de su inau­gu­ra­ción: lo mis­mo en su in­te­rior que en sus be­llos jar­di­nes, que re­cuer­dan aque­llos que di­se­ñó el ur­ba­nis­ta fran­cés Jean Clau­de Fo­res­tier. Más que mu­seo, ha de­ve­ni­do en tem­plo de cul­to a la Pa­tria. En él se ha res­ca­ta­do todo aque­llo que dio sen­ti­do a su mag­ni­fi­cen­cia, cuan­do se eri­gió ocu­pan­do el lu­gar de la Es­ta­ción de Vi­lla­nue­va, que en­la­za­ba La Ha­ba­na con Güi­nes, a tra­vés del fe­rro­ca­rril.

En ape­nas tres años y 50 días se reali­zó es­ta cons­truc­ción de 13 484 m², que ocu­pó un área to­tal de 43 418 m², don­de se ha­lla la es­tre­lla de már­mo­les en cu­yo cen­tro un dia­man­te (hoy una réplica), la cual mar­ca el ki­ló­me­tro ce­ro de la Ca­rre­te­ra Cen­tral. Es jus­to su de­re­cha que se lo­ca­li­za el He­mi­ci­clo Nor­te, don­de ra­di­ca la Asam­blea Na­cio­nal del Po­der Po­pu­lar, ade­más del Sa­lón Bai­re, con su at­mós­fe­ra re­na­cen­tis­ta, y el Sa­lón Bo­lí­var, con­ser­va­do in­tac­to con sus fa­bu­lo­sos es­pe­jos ve­ne­cia­nos y la ele­gan­cia re­fi­na­da de la Fran­cia na­po­leó­ni­ca.

Por la ga­le­ría pos­te­rior se en­cuen­tran los sa­lo­nes Ya­ra y Ji­ma­gua­yú. Ha­cia el cen­tro, el ves­tí­bu­lo de la im­po­nen­te bi­blio­te­ca Mar­tí. Si­guien­do ha­cia el ala sur apa­re­cen sa­lo­nes co­mo el Dua­ba y el Guái­ma­ro, y más ade­lan­te, el He­mi­ci­clo Sur. En la par­te ba­ja de la es­ca­li­na­ta principal, im­pre­sio­na la Tum­ba del Mam­bí Des­co­no­ci­do: me­re­ci­do ho­me­na­je a quie­nes lu­cha­ron por la li­ber­tad de la Pa­tria.

EN­TRE LA VIE­JA Y LA DEL CEN­TRO

En la cua­dra siguiente, rum­bo ha­cia el Ma­le­cón, ca­mi­nan­do por Pra­do, apa­re­ce el con­cu­rri­do Bou­le­vard San Ra­fael, de­li­mi­tan­do al Gran Tea­tro de La Ha­ba­na Ali­cia Alon­so. Re­ci­be al vi­si­tan­te, uno de los tres tó­tems que se han dis­pues­to a lo lar­go del tra­yec­to pa­ra brin­dar la siem­pre útil in­for­ma­ción.

Bajo el am­pa­ro del es­ta­tal Fon­do Cu­bano de Bie­nes Cul­tu­ra­les (FCBC), ar­tis­tas y ar­te­sa­nos (35 en to­tal) han he­cho su­yo tam­bién mu­chos de los es­pa­cios, tras la re­con­ver­sión de aque­llos muy de­te­rio­ra­dos en su es­truc­tu­ra ci­vil y en los ser­vi­cios que pres­ta­ban. Es el ca­so de Dou­glas Lu­cas, con sus fan­tás­ti­cas crea­cio­nes ex­clu­si­vas en bron­ce y cobre; y del or­fe­bre Al­ber­to Va­lla­da­res que con sus pie­zas en pla­ta le ha pues­to su se­llo a la jo­ye­ría Pra­ga; o de Kenia Áva­los Lozada acom­pa­ña­da por Du­niesky Her­nán­dez Pé­rez, quie­nes tra­ba­jan la ma­de­ra, el me­tal, y se han de en­car­ga­do de Tin­taha­ba­na so­lu­cio­nes, el lu­gar de las lám­pa­ras, los ban­cos, los co­ji­nes, las bol­sas... Tam­bién de Luis Al­ber­to Ami­go, el de la tien­da grá­fi­kA­mi­go, idea­da pa­ra po­ner al al­can­ce ob­je­tos de pa­pe­le­ría co­mo en­vol­to­rios de regalos, úti­les es­co­la­res, tar­je­tas, et­cé­te­ra.

Todo lo an­te­rior vie­ne a re­don­dear lo que tiem­po atrás ha­bían ini­cia­do pro­yec­tos es­tre­cha­men­te vin­cu­la­dos a la cul­tu­ra co­mo la ga­le­ría Co­lla­ge Ha­ba­na, el Es­tu­dioTa­ller Bru­zón y la tien­da Ar­te Ha­ba­na. Con ellos y con nue­vos es­pa­cios que se han in­cor­po­ra­do, in­clu­so pa­ra más allá de lo mer­can­til, in­ci­dir en la for­ma­ción de di­fe­ren­tes ofi­cios. De esa ma­ne­ra lo pen­só, por ejem­plo, Jo­sé Er­nes­to Agui­le­ra, quien en Hu­mi­do­res Ha­ba­na no úni­ca­men­te ofer­ta­rá sus de es­tu­ches de ma­de­ras pre­cio­sas pa­ra con­ser­var los pu­ros, sino que ha apos­ta­do por una ex­pe­rien­cia de mayor al­can­ce so­cial.

En lo que an­tes era una tien­da de pro­duc­tos in­dus­tria­les na­ció el Ba­zar fran­cés, con­ce­bi­do pa­ra la ven­ta de ali­men­tos li­ge­ros, es­pe­cí­fi­ca­men­te una am­plia va­rie­dad de en­tre­pa­nes (mol­de, ba­guet­te, crois­sant…). Si­mi­lar su­ce­dió con el si­tio don­de aho­ra lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción, El Al­mi­ran­te, que en sus tres ni­ve­les da ca­bi­da a un bar de ta­pas y un res­tau­ran­te es­pa­ñol.

Gra­cias a la te­naz y pa­cien­te la­bor

res­tau­ra­do­ra de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad, hoy el Ca­pi­to­lio Na­cio­nal lu­ce las ga­las de los

tiem­pos de su inau­gu­ra­ción

Aho­ra la tien­da In­do­chi­na se ha des­ti­na­do a la co­mer­cia­li­za­ción de su­ve­ni­res re­la­cio­na­dos con el aniver­sa­rio 500, y Asia de­jó de ser una fe­rre­te­ría pa­ra de­di­car­se a las con­fec­cio­nes que lle­ven la mar­ca Pe­dro´s, so­bre todo la re­co­no­ci­da gua­ya­be­ra, mien­tras que Ha­ba­na Light le ha de­vuel­to la magia al si­tio don­de al­gu­na vez es­tu­vie­ron dos ci­nes mí­ti­cos: el Dú­plex y el Rex, pa­ra re­don­dear la for­ma a las lu­mi­na­rias de neón que el clien­te sue­ñe, o pa­ra dar­le man­te­ni­mien­to o re­pa­ra­ción y mon­ta­je, por­que es­te gru­po ha apos­ta­do en gran­de tan­to que se ve con un bar y una ca­fe­te­ría, y has­ta or­ga­ni­zan­do fu­tu­ros con­cier­tos.

En­sam­ble. Mo­bi­lia­rio e in­terio­ris­mo, la pro­pues­ta del di­se­ña­dor Omar Da­vid Pé­rez pa­ra el Bou­le­vard de San Ra­fael, con­tri­bu­ye a en­tre­gar­nos otra ima­gen com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a aque­lla, ver­da­de­ra­men­te de­plo­ra­ble, que an­tes lu­cía. El ne­go­cio de Omar Da­vid son los mue­bles y los pro­duc­tos de pe­que­ño for­ma­to pa­ra el ho­gar.

Re­ma­tan­do las cin­co cua­dras que con­for­man el pa­so pea­to­nal se ha­lla Ga­liano, a la cual se lle­ga de­jan­do atrás la li­bre­ría, que en sus ni­ve­les su­pe­rio­res al­ber­ga­rá ins­ta­la­cio­nes de Ar­tex, en­cla­va­da en la ve­cin­dad del par­que Fe del Va­lle. Fue la ca­lle­que tie­ne co­mo nom­bre ofi­cial Ave­ni­da de Ita­lia, la que le ha­ce ho­no­res a su de­no­mi­na­ción sir­vien­do de ga­le­ría al ai­re li­bre a las 14 cons­te­la­cio­nes de lu­mi­na­rias que re­ci­bió la ciu­dad, gra­cias a la coope­ra­ción con la Agen­cia pa­ra el In­ter­cam­bio Cul­tu­ral y Eco­nó­mi­co (Ai­cec) en­tre La Ha­ba­na y Tu­rín, así co­mo al apo­yo téc­ni­co y la co­la­bo­ra­ción de la Fun­da­ción Tu­rín Mu­seos.

Desde el pa­sa­do 30 de oc­tu­bre el alum­bra­do ar­tís­ti­co de la ciu­dad de To­rino tie­ne su réplica per­fec­ta en la Ciu­dad Ma­ra­vi­lla. Es es­te un es­pec­tácu­lo que se rea­li­za desde fi­na­les de oc­tu­bre de 1998 en aquel país y don­de pue­den dis­fru­tar­se las obras de crea­do­res de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal. Acá, en La Ha­ba­na, de se­gu­ro sor­pren­de­rán a quie­nes de­ci­dan vi­si­tar el Ba­rrio Chino, otros de los desafíos que asu­mie­ron el go­bierno y el Partido de la ca­pi­tal.

No po­dría ser de otra ma­ne­ra, cuan­do se tra­ta de un cén­tri­co rin­cón ur­bano de en­cuen­tro con le­yen­das, cos­tum­bres, sa­bo­res y el es­plen­dor de la pre­sen­cia «tro­pi­ca­li­za­da» de la más ri­ca cul­tu­ra asiá­ti­ca, de­ve­ni­da com­po­nen­te esen­cial de la pe­cu­liar iden­ti­dad ca­ri­be­ña del cu­bano. Se­gún da­tos es­ti­ma­dos por el res­pe­ta­do his­to­ria­dor Ju­lio Le Ri­ve­rend, en­tre 1848 y 1874 en­tra­ron a Cu­ba 150 000 chi­nos, in­clu­yen­do los que eran in­tro­du­ci­dos de ma­ne­ra clan­des­ti­na. So­lo 1 887 re­gre­sa­ron a su pa­tria des­pués de cum­plir con­tra­tos.

Por las ca­lles del Ba­rrio Chino to­da­vía se pa­sean, en sus la­bo­res ha­bi­tua­les, an­cia­nos in­te­gran­tes de la co­mu­ni­dad, en tan­to al­gu­nos de mu­cho más edad pa­san las horas en las so­cie­da­des, con­ver­san­do con sus pai­sa­nos o su­mi­dos en si­len­cio­sas me­di­ta­cio­nes. Los re­to­ños de esas vie­jas ge­ne­ra­cio­nes, la ma­yo­ría jó­ve­nes chino-cu­ba­nos, he­re­de­ros de ofi­cios y tra­di­cio­nes, ma­ne­jan bue­na par­te de los ne­go­cios exis­ten­tes en esa vi­bran­te co­mu­ni­dad.

La ta­rea de re­cu­pe­rar la to­ta­li­dad de las ca­lles e ins­ta­la­cio­nes to­ma­rá tiem­po y cuan­tio­sos re­cur­sos. No obs­tan­te, ya se lo­gró com­ple­tar la res­tau­ra­ción del lla­ma­do Cu­chi­llo de Zan­ja, es­tre­cha ca­lle­jue­la dia­go­nal. Es­tá po­bla­da de res­tau­ran­tes, una casa de té, un be­llo jar­dín de bon­sáis, tien­das y bu­ró de in­for­ma­ción, en­tre otras atrac­cio­nes. Es­ta par­te es con­si­de­ra­da co­mo el co­ra­zón de la ba­rria­da.

En la ac­tua­li­dad, el ba­rrio se extiende a lo lar­go de las ar­te­rias Zan­ja y Dra­go­nes, li­mi­ta­do al oes­te por la ca­lle Escobar has­ta Amis­tad, don­de se le­van­ta el Pór­ti­co Chino, que da la bien­ve­ni­da a los vi­si­tan­tes que se acer­can desde el Cen­tro His­tó­ri­co.

A fi­na­les del ve­rano, ter­mi­na­ron en lo esen­cial las obras del vis­to­so Cu­chi­llo de Zan­ja, que aho­ra mues­tra un pór­ti­co de en­tra­da de tí­pi­co estilo chino en la es­qui­na de Ra­yo y Zan­ja, y se extiende has­ta cho­car con San Ni­co­lás, don­de se al­za un vis­to­so edi­fi­cio de

La ta­rea de re­cu­pe­rar la to­ta­li­dad de las ca­lles e ins­ta­la­cio­nes to­ma­rá tiem­po y cuan­tio­sos re­cur­sos. No obs­tan­te, ya se lo­gró com­ple­tar la res­tau­ra­ción del lla­ma­do Cu­chi­llo de Zan­ja, es­tre­cha ca­lle­jue­la dia­go­nal

tres plan­tas, se­de del Ins­ti­tu­to Con­fu­cio, el cual desa­rro­lla ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas e im­par­te cla­ses de la an­ces­tral len­gua asiá­ti­ca.

Du­ran­te una vi­si­ta del pre­si­den­te de los de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros, Mi­guel Díaz-Ca­nel Ber­mú­dez, se in­for­mó que las obras con­clui­das abar­can la re­pa­ra­ción de las re­des hi­dráu­li­cas, eléc­tri­cas, te­le­fó­ni­cas y de gas; la pin­tu­ra de la fa­cha­da de cin­co man­za­nas a la re­don­da del lu­gar, así co­mo el arre­glo de las ca­lles con ado­qui­nes y pa­vi­men­ta­ción de ace­ras de 34 cua­dras, lo cual ofrece una ima­gen muy aco­ge­do­ra.

En sus in­me­dia­cio­nes tam­bién se en­cuen­tra una Casa de las Tra­di­cio­nes que ate­so­ra do­cu­men­tos y ob­je­tos ar­tís­ti­cos, ade­más de ser­vir de cen­tro de re­fe­ren­cias. Des­ta­ca ade­más la Es­cue­la Cu­ba­na de Wus­hu, que to­dos los días de la se­ma­na, día y no­che, ofrece cur­sos y en­tre­na­mien­tos de ar­tes mar­cia­les y otros ele­men­tos de esa ri­ca cul­tu­ra.

NUE­VA VI­DA

No so­lo el Mer­ca­do Úni­co o Mer­ca­do de Cua­tro Caminos es el pro­yec­to de gran en­ver­ga­du­ra que se acomete en esa zo­na de La Ha­ba­na don­de ini­cian o fi­na­li­zan va­rios mu­ni­ci­pios, se­gún se mi­re. So­lo se ne­ce­si­ta atra­ve­sar la ca­lle Cris­ti­na pa­ra aden­trar­se en el Mu­seo del Fe­rro­ca­rril de Cu­ba, el guar­dián de una co­lec­ción de an­ti­guas lo­co­mo­to­ras de va­por en desuso, que son pa­ra en­vi­diar, y que res­tau­ra­das no so­lo ya pue­den ser ad­mi­ra­das, y has­ta mon­ta­das, ima­gi­nán­do­se el con­duc­tor de estas má­qui­nas de la épo­ca en que, por allá por 1837, Cu­ba cla­si­fi­có co­mo el sép­ti­mo país del mun­do (pri­me­ro de Iberoaméri­ca) en ex­plo­tar el ca­mino de hie­rro.

La ins­ta­la­ción que aho­ra sir­ve de se­de a es­te in­tere­san­te mu­seo es la úni­ca so­bre­vi­vien­te de las tres gran­des es­ta­cio­nes fe­rro­via­rias que exis­tie­ron en La Ha­ba­na en el si­glo XIX. Nom­bra­da

Cris­ti­na, se eri­gió pri­me­ro en ma­de­ra, an­tes de ex­pe­ri­men­tar im­por­tan­tes mo­di­fi­ca­cio­nes has­ta lle­gar a nues­tros días en que, co­mo par­te de su ob­je­to so­cial, con­ta­rá con tec­no­lo­gía mo­der­na y con una sa­la cien­tí­fi­co-técnica pa­ra con­sul­ta y lec­tu­ra, ade­más de un área des­ti­na­da al fe­rro­mo­de­lis­mo y un es­pa­cio re­pre­sen­ta­ti­vo del cen­tro de ope­ra­cio­nes de un je­fe de es­ta­ción, a la usanza de los pri­me­ros años del si­glo XX. Mo­nu­men­to Na­cio­nal, desde el 1ro. de ju­lio de 2012 se in­te­gró a la red de ins­ti­tu­cio­nes de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de La Ha­ba­na.

Tam­bién lo es el Cas­ti­llo de San­to Do­min­go de Ata­rés, la for­ta­le­za mi­li­tar ro­dea­da por un fo­so pe­ri­me­tral, que el al­to man­do es­pa­ñol de­ter­mi­nó le­van­tar en el si­glo XVIII, tras la to­ma de La Ha­ba­na por los in­gle­ses, que du­ró 11 lar­gos me­ses. De ese mo­do, el Cas­ti­llo de Ata­rés, co­mo po­pu­lar­men­te se le co­no­ce, jun­to a La Ca­ba­ña y el Cas­ti­llo del Prín­ci­pe, se in­te­gra­ron al sis­te­ma de­fen­si­vo de La Ha­ba­na, que con an­te­rio­ri­dad con­for­ma­ban los cas­ti­llos de La Fuer­za, San Sal­va­dor de la Pun­ta y Tres Re­yes del Mo­rro, cons­trui­dos por los co­lo­nos es­pa­ño­les pa­ra pro­te­ger la ciu­dad y con­ver­tir­la en una pla­za inex­pug­na­ble.

Con el in­ge­nie­ro Sil­ves­tre Abar­ca a la ca­be­za se cons­tru­yó tan importante com­ple­jo que, aun­que nun­ca en­tró en com­ba­te, se fue de­te­rio­ran­do se­ria­men­te en la me­di­da en que se usó co­mo se­de de la guar­dia presidenci­al, pri­sión (aquí eran ase­si­na­dos los opo­si­to­res du­ran­te la dic­ta­du­ra del ge­ne­ral Ge­rar­do Ma­cha­do) y uni­dad mi­li­tar, has­ta que aho­ra, por fin, abre al pú­bli­co trans­for­ma­da co­mo la ma­yo­ría de las for­ta­le­zas es­pa­ño­las de La Ha­ba­na.

Será po­si­ble en bue­na me­di­da por la la­bor que ha lle­va­do a ca­bo el equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que con­du­ce el in­ge­nie­ro Nés­tor Sad Ro­drí­guez, es­pe­cia­lis­ta principal de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor, quien ad­mi­te que nun­ca an­tes se ha­bía en­fren­ta­do a un re­to de es­ta mag­ni­tud.

En lo ade­lan­te el Cas­ti­llo de Ata­rés re­ci­bi­rá al pú­bli­co con­ver­ti­do en un mu­seo de si­tio, es de­cir, la principal ex­hi­bi­ción que ha­rá se­rán sus al­tos va­lo­res co­mo pa­tri­mo­nio in­mue­ble y cul­tu­ral, ex­pli­có el ex­per­to, a pe­sar de que en sus seis bó­ve­das se

Con el in­ge­nie­ro Sil­ves­tre Abar­ca a la ca­be­za se cons­tru­yó tan importante com­ple­jo que aho­ra, por fin, abre al pú­bli­co trans­for­ma­do en mu­seo co­mo la ma­yo­ría de las for­ta­le­zas es­pa­ño­las de La Ha­ba­na

ex­pon­drán di­ver­sas mues­tras, co­mo la ti­tu­la­da El ingenio de Leo­nar­do da Vin­ci, que pa­tro­ci­na­da por la fun­da­ción ita­lia­na Anth­ro­pos, desde el 2012 es­tu­vie­ra en el Con­ven­to de San Fran­cis­co de Asís. So­lo que aho­ra las cerca de 100 pie­zas con­ce­bi­das por ar­te­sa­nos e in­ge­nie­ros ita­lia­nos han en­con­tra­do su si­tio ideal en la for­ta­le­za.

Sig­ni­fi­ca­ti­vos ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos han sor­pren­di­do a los trabajador­es, co­mo ha­ber en­con­tra­do el si­tio exac­to don­de los es­pa­ño­les pro­te­gían el ar­ma­men­to y las mu­ni­cio­nes; o aquel don­de pre­sun­ta­men­te se ha­lla­ba la cocina. Aho­ra es di­fí­cil de­ter­mi­nar, di­ce Nes­tor, cuá­les son las ori­gi­na­les en­tre las ga­ri­tas que coronan los vér­ti­ces del cas­ti­llo y que, co­mo es­te, tie­nen for­ma he­xa­go­nal, pues, «por ra­zo­nes que des­co­no­ce­mos, dos de ellas ya no exis­tían y tu­vi­mos que re­pro­du­cir­las».

Otro enor­me desafío fue re­cu­pe­rar la es­ca­le­ra de la pe­que­ña pla­za de armas cen­tral, pues los blo­ques de can­te­ría que la com­po­nen es­ta­ban afec­ta­dos de ma­ne­ra severa. «Hu­bo que ex­traer es­ca­lón por es­ca­lón y vi­rar­los, pa­ra sa­car al ex­te­rior la par­te que per­ma­ne­cía pro­te­gi­da desde ha­ce si­glos», des­ta­ca Sad Ro­drí­guez, aun­que cree que exi­gió mu­cho más de ellos re­cons­truir el puen­te le­va­di­zo, uti­li­zan­do el sis­te­ma ori­gi­nal, con el cual le arrebatan a la cien­fue­gue­ra For­ta­le­za de Nues­tra Se­ño­ra de los Án­ge­les de Ja­gua el mé­ri­to de po­seer el úni­co en el país que fun­cio­na per­fec­ta­men­te.

OTRAS MA­RA­VI­LLAS

No en­tra en­tre los asom­bros ar­qui­tec­tó­ni­cos de la in­ge­nie­ría mi­li­tar co­lo­nial, pe­ro la Fin­ca de los Mo­nos es otras de las ma­ra­vi­llas que re­na­cen con el im­pul­so de las ce­le­bra­cio­nes por los 500 años de la Vi­lla de San Cris­tó­bal, que ha per­mi­ti­do que en la otro­ra Quin­ta de las De­li­cias, en el re­par­to Pa­la­tino, cobre vi­da un pro­me­te­dor par­que tec­no­ló­gi­co. Su fin es ac­ti­var en los pe­que­ños las an­sias de sa­ber, de apren­der, al tiem­po que se di­vier­ten, ha di­cho a Ex­ce­len­cias Iván Ba­rre­to, di­rec­tor de la Em­pre­sa de In­for­má­ti­ca y Me­dios Au­dio­vi­sua­les (CINESOFT), en­car­ga­da del pro­yec­to.

Será es­te un pa­la­cio idea­do pa­ra ni­ños y jó­ve­nes que en sus jue­gos po­drán au­xi­liar­se de la in­for­má­ti­ca y la elec­tró­ni­ca, pe­ro que tam­bién atra­pa­rá a to­da la fa­mi­lia que en­con­tra­rá más ra­zo­nes pa­ra amar y pro­te­ger el me­dioam­bien­te, in­sis­te Ba­rre­to. Aquí in­ter­ac­tua­rán con tec­no­lo­gías de pri­mer ni­vel, co­no­ce­rán más de las cien­cias, pe­ro so­bre todo apren­de­rán de la na­tu­ra­le­za, di­jo.

Pro­yec­to de desa­rro­llo lo­cal del mu­ni­ci­pio del Ce­rro, con­vo­ca­rá a mu­chos in­tere­sa­dos en las pro­yec­cio­nes de la sa­la de cine 12D, en los jue­gos de me­sas, en el fút­bol y las ca­rre­ras de au­tos, en los si­mu­la­do­res del avión ATR, que a su vez aco­ge­rá una he­la­de­ría, o de los co­ches de tre­nes…, mien­tras tie­nen al al­can­ce di­ver­sos ser­vi­cios gas­tro­nó­mi­cos.

En­tre la po­de­ro­sa ve­ge­ta­ción que rei­na en la an­ti­gua man­sión es­ta­rán los mo­nos ani­ma­tró­ni­cos o ar­ti­cu­la­dos am­bien­tan­do las áreas ex­te­rio­res, jun­to a los otros rea­li­za­dos por re­co­no­ci­dos ar­tis­tas cu­ba­nos, pa­ra de esa ma­ne­ra no que­den dudas de que se tra­ta del Par­que Tec­no­ló­gi­co Fin­ca de los Mo­nos. El mon­ta­je de los pri­me­ros re­ca­yó en es­pe­cia­lis­tas chi­nos, al igual que los que tu­vie­ron a su car­go ins­ta­lar los di­no­sau­rios en el Par­que Fo­res­tal, del Gran Par­que Me­tro­po­li­tano de La Ha­ba­na.

Ese cons­ti­tui­rá un es­pa­cio que atrae­rá a todo el pú­bli­co, sin im­por­tar se­xo, ni edad, pues no que­rrán per­der­se po­ner­se en con­tac­to con esos ani­ma­les gi­gan­tes­cos, de has­ta 12 m de al­tu­ra, que des­apa­re­cie­ron de la tie­rra ha­ce millones de años. Una ex­pe­rien­cia si­mi­lar se pro­du­jo en La Ha­ba­na, en las cer­ca­nías del Par­que Al­men­da­res, pe­ro en­ton­ces era una ex­po­si­ción iti­ne­ran­te; las nue­vas ad­qui­si­cio­nes se man­ten­drán en ese lu­gar es­pec­ta­cu­lar de ma­ne­ra per­ma­nen­te.

El Par­que Tec­no­ló­gi­co Fin­ca de los Mo­nos es un pro­yec­to de desa­rro­llo lo­cal que be­ne­fi­cia­rá al mu­ni­ci­pio del Ce­rro, don­de es­tá en­cla­va­do

LA RE­SU­RREC­CIÓN DEL «ÚNI­CO»

Cua­tro caminos: Mon­te, Cris­ti­na, Ma­ta­de­ro y Arro­yo con­du­cen a uno de los pun­tos más en­tra­ña­bles de La Ha­ba­na, jus­to allí don­de con­ver­gen tres mu­ni­ci­pios: Cen­tro Ha­ba­na, Ce­rro y Ha­ba­na Vie­ja, el an­ti­guo Mer­ca­do Ge­ne­ral de Abas­tos y Con­su­mo. Co­mo ha­ce casi cien años, de se­gu­ro po­drá se­guír­se­le lla­man­do «Úni­co», por­que no ha­brá en to­da la ciu­dad uno si­mi­lar que le pue­da ha­cer com­pe­ten­cia.

Des­pués de más de un lus­tro de ex­ten­sa res­tau­ra­ción, el Mer­ca­do de Cua­tro Caminos re­abre y re­co­bra esa vi­ta­li­dad que tan­to ex­tra­ña­ron los ca­pi­ta­li­nos. Cuen­tan quie­nes lo vi­vie­ron, que aque­lla su­per­fi­cie de po­co más de 11 000 m2 era siem­pre un her­vi­de­ro de gen­te, que ja­más des­can­sa­ba. Al­re­de­dor de un pa­tio cen­tral se dis­tri­buían los pues­tos de ven­ta en es­ta edi­fi­ca­ción de estilo ecléc­ti­co, con sus cua­tro fa­cha­das que per­mi­tían el ac­ce­so al in­te­rior. Sus ar­cos prin­ci­pa­les, co­ro­na­dos por dos enor­mes cuer­nos de la abun­dan­cia eran el anun­cio de que en sus dos plan­tas se pro­du­cía una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción del co­mer­cio. Así fue desde que el Ayun­ta­mien­to de La Ha­ba­na se lo con­ce­die­ra a Al­fre­do Hor­ne­do y Suá­rez, quien lo ope­ró du­ran­te tres dé­ca­das tras en­car­gar­se de le­van­tar­lo.

Al igual que Ca­pi­to­lio Na­cio­nal, el Ma­le­cón, el Mo­rro, Cop­pe­lia, la Pla­za de la Re­vo­lu­ción…, la Pla­za de Cua­tro Caminos cons­ti­tu­ye un sím­bo­lo en­tra­ña­ble. Víc­ti­ma del pe­río­do especial, se vio obli­ga­da a ce­rrar por el al­to gra­do de de­te­rio­ro que mos­tra­ba su in­mue­ble de po­de­ro­sas co­lum­nas. Hu­bo un mo­men­to en que su preo­cu­pan­te es­ta­do cons­truc­ti­vo so­lo per­mi­tía que se uti­li­za­ra una pe­que­ña por­ción pa­ra la ven­ta de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios, pues desde mu­cho an­tes la se­gun­da plan­ta, que an­ta­ño ofre­cía ser­vi­cios gas­tro­nó­mi­cos, li­mi­tó su ac­ce­so.

Fue en el año 2013 que el equi­po de in­ver­sio­nes de la Cor­po­ra­ción CIMEX S.A, so­cie­dad mer­can­til asu­mió el cos­to de la re­cu­pe­ra­ción, con el pro­pó­si­to de lue­go en­car­gar­se de su pos­te­rior ma­ne­jo. Ex­pli­ca Do­lo­res Díaz Ál­va­rez, in­ver­sio­nis­ta principal de la obra, que el tra­ba­jo que se em­pren­dió siem­pre tu­vo en cuen­ta res­pe­tar los va­lo­res his­tó­ri­cos y ar­qui­tec­tó­ni­cos de la edi­fi­ca­ción (y de pa­so se eli­mi­na­ron todas las trans­for­ma­cio­nes in­de­bi­das que exis­tían), so­bre todo las fa­cha­das, los cua­tro ac­ce­sos ori­gi­na­les y las es­ca­le­ras, y, al mis­mo tiem­po, que esa tradición se com­bi­na­ra con mo­der­ni­dad, pues, por ejem­plo, el mer­ca­do ya rehabilita­do se ges­tio­na­rá con una pla­ta­for­ma in­te­li­gen­te que con­tro­la­rá el clima y la elec­tri­ci­dad, su­mi­nis­tra­da en casi un 60 % por pa­ne­les so­la­res.

Fue ne­ce­sa­rio an­tes de eje­cu­tar las pri­me­ras in­ter­ven­cio­nes, aco­tó Do­lo­res, lle­var ade­lan­te un pro­ce­so de es­tu­dio, el cual re­ca­yó en la Em­pre­sa Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Apli­ca­das (ENIA), del Mi­nis­te­rio de la Cons­truc­ción.

Unos 550 trabajador­es se in­ser­ta­rán en las dos plan­tas, rea­li­zan­do di­fe­ren­tes fun­cio­nes. En la pri­me­ra es­ta­rán ubi­ca­dos un mer­ca­do per­te­ne­cien­te a la ca­de­na CIMEX, una li­co­re­ría, una con­fi­te­ría, los al­ma­ce­nes del edi­fi­cio y es­pa­cios pa­ra el ser­vi­cio de cuen­ta­pro­pis­tas. En la se­gun­da po­drá ha­llar­se una mo­der­na tien­da de ar­tícu­los pa­ra el ho­gar, una ca­fe­te­ría y al­gu­nas ofi­ci­nas. Todo lo re­la­cio­na­do con los pro­duc­tos agro­pe­cua­rios se con­cen­tra­rá en la fa­cha­da de la ca­lle Ma­ta­de­ro y par­te de Cris­ti­na (tam­bién pa­ra las flo­res y los ta­lle­res pa­ra el arre­glo de equi­pos elec­tro­do­més­ti­cos), don­de se dis­pon­drá un mo­bi­lia­rio fun­cio­nal, ca­paz de real­zar la ima­gen, la lim­pie­za y la fres­cu­ra de vian­das y hor­ta­li­zas. En di­fe­ren­tes pun­tos se ha­bi­li­ta­rán guar­da­bol­sos, bu­roes de in­for­ma­ción, ser­vi­cios sa­ni­ta­rios, áreas de in­ter­ac­ción so­cial y de des­can­so, et­cé­te­ra.

De esa ma­ne­ra, el po­pu­lar Mer­ca­do de Cua­tro Caminos re­ci­bi­rá su cen­te­na­rio en 2020, lleno otra vez de vi­da, des­pués de más de un lus­tro de ex­ten­sa res­tau­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.