Ge­me­los Di­gi­ta­les: un uso con­vin­cen­te pa­ra si­mu­la­cio­nes en da­tos de IoT

Ima­gi­ne­mos que co­no­ce­mos bien un ob­je­to cuan­do ini­cia su ac­ti­vi­dad, que po­de­mos me­dir­la, las fuer­zas que se le apli­can y que po­de­mos si­mu­lar có­mo reac­cio­na y cam­bia. En es­te ca­so, he­mos crea­do un “Ge­me­lo Di­gi­tal” de nues­tro ob­je­to.

IT Now Rep. Dominicana - - FUTURE -

Con­si­de­re­mos los ele­men­tos es­truc­tu­ra­les crí­ti­cos de un avión, en el que se eva­lúa la fa­ti­ga real me­dian­te la eli­mi­na­ción de pie­zas de la ae­ro­na­ve y la rea­li­za­ción de exá­me­nes de ra­yos X. ¿Qué pa­sa­ría si nues­tro Ge­me­lo Di­gi­tal pa­ra un avión en par­ti­cu­lar pu­die­se pre­de­cir con exac­ti­tud lo que ve­ría­mos sin obli­gar­nos a re­ti­rar el ob­je­to y ha­cer una ra­dio­gra­fía? Los ge­me­los di­gi­ta­les han si­do apli­ca­dos a las ae­ro­na­ves du­ran­te al­gún tiem­po, pe­ro aho­ra su uso es­tá a pun­to de ex­plo­tar gra­cias al In­ter­net of Things (IoT) y la dis­po­ni­bi­li­dad de una enor­me ca­pa­ci­dad de cálcu­lo pa­ra rea­li­zar las si­mu­la­cio­nes. Asis­tí a un gru­po de de­ba­te so­bre el te­ma Ge­me­los Di­gi­ta­les en una con­fe­ren­cia a prin­ci­pios de es­te año y me lla­mó la aten­ción el ni­vel de in­te­rés en­tre aque­llos que no pa­re­cían te­ner una ne­ce­si­dad apre­mian­te. No es de ex­tra­ñar, da­do que es­ta tec­no­log a fi­gu­ra en la lis­ta de las 10 prin­ci­pa­les tendencias tec­no­ló­gi­cas

Pen­sar en Ge­me­los Di­gi­ta­les re­quie­re con­si­de­rar las po­si­bi­li­da­des que tie­ne la gran ad­qui­si­ción de da­tos cuan­do se com­bi­na con ob­je­tos de mo­de­la­do “en el cam­po”. Al­fon­so Ve­lo­sa, Gart­ner.

es­tra­té­gi­cas de Gart­ner. Gart­ner pre­di­ce que mi­les de mi­llo­nes ten­drán Ge­me­los Di­gi­ta­les en los pró­xi­mos años, en gran par­te gra­cias a la enor­me can­ti­dad de dis­po­si­ti­vos IoT in­ter­co­nec­ta­dos, a la ali­men­ta­ción de da­tos en tiem­po real y a la po­ten­cia in­for­má­ti­ca ma­si­va de los cen­tros de da­tos pa­ra re e io nar so­bre lo que ellos sig­ni­fi­can. are­ce que es­ta­mos a pun­to de con­fiar en los eme­los Di­gi­ta­les pa­ra mo­de­lar la reali­dad fí­si­ca con gran pre­ci­sión. Apo­lo 13 Cuan­do sur­ge el te­ma de Ge­me­los Di­gi­ta­les, no pue­do evi­tar pen­sar en el “ge­me­lo fí­si­co” dis­po­ni­ble du­ran­te la cri­sis del Apo­lo 13. Es­to fue dra­ma­ti­za­do en la pe­lí­cu­la del mis­mo nom­bre, cuan­do las par­tes “dis­po­ni­bles pa­ra los as­tro­nau­tas” fue­ron arro­ja­das so­bre una me­sa, con la de­man­da de que los in­ge­nie­ros en el te­rreno en­con­tra­ran una so­lu­ción y la re­trans­mi­tie­ran a la na­ve es­pa­cial an­tes de que los as­tro­nau­tas se que­da­ran sin oxí­geno. Eso fue ha­ce ca­si 50 años. La NASA ha rea­li­za­do nu­me­ro­sas si­mu­la­cio­nes pa­ra com­pren­der sus ob­je­tos que de­fi ni­ti­va­men­te van más allá de nues­tro al­can­ce a me­di­da que via­jan a tra­vés de nues­tro

sis­te­ma so­lar. Se po­dría de­cir que tie­nen el pro­ble­ma fi­nal de no po­der exa­mi­nar el ob­je­to “real” ni te­ner un gran in­te­rés en lo que un Ge­me­lo Di­gi­tal pue­de de­cir­les.

Mi­chael Grie­ves, de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, es­cri­bió por pri­me­ra vez so­bre el con­cep­to usan­do la ter­mi­no­lo­gía Ge­me­lo Di­gi­tal ha­ce más de una dé­ca­da. Pen­sar en Ge­me­los Di­gi­ta­les re­quie­re con­si­de­rar las po­si­bi­li­da­des que tie­ne la gran ad­qui­si­ción de da­tos cuan­do se com­bi­na con ob­je­tos de mo­de­la­do “en el cam­po”. ¿Po­de­mos pre­de­cir de me­jor for­ma las fa­llas? Sí. ¿Po­de­mos cam­biar el uso de los ob­je­tos pa­ra ha­cer­los más efec­ti­vos? Sí. ¿Qué usos adi­cio­na­les sur­gi­rán de es­te con­cep­to? ¡Se­rá in­tere­san­te de ver! ¿Ge­me­lo Di­gi­tal re­du­ce la ne­ce­si­dad de desa­rro­lla­do­res de dis­po­si­ti­vos? Un in­for­me de Fo­rres­ter ex­pli­có por qué la tec­no­lo­gía del ge­me­lo di­gi­tal de­be­ría ser una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra los equi­pos de de­sa­rro­llo y có­mo mi­ni­mi­za la de­pen­den­cia de con­jun­tos de ha­bi­li­da­des de de­sa­rro­llo al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­dos. Las pla­ta­for­mas de IoT que ad­mi­ten la tec­no­lo­gía del ge­me­lo di­gi­tal se­rán cru­cia­les pa­ra que los desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes en­tre­guen pro­yec­tos, por lo cual los equi­pos de de­sa­rro­llo de las em­pre­sas que im­ple­men­ten es­tas ini­cia­ti­vas de­be­rían con­ver­tir­las en una pie­za cen­tral de sus es­tra­te­gias, sos­tie­ne un in­for­me re­cien­te­men­te ac­tua­li­za­do de Fo­rres­ter. La tec­no­lo­gía del ge­me­lo di­gi­tal eli­mi­na dos obs­tá- cu­los pa­ra los desa­rro­lla­do­res que tra­ba­jan en es­tos pro­yec­tos: velocidad y com­ple­ji­dad, pues aís­la a los desa­rro­lla­do­res de back-end de la com­ple­ji­dad en el de­sa­rro­llo de la in­for­má­ti­ca de pun­ta, lo que re­quie­re un co­no­ci­mien­to de pro­gra­ma­ción in­te­gra­da y pro­to­co­los de co­mu­ni­ca­ción es­pe­cia­li­za­dos. Al igual que en el de­sa­rro­llo de apli­ca­cio­nes mó­vi­les, las pla­ta­for­mas IoT que ad­mi­ten ge­me­los di­gi­ta­les brin-

Gart­ner pre­di­ce que mi­les de mi­llo­nes ten­drán Ge­me­los Di­gi­ta­les en los pró­xi­mos años, en gran par­te gra­cias a la enor­me can­ti­dad de dis­po­si­ti­vos IoT in­ter­co­nec­ta­dos, a la ali­men­ta­ción de da­tos en tiem­po real y a la po­ten­cia in­for­má­ti­ca ma­si­va de los cen­tros de da­tos pa­ra re­fle­xio­nar so­bre lo que ellos sig­ni­fi­can.

dan la “fuen­te prin­ci­pal” pa­ra co­nec­tar, pro­te­ger y ad­mi­nis­trar los dis­po­si­ti­vos y res­pal­dar rá­pi­da­men­te los pro­duc­tos co­nec­ta­dos. El uso de una plataforma de IoT que ad­mi­ta la tec­no­lo­gía ge­me­la di­gi­tal re­du­ce la ne­ce­si­dad de desa­rro­lla­do­res de dis­po­si­ti­vos al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­dos. “El ge­me­lo di­gi­tal crea un agra­da­ble me­ca­nis­mo de abs­trac­ción pa­ra es­tos desa­rro­lla­do­res.” El vi­ce­pre­si­den­te y ana­lis­ta prin­ci­pal de Fo­rres­ter, e rey am­mond quien tie­ne dos dé­ca­das de ex­pe­rien­cia en el te­ma, di­jo en una en­tre­vis­ta. “Per­mi­te a ca­da desa­rro­lla­dor ha­cer el tra­ba­jo que quie­re sin te­ner que preo­cu­par­se por to­do el sis­te­ma.” El de­sa­rro­llo de pro­duc­tos co­nec­ta­dos es di­fí­cil, por­que re­quie­re la con­ver­gen­cia de dos es­fe­ras de de­sa­rro­llo di­fe­ren­tes. Los que tra­ba­jan en los sis­te­mas fron­ta­les—dis­po­si­ti­vos en la fron­te­ra de la red—, que tie­nen ex­pe­rien­cia en hard­wa­re in­te­gra­do y pro­to­co­los de co­mu­ni­ca­ción es­pe­cia­li­za­dos, tra­di­cio­nal­men­te se han cen­tra­do en la efi­cien­cia ope­ra­ti va. Los desa­rro­lla­do­res back-end, por otro la­do, se en­fo­can en la in­te­gra­ción y el aná­li­sis de da­tos pa­ra ren­de­ri­zar­lo en un for­ma­to de con­su­mi­bles que pro­por­cio­ne la in­for­ma­ción al ne­go­cio. Se­gún el in­for­me, el ge­me­lo di­gi­tal es la ins­tan­cia­ción de un ob­je­to fí­si­co real en una for­ma di­gi­tal abs­traí­da, que ac­túa co­mo un proxy pa­ra to­das las co­mu­ni­ca­cio­nes a un dis­po­si­ti­vo real. “El ace­le­ra­dor di­gi­tal do­ble ace­le­ra el de­sa­rro­llo de IoT”. Las pla­ta­for­mas con mar­cos que in­clu­yen la tec­no­lo­gía ge­me­la di­gi­tal pro­por­cio­nan va­rios be­ne­fi­cios co­mo la de­tec ción de la co­nec­ti­vi­dad in­ter­mi­ten­te del dis­po­si­ti­vo, la ca­pa­ci­dad de ad­mi­nis­trar ac­tua­li­za­cio­nes y reini­cios de dis­po­si­ti­vos inalám­bri­cos, el so­por­te in­te­gra­do pa­ra pro­to­co­los IoT que au­to­má­ti­ca- mente ge­ne­ran API y el so­por­te pa­ra los es­tán­da­res de fac­to emer­gen­tes ac­tuan­do co­mo un an­cla de al­go­rit­mos espec fi­cos pa­ra la op­ti­mi­za­ción e in­te­gra­ción de ac­ti­vos y la ca­pa­ci­dad de abs­traer to­po­lo­gías de au­to­ma­ti­za­ción pa­ra ace­le­rar la res­pues­ta del aná­li­sis. Los in­ves­ti­ga­do­res des­ta­can las ca­pa­ci­da­des de sie­te pla­ta­for­mas que ad­mi­ten va­ria­cio­nes de un con­cep­to do­ble di­gi­tal: AWS IoT, C3 IoT, IBM Wat­son IoT, GE Pre­dix, Mi­cro­soft Azu­re Ser­vi­ce Fa­bric, PTC’s Thin­gWorx y SAP IoT Ap­pli­ca­tion Ena­ble­ment. am­mond con­si­de­ra que la adop­ción de es­tas pla­ta­for­mas se di­vi­de en dos ca­te­go­rías. Pa­ra IoT in­dus­trial, los clien­tes bus­can a sus “ti­tu­la­res”, co­mo SAP, GE y Mi­cro­soft. Pa­ra dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos, com­pa­ñías co­mo C3 IoT y Ama­zon li­de­ran el ca­mino. Co­mo tal, la in­ter­ope­ra­bi­li­dad en­tre es­tas pla­ta­for­mas se­rá ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te, ya que las in­dus­trias intensivas en ac­ti­vos no com­pra­rán to­do a un pro­vee­dor di­jo am­mond. In­clu­so con la tec­no­lo­gía pa­ra po­ten­ciar­lo, unir a los dos gru­pos de desa­rro­lla­do­res se­rá un desaf o. omo tal am mond ve que los es­pe­cia­lis­tas di­gi­ta­les y agencias de di­se­ño que en­ca­be­za­ron los es­fuer­zos de de­sa­rro­llo de apli­ca­cio­nes mó­vi­les to­man ro­les si­mi­la­res en el de­sa­rro­llo de IoT.

“Y a me­di­da que los ca­sos em­pre­sa­ria­les se vuel­van más com­ple­jos, el gru­po di­gi­tal y la or­ga­ni­za­ción de ope­ra­cio­nes ne­ce­si­ta­rán tra­ba­jar jun­tos,” agre­gó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.