FE Y ACON­TE­CER “Sá­cia­nos de tu mi­se­ri­cor­dia, Se­ñor”

Listin Diario - - OPINIÓN - CAR­DE­NAL NI­CO­LÁS DE JESÚS LÓ­PEZ RO­DRÍ­GUEZ

XXVIII Do­min­go del Tiem­po Or­di­na­rio – 14 de oc­tu­bre, 2018 a) Del li­bro de la Sa­bi­du­ría 7,7-11. os li­bros sa­pien­cia­les, de los cua­les es par­te el de la sa­bi­du­ría, for­man uno de los gru­pos de li­bros bí­bli­cos con per­fil pro­pio, ne­ta­men­te dis­tin­to de la li­te­ra­tu­ra pro­fé­ti­ca, de los cuer­pos le­ga­les y de las obras na­rra­ti­vas. Es­te li­bro es el más im­por­tan­te tra­ta­do de “teo­lo­gía po­lí­ti­ca” del An­ti­guo Tes­ta­men­to, o si se pre­fie­re es un tra­ta­do so­bre la jus­ti­cia en el go­bierno, con ar­gu­men­ta­ción teo­ló­gi­ca y orientación doc­tri­nal.

En los ver­sos del 7 al 14 el rey Sa­lo­món su­pli­ca la sa­bi­du­ría y ex­pli­ca có­mo la ad­qui­rió, su ori­gen y na­tu­ra­le­za, “su­pli­qué y se me dio la pru­den­cia, in­vo­qué y vino a mí el es­pí­ri­tu de Sa­bi­du­ría”. Al­gu­nos au­to­res ven en es­tos ver­sos una po­si­ble alu­sión al sue­ño de Sa­lo­món cuan­do se en­con­tra­ba en Ga­baón (1 Re­yes, ca­pí­tu­lo 3).

Se pre­sen­ta la Sa­bi­du­ría co­mo fru­to de la ora­ción y es­ti­ma­da más que to­dos los bie­nes: la be­lle­za, la sa­lud y la luz eran al­gu­nos de los va­lo­res más es­ti­ma­dos por los grie­gos. No po­de­mos ol­vi­dar que en es­te li­bro hay una con­jun­ción de cul­tu­ras: la grie­ga y la se­mi­ta. El au­tor co­no­ce la cul­tu­ra fi­lo­só­fi­ca grie­ga, es­pe­cial­men­te su co­rrien­te es­toi­ca.

El sa­bio afir­ma que Dios es la fuen­te de la sa­bi­du­ría ver­da­de­ra, la cual es des­cu­bri­mien­to de la me­di­da jus­ta de to­das las reali­da­des. Su luz des­cu­bre la ver­dad so­bre los bie­nes y va­lo­res. Es re­ve­la­ción de Dios, que lo ha­ce ver to­do en trans­pa­ren­cia ha­cia Él. Lo pe­que­ño co­bra gran­de­za cuan­do mues­tra su hue­lla. La Sa­bi­du­ría es un don que, co­mo to­dos, cuan­to más se re­par­te, más se ob­tie­ne de él.

Lb) De la car­ta a los He­breos

4, 12-13.

Co­mo he­mos di­cho los des­ti­na­ta­rios de es­ta car­ta eran los he­breos, o sea los ju­díos con­ver­ti­dos al cris­tia­nis­mo. En es­ta bre­ve lec­tu­ra, la ex­hor­ta­ción del au­tor no po­día que­dar­se en los pe­li­gros del ca­mino. La mar­cha, aun­que di­fí­cil es­tá ilu­mi­na­da por la me­ta: la pro­me­sa del des­can­so. Esa fue, en reali­dad, la pro­me­sa he­cha al pue­blo ju­dío. Pe­ro cuan­do ya eran due­ños de la tie­rra, la Pa­la­bra de Dios los si­guió ex­hor­tan­do a la fi­de­li­dad y a no en­du­re­cer el co­ra­zón pa­ra po­der en­trar un día en el des­can­so sa­bá­ti­co.

El au­tor ex­hor­ta a la co­mu­ni­dad a pe­re­gri­nar, cons­cien­te de que le acom­pa­ña Cris­to, pues es con la Pa­la­bra del Se­ñor con la que po­de­mos ca­mi­nar y ha­cer fren­te a to­dos los pe­li­gros y vi­ci­si­tu­des del ca­mino. La Pa­la­bra que es co­mo es­pa­da de do­ble fi­lo que lle­ga has­ta lo más pro­fun­do de nues­tro ser y co­no­ce nues­tros pen­sa­mien­tos, sen­ti­mien­tos, de­bi­li­da­des. Es­ta bue­na no­ti­cia ya anun­cia­da al pue­blo ju­dío, es la que se nos anun­cia e in­vi­ta a re­ci­bir­la y a que nos com­pro­me­ta­mos con ella por la fe en Cris­to Jesús. c) Del Evan­ge­lio se­gún

San Mar­cos 10, 17-30.

A quie­nes es­ta­mos fa­mi­lia­ri­za­dos con los Evan­ge­lios nos re­sul­tan su­ma­men­te alec­cio­na­do­ras las es­ce­nas que nos pre­sen­tan los evan­ge­lis­tas, co­mo la de es­te do­min­go, en la que se iden­ti­fi­can tres par­tes bien de­fi­ni­das: En­cuen­tro de un jo­ven ri­co con Jesús (vv.17-22); en­se­ñan­za de Jesús a sus dis­cí­pu­los so­bre la ri­que­za, di­fi­cul­tad pa­ra en­trar en el Reino de los cie­los (vv.2327) y las re­nun­cias de los ver­da­de­ros dis­cí­pu­los (vv. 28-30).

El jo­ven ri­co pre­gun­ta a Jesús: “Maes­tro bueno ¿Qué ha­ré pa­ra he­re­dar la vi­da eter­na? Jesús enu­me­ra los man­da­mien­tos de la Ley de Dios. Él di­ce ha­ber­los cum­pli­do des­de pe­que­ño. En­ton­ces Jesús, ca­ri­ño­sa­men­te, le aña­de al­go que to­da­vía le fal­ta por cum­plir: “Ven­de lo que tie­nes, da­le el di­ne­ro a los po­bres –así ten­drás un te­so­ro en el cie­loy lue­go sí­gue­me”.

Re­fie­re San Mar­cos la reac­ción del in­ter­lo­cu­tor de Jesús: “a es­tas pa­la­bras, él frun­ció el ce­ño y se mar­chó pe­sa­ro­so, por­que era muy ri­co”. Co­mo pue­de ver­se, Jesús le pro­po­ne dos eta­pas a re­co­rrer con­se­cu­ti­va­men­te, pa­ra en­trar en el Reino de Dios: los man­da­mien­tos y la po­bre­za vo­lun­ta­ria. So­la­men­te com­ple­tan­do el se­gun­do pa­so, se ac­ce­de a la cla­ve del ver­da­de­ro se­gui­mien­to, se lle­ga a la ca­te­go­ría de dis­cí­pu­lo de Jesús.

El desen­la­ce de la es­ce­na le brin­da a Jesús la opor­tu­ni­dad de ins­truir a sus dis­cí­pu­los so­bre el pe­li­gro de las ri­que­zas y la ne­ce­si­dad de la re­nun­cia o des­pren­di­mien­to de los bie­nes te­rre­nos pa­ra al­can­zar el Reino de Dios. Pues te­ner al­ma de ri­co, es de­cir, “po­ner la pro­pia con­fian­za en el di­ne­ro” y en lo que se po­see, su­po­ne una di­fi­cul­tad tan gran­de pa­ra ese ob­je­ti­vo co­mo el pa­so de un ca­me­llo por el ojo de una agu­ja. Re­frán po­pu­lar o hi­pér­bo­le orien­tal evi­den­te, que ex­pre­sa bien lo di­fí­cil de es­ta si­tua­ción.

El avi­so de Jesús so­bre los pe­li­gros de la ri­que­za no es so­la­men­te pa­ra los ri­cos de he­cho, sino pa­ra to­dos los que quie­ran ser dis­cí­pu­los su­yos y he­re­dar la sal­va­ción de Dios en­tran­do en su Reino. Es una en­se­ñan­za pa­ra to­dos, pues to­dos de al­gu­na ma­ne­ra te­ne­mos “al­ma de ri­co”, in­clui­dos los po­bres que son co­di­cio­sos, ava­ros y ape­ga­dos a lo po­co que po­seen. A to­dos los ni­ve­les so­cia­les se bus­ca el di­ne­ro, fre­cuen­te­men­te con es­pí­ri­tu de co­di­cia, y se po­ne en él la con­fian­za más que en Dios, en­du­re­cien­do los co­ra­zo­nes co­mo le pa­só al jo­ven ri­co del evan­ge­lio.

Pe­ro, co­mo di­ce Jesús, afor­tu­na­da­men­te to­do es po­si­ble pa­ra Dios, Él es ca­paz de ha­cer ma­ra­vi­llas en quien le abre su co­ra­zón to­tal­men­te. Quien se des­pren­de de to­do y se va­cía de sí mis­mo an­te Él, po­drá com­pren­der que no le fal­ta na­da e in­clu­so an­da so­bra­do. La po­bre­za es una con­sig­na de Jesús pa­ra to­dos cuan­tos quie­ren se­guir­lo y no al­go re­ser­va­do a un gru­po de­ter­mi­na­do.

A to­dos los dis­cí­pu­los de Jesús se nos pide una ac­ti­tud de po­bre­za y sen­ci­llez afec­ti­va y efec­ti­va. La en­se­ñan­za de Jesús no pa­tro­ci­na la mi­se­ria y el sub­de­sa­rro­llo co­mo cli­ma ideal pa­ra el Reino de Dios y su jus­ti­cia, sino el des­pren­di­mien­to que sa­be con­for­mar­se con lo ne­ce­sa­rio y com­par­tir con los de­más lo que se tie­ne, sin aca­pa­rar ni in­cu­rrir en la ido­la­tría del di­ne­ro co­mo bien su­pre­mo.

La rea­li­za­ción y fe­li­ci­dad per­so­nal no pue­den ad­qui­rir­se ni com­prar­se con to­do el di­ne­ro del mun­do. El mis­mo Jesús ya lo des­cu­brió ha­ce dos mil años cuan­do, al ha­blar de las con­di­cio­nes pa­ra se­guir­le a Él, di­jo: “¿De qué le sir­ve a un hom­bre ga­nar el mun­do en­te­ro, si ma­lo­gra su vi­da? ¿O que po­drá dar pa­ra re­co­brar­la?” (Mt.16, 26). De­jar lo que se tie­ne pa­ra se­guir a Je­su­cris­to es una con­di­ción bá­si­ca cris­tia­na, con ri­que­zas ad­he­ri­das a nues­tro co­ra­zón es im­po­si­ble en­trar en el Reino de los Cie­los. Fuen­te: Luis Alon­so Schö­kel: La Bi­blia de Nues­tro Pue­blo. B. Ca­ba­lle­ro: En las Fuen­tes de la Pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.