Tur­bas y em­bar­gos

Listin Diario - - OPINIÓN - Luis En­car­na­ción Pi­men­tel PU­BLI­CA TO­DOS LOS SÁ­BA­DO

La prác­ti­ca de los em­bar­gos ile­ga­les, que se am­pa­ran so­lo en la fuer­za de tur­bas irra­cio­na­les y en pro­ce­di­mien­tos vi­cia­dos que re­fuer­za la creen­cia de que es­ta­mos fren­te a un sis­te­ma ju­di­cial co­rrup­to e in­jus­to, no ha des­apa­re­ci­do del es­ce­na­rio na­cio­nal, pues si­gue dan­do de qué ha­blar. Se ha que­ri­do aca­bar con ese ti­po de ac­cio­nes des­me­di­das y abu­si­vas que, ba­jo la di­rec­triz de abo­ga­dos ines­cru­pu­lo­sos y con cóm­pli­ces en áreas ju­di­cia­les y po­li­cia­les, to­man de sor­pre­sa a eje­cu­ti­vos de ho­te­les, due­ños de vi­vien­das, a em­pre­sas o per­so­nas car­gan­do con to­do, pe­ro el in­teres por el di­ne­ro -sin im­por­tar vías su­cias y da­ñi­nas- ha po­di­do más que los es­fuer­zos ins­ti­tu­cio­na­les. El miér­co­les pa­sa­do fui­mos tes­ti­gos de uno de esos in­ten­tos de “pa­lo ase­cha­do” que se qui­so dar en uno de los apar­ta­men­tos del Re­si­den­cial Pe­dro Hen­rí­quez Ure­ña, fren­te al Ban­co Ade­mi y la em­ba­ja­da de Is­rael, con do­cu­men­tos irre­gu­la­res, con un al­gua­cil que es­ta­ba can­ce­la­do y con el apo­yo de más de una vein­te­na de ci­vi­les ar­ma­dos que to­ma­ron por asal­to y man­tu­vie­ron por va­rias ho­ras en as­cuas a una co­mu­ni­dad de más de ochen­ta fa­mi­lias, al­gu­nos de cu­yos miem­bros son per­so­nas no­ta­bles, y en­tre los que hay de avan­za­da edad. Los ner­vios de mu­cha gen­te es­tu­vie­ron de pun­ta por lar­go tiem­po y el ries­go de que ocu­rrie­ra una des­gra­cia siem­pre es­tu­vo pre­sen­te. Suer­te a la efec­ti­vi­dad del sis­te­ma 911, que en­vió a la uni­dad po­li­cial des­ta­ca­da en la zo­na de La Es­pe­ri­lla y que, aun­que con una ac­ti­tud muy pa­si­va y per­mi­si­va fren­te a unos in­va­so­res que lle­ga­ron po­nien­do en pe­li­gro vi­das y bie­nes de mu­chos re­si­den­tes que no te­nían na­da que ver con un con­flic­to par­ti­cu­lar, fue cla­ve pa­ra que no co­rrie­ra la san­gre y el em­bar­go irre­gu­lar en pla­nes no se eje­cu­ta­ra. Los in­tru­sos neu­tra­li­za­ron el por­tón de en­tra­da al Re­si­den­cial, que­rían car­gar con dos vehícu­los pro­pie­dad de una fa­mi­lia de ar­tis­tas muy re­co­no­ci­dos del lu­gar, que no te­nían que ver con el in­ci­den­te, in­gre­sa­ron a una de las to­rres y subie­ron has­ta el pi­so del apar­ta­men­to que que­rían vio­len­tar. Si los agen­tes po­li­cia­les ya es­ta­ban ahí, ¿por qué no sa­ca­ron a los ex­tra­ños del lu­gar -co­mo le pi­die­ron al­gu­nos ve­ci­nos- y por qué los de­ja­ron en­trar a un área co­mún y to­mar as­cen­so­res y es­ca­le­ras? El Cons­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ció que no se dé la fuer­za pú­bli­ca pa­ra los em­bar­gos ju­di­cia­les, pe­ro fal­ta un ma­nual ur­gen­te pa­ra la ac­ción efi­cien­te de la Po­li­cía lla­ma­da a auxiliar o pre­ve­nir, pa­ra no de­jar a em­pre­sas y per­so­nas a mer­ce­dad de la fuer­za del “ti­gue­ra­je” –o de chant­ga­je- usa­da en los em­bar­gos ile­ga­les. Hay que cor­tar con eso, can­ce­lán­do­les el exe­quá­tur a los abo­ga­dos que usan esas cla­ques y mé­to­dos su­cios, co­mo en el ca­so (¿)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.