Tur­kía di­ce te­ner imá­ge­nes del ase­si­na­to de pe­rio­dis­ta

UN EQUI­PO DE HOM­BRES LO HA­BRÍA TOR­TU­RA­DO, ASE­SI­NA­DO Y DES­MEM­BRA­DO

Listin Diario - - LAS MUNDIALES - (EFE) Was­hing­ton

(+) Khas­hog­gi des­apa­re­ció el pa­sa­do día 2, tras en­trar en el con­su­la­do sau­dí pa­ra re­co­ger do­cu­men­tos ofi­cia­les ne­ce­sa­rios pa­ra la bo­da con su no­via tur­ca.

El Go­bierno tur­co le ha di­cho a fun­cio­na­rios de EEUU que dis­po­ne de gra­ba­cio­nes de ví­deo y au­dio que de­mues­tran que el pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi fue ase­si­na­do en el con­su­la­do de Ara­bia Sau­dí en Es­tam­bul, ha re­ve­la­do el Was­hing­ton Post. Por otro la­do, Riad ex­pre­só su apo­yo al anun­cio de Tur­quía de es­ta­ble­cer un equi­po con­jun­to de tra­ba­jo pa­ra es­cla­re­cer las cir­cuns­tan­cias de la des­apa­ri­ción del pe­rio­dis­ta.

En las gra­ba­cio­nes se mues­tra que Kas­hog­gi, co­lum­nis­ta del Was­hing­ton Post crí­ti­co con el Go­bierno sau­dí, fue de­te­ni­do en el con­su­la­do por un equi­po de se­gu­ri­dad, que des­pués le ma­tó y des­mem­bró su cuer­po, di­ce el dia­rio, que ci­ta co­mo fuen­tes a fun­cio­na­rios tur­cos y es­ta­dou­ni­den­ses. Khas­hog­gi des­apa­re­ció el pa­sa­do día 2, tras en­trar en el con­su­la­do sau­dí pa­ra re­co­ger unos do­cu­men­tos ofi­cia­les ne­ce­sa­rios pa­ra su bo­da con su no­via tur­ca.

El dia­rio, en su pá­gi­na web, des­ta­ca que en par­ti­cu­lar la gra- ba­ción de au­dio “pro­por­cio­na al­gu­nas de las prue­bas más per­sua­si­vas y es­pan­to­sas de que el equi­po sau­dí es res­pon­sa­ble de la muer­te de Khas­hog­gi”.

“La gra­ba­ción de voz des­de el in­te­rior de la em­ba­ja­da ex­po­ne lo que le su­ce­dió a Ja­mal des­pués de su en­tra­da”, di­jo una fuen­te co­no­ce­do­ra de la gra­ba­ción y que no qui­so re­ve­lar su iden­ti­dad da­da la na­tu­ra­le­za “ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ble” de la in­for­ma­ción de In­te­li­gen­cia. Se­gún esa fuen­te, “se pue­de es­cu­char có­mo fue in­te­rro­ga­do, tor­tu­ra­do y lue­go ase­si­na­do”.

Cer­te­za de su ase­si­na­to

La se­ma­na pa­sa­da, ami­gos de Khas­hog­gi ase­gu­ra­ron te­ner la cer­te­za de que el pe­rio­dis­ta fue ase­si­na­do en el con­su­la­do, e in­clu­so de que su ca­dá­ver fue tro­cea­do y sa­ca­do en ma­le­tas, pe­ro el Go­bierno tur­co no ha co­men­ta­do ofi­cial­men­te esas acu­sa­cio­nes y Riad las nie­ga.

Ade­más, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal co­mien­za a ha­cer ges­tos de pro­tes­ta, aún tí­mi­dos.

Se­gún informa El País, y tras la pe­ti­ción ofi­cial de ex­pli­ca­cio­nes por par­te de Reino Uni­do y Fran­cia, va­rios re­pre­sen­tan­tes de gran­des gru­pos in­for­ma­ti­vos, em­pre­sas fi­nan­cie­ras y com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas de al­can­ce glo­bal se han re­ti­ra­do de una im­por­tan­te con­fe­ren­cia, en Riad, den­tro de diez días, la Fu­tu­re In­vest­ment Ini­tia­ti­ve, to­do un es­ca­pa­ra­te pa­ra el país.

ARCHIVO/LIS­TÍN DIA­RIO

Víc­ti­ma. Ja­mal Kas­hog­gi era co­lum­nis­ta del Was­hing­ton Post y un crí­ti­co con el Go­bierno sau­dí. Ha­bría si­do de­te­ni­do en el con­su­la­do sau­dí, ase­si­na­do y lue­go su cuer­po des­mem­bra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.