Di­ne­ro, sa­bi­du­ría y éxi­to

Es­tas pre­gun­tas po­drán pa­re­cer ex­tra­ñas. Sin em­bar­go, una en­cues­ta co­mo és­ta po­dría re­ve­lar has­ta qué pun­to cree­mos que el di­ne­ro va­le.

Listin Diario - - LA VIDA - Luis Gar­cía Du­bus San­to Do­min­go

Apró­po­si­to del evan­ge­lio de San Mar­cos 10, 17-30

¿Es­ta­ría us­ted dis­pues­to a ven­der to­dos sus hi­jos por dos mi­llo­nes de dó­la­res? ¿Cuán­tos de no­so­tros se­ría­mos ca­pa­ces de ase­si­nar a un des­co­no­ci­do por es­ta mis­ma su­ma? ¿Lo ha­ría us­ted?

Es­tas pre­gun­tas po­drán pa­re­cer ex­tra­ñas. Sin em­bar­go, una en­cues­ta co­mo és­ta po­dría re­ve­lar has­ta qué pun­to cree­mos que el di­ne­ro va­le.

Des­de lue­go, no es al­go que se me ocu­rrió a mí. De he­cho, en EEUU, dos psi­có­lo­gos lla­ma­dos Ed­ward De­ci y Ri­chard Flas­te hi­cie­ron es­ta en­cues­ta y yo ten­go los re­sul­ta­dos. Aquí van: Tres por cien­to de los nor­te­ame­ri­ca­nos es­ta­ría dis­pues­to a ven­der to­dos sus hi­jos, y sie­te por cien­to ma­ta­ría a un des­co­no­ci­do, por esa su­ma. (“Why we do what we do” 1995. Pri­me­ra edi­ción, pá­gi­na 133).

Es­ta­mos de­di­can­do la ma­yor par­te de nues­tros es­fuer­zos a pro­du­cir di­ne­ro, co­mo si és­te fue­ra un bien ab­so­lu­to que pu­die­ra pro­por­cio­nar­nos to­do lo que desea­mos.

¿Es­ta­mos aca­so en lo cier­to? ¿Es el di­ne­ro la so­lu­ción a to­dos los pro­ble­mas y, por tan­to, el bien ma­yor al que de­be­mos as­pi­rar?

Si us­ted se ha atre­vi­do a creer­le a Je­su­cris­to en­con­tra­rá la res­pues­ta en el evan­ge­lio de hoy (Mar­cos 10, 17-30). Léa­lo, y ve­rá us­ted que en él, el Se­ñor di­ce qué es lo que pue­de ha­cer­nos real­men­te exi­to­sos y fe­li­ces.

Co­noz­co una per­so­na que se ha atre­vi­do a creer­le al Se­ñor. ¿Re­sul­ta­do?

Que no es una per­so­na ri­ca en di­ne­ro, pe­ro sí en ami­gos, sí en amor y sí en paz. Que a su fa­mi­lia nun­ca le ha fal­ta­do na­da que no sea lu­jos, y que es una eter­na agra­de­ci­da de que el Se­ñor la ha­ya mi­ra­do un día con ca­ri­ño, y le ha­ya he­cho el in­apre­cia­ble re­ga­lo de su amis­tad per­so­nal.

Co­mo di­ce la pri­me­ra lec­tu­ra de la mi­sa de hoy, esa per­so­na si­gue re­ci­bien­do, “Un es­pí­ri­tu de sa­bi­du­ría”, y “to­dos los de­más bie­nes le han ve­ni­do con ella”. Es­ta es la bue­na no­ti­cia de hoy. El Se­ñor nos mi­ra con ca­ri­ño, y nos quie­re dar a us­ted y a mí ese es­pí­ri­tu de sa­bi­du­ría, un va­lor tan gran­de que “to­do el oro a su la­do es un po­co de are­na, y jun­to a él, la pla­ta va­le lo que el b arro”. .

La pre­gun­ta de hoy ¿es­tá el se­ñor en con­tra de las ri­que­zas?

En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el pe­rió­di­co Ca­mino di­ce el ar­zo­bis­po de Se­vi­lla: “La po­bre­za de Ma­dre Te­re­sa no era des­pre­cio de las co­sas de es­te mun­do, sino va­lo­ra­ción de las per­so­nas”.

Las per­so­nas se­rán siem­pre más im­por­tan­tes que cual­quier otro va­lor (sea és­te di­ne­ro, o po­der, o pla­cer) pa­ra un hom­bre que ha­ya re­ci­bi­do sa­bi­du­ría.

San Pe­dro te­nía su ca­sa, y Mar­ta y Ma­ría te­nían una po­si­ción eco­nó­mi­ca desaho­ga­da.

Lo que sí que­da cla­ro es que só­lo me­dian­te un mi­la­gro po­drá sal­var­se una per­so­na que es­té ape­ga­da a sus ri­que­zas y fun­da­men­te su vi­da en el bie­nes­tar ma­te­rial. Por­que pien­se us­ted: ¿Tie­ne al­gu­na ló­gi­ca que una per­so­na de­di­que 10 ó 12 ho­ras dia­rias pa­ra ga­nar o gas­tar di­ne­ro, mien­tras pien­sa que con 45 mi­nu­tos se­ma­na­les ya es­tá bueno pa­ra Dios?

Éxi­to es prio­ri­zar, y es usar el di­ne­ro con sa­bi­du­ría, ayu­dan­do a los ne­ce­si­ta­dos, pre­fe­ri­ble­men­te sin que ellos lo se­pan.

A Gand­hi le pre­gun­ta­ron quie­nes eran los me­jo­res maes­tros. Él di­jo “Los ni­ños”, yo, (con per­mi­so de Gand­hi) di­go que son los po­bres.

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.