EL RE­TRA­TO DE DORIAN GRAY

Listin Diario - - VENTANA - Rien­zi Pa­red Pé­rez San­to Do­min­go

La ge­nia­li­dad de un es­cri­tor que na­ce en el si­glo XIX y mue­re a tem­pra­na edad en los al­bo­res del co­mien­zo del si­glo XX, es dig­na de aná­li­sis; ya que en po­co tiem­po de su vi­da, pu­do de­jar una es­te­la de gran­des pro­duc­cio­nes li­te­ra­rias. Nos es­ta­mos re­fi­rien­do a Os­car Wil­de quien era un poe­ta y dra­ma­tur­go in­glés don­de mu­chas de sus obras fue­ron adap­ta­das des­de la li­te­ra­tu­ra al sép­ti­mo ar­te.

El afa­ma­do di­rec­tor Ernst Lu­bitsch adap­ta su obra “El aba­ni­co de Lady Win­der­ma­re” en el 1925. Ju­les Das­sin adap­ta la obra “Can­ter­vi­lle” en el 1944. Ale­xan­der Kor­da lle­va al ci­ne la obra “Un ma­ri­do ideal”, en 1947. Otro di­rec­tor fa­mo­so co­mo Ot­to Pre­min­ger adap­ta de nue­vo la obra que Lu­bitsch ha­bía rea­li­za­do en el 1925; pe­ro es­ta vez en la era del ci­ne so­no­ro, en el año 1949. Ant­hony As­quith adap­ta “La im­por­tan­cia de lla­mar­se Er­nes­to”, en el año 1952.

Sin em­bar­go, de to­das las que he men­cio­na­do, exis­te una que ha si­do te­ma de de­ba­te por gran­des eru­di­tos por su te­má­ti­ca vin­cu­la­da al nar­ci­sis­mo ex­tre­mo. Nos es­ta­mos re­fi­rien­do a: “El re­tra­to de Dorian Gray” (1945) di­ri­gi­da por Art­hur Le­win y pro­du­ci­da por la Me­tro Goldwyn Ma­yer.

Dorian Gray es un hom­bre ri­co, jo­ven e in­te­li­gen­te, con una be­lle­za mas­cu­li­na sin igual, pe­ro fá­cil­men­te ma­ni­pu­la­ble. Es­ta de­bi­li­dad le lle­va­rá a lo más pro­fun­do de su mi­se­ria es­pi­ri­tual.

Dorian es­tá po­san­do pa­ra un re­tra­to que le es­tá ha­cien­do su ami­go Ba­sil Hall­ward (Lo­well Gil­mo­re) y ahí co­no­ce a Henry Wot­ton (Geor­ge San­ders) quien le ma­ni­fies­ta que la vi­da hay que vi­vir­la de­di­ca­da al pla­cer. Es de­cir, le pro­po­ne lle­var un es­ti­lo de vi­da he­do­nis­ta.

Dorian se de­ja lle­var por es­te pen­sa­mien­to, y fren­te a una es­ta­tua egip­cia, afir­ma en su de­seo in­terno, el de permanecer her­mo­so y jo­ven, y que a su vez, sea el re­tra­to de él que en­ve­jez­ca y car­gue con to­dos los ma­les. El de­seo se cum­ple.

Mien­tras tan­to, Dorian co­no­ce a Sibyl (Án­ge­la Lans­bury) y co­mien­za un ro­man­ce con ella y en unas se­ma­nas se en­cuen­tran com­pro­me­ti­dos. Pe­ro Dorian se de­ja in­fluen­ciar de nue­vo por Henry Wot­ton, quien le di­ce que pien­se so­la­men­te en él y que vi­va del pla­cer y de su vi­da. Es por ello, que Dorian rom­pe su re­la­ción con Sy­bil y es­ta úl­ti­ma se qui­ta la vi­da. A par­tir de aquí, ya no exis­te vuel­ta atrás y a Dorian no le im­por­ta­rá la vi­da aje­na por­que so­la­men­te se cen­tra­rá en su “yo” co­mo eje cen­tral del uni­ver­so.

En la me­di­da que el pro­ta­go­nis­ta per­ma­ne­ce her­mo­so y jo­ven, su re­tra­to va ad­qui­rien­do un es­ti­lo dia­bó­li­co por el re­bo­te de to­dos sus pe­ca­dos y lu­ju­rias de­sen­fre­na­das. Es­ta feal­dad se re­fle­ja en la fi­gu­ra del cua­dro que ha­bía si­do pin­ta­do al óleo.

Dorian Gray co­mo to­do buen nar­ci­sis­ta, po­see esa sed inago­ta­ble de adu­la­ción que lo lle­va a ser in­ca­paz de re­fle­xio­nar y va­lo­rar la reali­dad.

Es­te in­di­vi­duo vi­ve más preo­cu­pa­do por su ac­tua­ción y el efec­to tea­tral. So­lo exis­te pa­ra él un re­co­no­ci­mien­to por sus ac­cio­nes, por lo que no se da cuen­ta ni le im­por­ta el da­ño que oca­sio­na a to­dos a su al­re­de­dor.

Es una ob­nu­bi­la­ción que po­see por es­ta vi­sión de gran­dio­si­dad de sí mis­mo. Es por ello, que no­ta­mos en el pro­ta­go­nis­ta la ma­ni­pu­la­ción de sus ac­cio­nes pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos. Ca­re­ce, ade­más, de em­pa­tía por­que no se iden­ti­fi­ca con los sen­ti­mien­tos aje­nos; pe­ro so­bre to­do, esa ob­se­si­va gran­de­za cuan­do no la re­ci­be de los de­más, pue­de lle­gar a ma­ni­fes­tar­se en ira o agre­si­vi­dad, tra­yen­do con­se­cuen­cias con to­do lo que le ro­dea.

Es­ta pe­lí­cu­la que fue es­tre­na­da en el año 1945, po­see un buen uso de la pro­fun­di­dad de cam­po en sus pla­nos pa­ra po­der de­fi­nir y cap­tar to­do el en­tra­ma­do que se nos pre­sen­ta en la pan­ta­lla. Ade­más, se uti­li­za un buen uso de la ilu­mi­na­ción; ya que la pe­lí­cu­la va mos­tran­do una au­reo­la mis­te­rio­sa que con­lle­va a po­cos usos de las lu­ces pa­ra dar­le ese to­que os­cu­ro, co­mo el al­ma de Dorian.

“El re­tra­to de Dorian Gray” es una fiel ana­lo­gía del nar­ci­sis­mo in­di­vi­dual en sus di­fe­ren­tes ver­tien­tes. El gran maes­tro y ami­go nues­tro, Don Leon­te Brea, quien es un es­pe­cia­lis­ta de la con­duc­ta hu­ma­na, nos ha­bía ma­ni­fes­ta­do an­te un gru­po de ami­gos, que to­do hom­bre es de por sí nar­ci­sis­ta. La di­fe­ren­cia se­ría el ni­vel de gra­do pa­ra que no lle­gue a lo pa­to­ló­gi­co. Sin em­bar­go, en es­ta obra, di­cha pa­to­lo­gía se ma­ni­fies­ta de ma­ne­ra se­ve­ra del Sú­per Yo, con­lle­van­do a una ma­ni­pu­la­ción de to­do el que le ro­dea con mi­ras a su gran­dio­si­dad.

Muy bue­na pe­lí­cu­la so­bre una de las obras li­te­ra­rias más leí­das to­dos los tiem­pos que tra­ta el com­por­ta­mien­to de la con­duc­ta hu­ma­na, as­pec­to muy com­ple­jo y di­fí­cil de en­ten­der.

ARCHIVO/LIS­TÍN DIA­RIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.