((PA­NO­RA­MA

Pre­si­den­te de Hai­tí tie­ne muy po­cos apos­ta­do­res a su fa­vor

Listin Diario - - PORTADA - San­to Do­min­go ANA­LIS­TA PO­LÍ­TI­CO Re­cha­zo al Pac­to GUARIONEX RO­SA

La si­tua­ción de Hai­tí en el año que ca­si con­clu­ye, ha si­do de una gra­ve­dad tal que las se­gu­ri­da­des de que el pre­si­den­te Jo­ve­nel Moïse pue­da man­te­ner­se en el po­der, pa­ra cum­plir su pe­río­do de cin­co años, son tan in­cier­tas, que tie­ne po­cos apos­ta­do­res a fa­vor.

Moïse se tam­ba­lea en el po­der mien­tras ban­das ar­ma­das con so­fis­ti­ca­dos per­tre­chos se han apo­de­ra­do de ba­rria­das po­pu­la­res, ma­yor­men­te en la ca­pi­tal, Puer­to Prín­ci­pe, don­de siem­bran el te­rror, im­po­nen pre­cio a los se­cues­tros y su ley en­tre los mo­ra­do­res.

Moïse po­dría es­tar en una si­tua­ción mu­cho me­jor, pe­ro su inex­pe­rien­cia política le hace da­ño al mo­men­to de en­ca­rar pro­ble­mas na­cio­na­les de en­ver­ga­du­ra co­mo las re­cien­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes que pe­dían una in­ves­ti­ga­ción so­bre so­bor­nos en el ca­so de Pe­tro­ca­ri­be.

Pa­ra cuan­do el jo­ven pre­si­den­te de 50 años to­mó el po­der en fe­bre­ro del año pa­sa­do, la si­tua­ción de Hai­tí her­vía. Él al­can­zó el pues­to tras las elec­cio­nes de se­gun­da vuel­ta que fue­ron muy re­ñi­das, co­mo el can­di­da­to del Par­ti­do Te­tKa­le del ex­pre­si­den­te Mar­telly.

En una aná­li­sis he­cho en días si­guien­tes a su ju­ra­men­ta­ción se se­ña­ló la inex­pe­rien­cia co­mo par­te de los pro­ble­mas que mer­ma­rían la ca­pa­ci­dad de go­ber­nar del nue­vo Pre­si­den­te, quien en reali­dad no con­tó con la ma­yo­ría de los elec­to­res en la pri­me­ra vuel­ta.

Moïse era la car­ta que te­nía en la man­ga el ex­pre­si­den­te Mar­telly pa­ra evi­tar que casos co­mo el de Pe­tro­ca­ri­be, en el cual se di­ce que hu­bo am­plia co­rrup­ción en el ma­ne­jo de los em­bar­ques pe­tro­le­ros des­de Ve­ne­zue­la a pre­cios por de­ba­jo de los del mer­ca­do.

A Mar­telly le per­se­guían otros car­gos co­mo la ex­ten­di­da co­rrup­ción en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, que so­la­men­te po­drían ha­ber si­do so­bre­seí­dos por una ad­mi­nis­tra­ción com­pla­cien­te y jue­ces que in­ter­pre­ta­ran los in­tere­ses par­ti­da­rios del nue­vo go­bierno.

Ni Mar­telly, ni los otros par­ti­dos de la opo­si­ción, ni los lí­de­res de las em­pre­sas con­ta­ban con que ha­bía una ebu­lli­ción en el seno de las ma­sas hai­tia­nas, las cua­les ame­na­za­ron y mos­tra­ron ga­rras, pe­ro que hace dos se­ma­nas sa­lie­ron a las ca­lles a des­truir.

Los des­ór­de­nes ocu­rri­dos en Puer­to Prín­ci­pe y las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Hai­tí no fue­ron ge­ne­ra­dos por nin­gún par­ti­do po­lí­ti- co u or­ga­ni­za­ción opo­si­to­ra. Na­cie­ron de las re­des so­cia­les y de los in­con­for­mes, con­tra­dic­ción al ca­so de la pa­cí­fi­ca Mar­cha Ver­de do­mi­ni­ca­na.

Los gra­ves dis­tur­bios ocu­rri­dos la se­ma­na que ter­mi­na en Pa­rís, Fran­cia, que han sa­cu­di­do al go­bierno del pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­crón, en re­cla­mo de la re­ba­ja de los com­bus­ti­bles, las pen­sio­nes y los im­pues­tos de la ren­ta al pa­re­cer no ce­sa­rán pe­se a que el ré­gi­men echó ha­cia atrás las al­zas.

La sus­pen­sión de las me­di­das que al­za­ron los pre­cios de la ga­so­li­na y el dié­sel pa­ra ca­mio­nes no han lo­gra­do tran­qui­li­zar a las mul­ti­tu­des lla­ma­das “ca­mi­sas ama­ri­llas”, por­que sus prin­ci­pa­les agi­ta­do­res uti­li­zan ese co­lor. Plan­tean pa­ra hoy nue­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes.

En Hai­tí las ma­ni­fes­ta­cio­nes fue­ron al lla­ma­do de las re­des so­cia­les y por lo aten­to que es­tá el po­pu­la­cho al cual el ré­gi­men moï­sis­ta pro­me­tió tra­ba­jo du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral. En los peo­res mo­men­tos de los des­ór­de­nes de hace dos se­ma­nas mu­rie­ron 11 per­so­nas.

El te­rror cun­de

El te­rror cun­de en Hai­tí, por lo que ins­ti­tu­cio­nes del ex­te­rior y fun­da­cio­nes que tra­ba­jan en ayu­da a per­so­nas ne­ce­si­ta­das han se­gui­do el lla­ma­mien­to de la em­ba­ja­da de los Es­ta­dos Uni­dos a sus ciu­da­da­nos de que de­ben cui­dar­se al mo­men­to de sa­lir a las callles.

Los ban­di­dos que es­tán ate­rro­ri­zan­do a Hai­tí han re­vi­vi­do la ban­de­ra ro­ji­ne­gra de Jean Jac­ques Des­sa­li­ness, al mo­men­to de la in­de­pen­den­cia del país del yu­go co­lo­nial fran­cés en 1801. La ban­de­ra ro­ji­ne­gra, que tam­bién la adop­tó Fran­co­is Du­va­lier, tie­ne un sig­ni­fi­ca­do.

Un in­for­me re­cien­te ela­bo­ra­do por una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la ma­tan­za ocu­rri­da en el em­po­bre­ci­do ba­rrio La Sa­li­ne, lle­gó a la con­clu­sión de que se ha­bían pro­du­ci­do 69 muer­tes de hom­bres, mu­je­res y ni­ños a ma­nos de ban­das ar­ma­das con­tra­dic­to­rias.

Se di­ce que el dipu­tado de la pri­me­ra cir­cuns­crip­ción de Puer­to Prín­ci­pe, Ro­ger Mo­lién, ha­bló con el pre­si­den­te Moïse pa­ra in­for­mar­le que se es­ta­ba tra­man­do al­go gran­de en La Sa­li­ne. Al­gu­nos de los miem­bros de las gan­gas uti­li­za­ron uni­for­mes de la Po­li­cía Na­cio­nal.

A po­cos días de esa ma­sa­cre cua­tro em­plea­dos de la di­rec­ción de Adua­nas en el pues­to de Mal­pas­se, cer­ca de Ji­ma­ní en la fron­te­ra do­mi­ni­ca­na, fue­ron ase­si­na­dos por tra­fi­can­tes de mer­ca­de­rías que se ne­ga­ban a pa­gar im­pues­tos. Otros sal­va­ron la vi­da cuan­do pu­die­ron huir al te­rri­to­rio do­mi­ni­cano.

Hay un re­gue­ro de ar­mas tan gran­de en Hai­tí, que en un allanamiento que se hi­zo en sep­tiem­bre del 2016 en la ciu­dad de San Mar­cos, un puer­to tran­qui­lo en la ru­ta ha­cia Ca­bo Hai­tiano, las au­to­ri­da­des se in­cau­ta­ron de fu­si­les, pis­to­las, mu­ni­cio­nes y per­tre­chos mi­li­ta­res.

En la mis­ma San Mar­cos des­co­no­ci­dos que se mo­vi­li­za­ron en mo­to­ci­cle­tas, ti­ro­tea­ron la re­si­den­cia del juez de ins­truc­ción, Dieu­nel Lu­mé­rant, quien tie­ne a su car­go la con­fis­ca­ción del car­ga­men­to ile­gal de ar­mas de hace dos años. Se sal­vó por­que no es­ta­ba en su ca­sa.

An­te la di­fu­sión de no­ti­cias alar­man­tes por las re­des so­cia­les y el “té­lei­dol”, el ru­mor an­ces­tral hai­tiano de bo­ca en bo­ca, el Con­se­jo Na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, Co­na­tel, de­ci­dió re­gu­lar el sec­tor ra­dio, lo que fue vis­to co­mo cen­su­ra previa por las aso­cia­cio­nes de me­dios in­de­pen­dien­tes.

La cri­sis en la cual se en­cuen­tra Hai­tí, cu­yo pre­si­den­te via­jó es­ta se­ma­na a la to­ma de po­se­sión del pre­si­den­te me­xi­cano, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, de­jó ver a Moïse, pre­sen­te en el ac­to, mu­cho más del­ga­do que cuan­do asu­mió el po­der hace ca­si un año, se­ñal de es­trés y el can­san­cio a que es­tá so­me­ti­do.

El re­cha­zo por par­te del go­bierno del pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na al Pac­to Mun­dial pa­ra la Mi­gra­ción Se­gu­ra, Or­de­na­da y Re­gu­lar, pro­pues­to por las Na­cio­nes Unidas, que de­be­ría ra­ti­fi­car­se en la cum­bre de Ma­rra­kech, Ma­rrue­cos, cau­só desa­zón en el go­bierno hai­tiano y al­gu­nos me­dios.

El pre­si­den­te Me­di­na pen­só con mu­cho de­te­ni­mien­to esa no ra­ti­fi­ca­ción por la par­te do­mi­ni­ca­na, aun­que ya el país ha­bía da­do su

ARCHIVO/LISTÍN DIA­RIO

vis­to bueno a la mis­ma en asam­bleas y co­mi­sio­nes de la ONU en la ciu­dad de Nueva York. El avis­pe­ro que se ar­mó en­tre sec­to­res po­lí­ti­cos y me­diá­ti­cos do­mi­ni­ca­nos pu­do in­fluir en la de­ci­sión.Otros do­mi­ni­ca­nos en­ten­die­ron que un pá­rra­fo de la de­cla­ra­ción que se emi­ti­rá, cu­bría a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Se tra­ta de: “El Pac­to Mun­dial re­afir­ma el de­re­cho so­be­rano de los es­ta­dos de de­fi­nir sus po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias na­cio­na­les y su de­re­cho a ma­ne­jar las mi­gra­cio­nes de acuer­do a sus com­pe­ten­cias den­tro del res­pe­to al de­re­cho in­ter­na­cio­nal”.Ba­sa­do en esa pre­mi­sa, el go­bierno del pre­si­den­te Me­di­na pro­pi­ció la pro­mul­ga­ción de la Ley de Re­gu­la­ri­za­ción de Ex­tran­je­ros, que fue pro­rro­ga­da de­bi­do a la falta de con­cu­rren­cia de los in­tere­sa­dos, la cual te­nía co­mo ob­je­ti­vo po­ner or­den al in­gre­so ma­si­vo de ile­ga­les des­de Hai­tí y otros paí­ses a te­rri­to­rio do­mi­ni­cano.Pa­ra fun­da­men­tar la po­si­ción de su go­bierno, el mi­nis­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Pre­si­den­cia, José Ramón Pe­ral­ta, di­jo el miér­co­les que el go­bierno del pre­si­den­te Me­di­na ejer­ció su de­re­cho so­be­rano. Re­cha­zó las que­jas de­jan­do el te­ma co­mo re­suel­to.En Hai­tí, don­de se ha pro­pi­cia­do la sa­li­da ma­si­va de hai­tia­nos ha­cia las di­ver­sas is­las del Ca­ri­be y en es­pe­cial a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, el re­cha­zo del Pac­to Mi­gra­to­rio cau­só re­pul­sión en­tre es­cri­to­res de me­dios y co­men­ta­ris­tas de te­le­vi­sión y ra­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.