Pa­rís se blin­dó an­te protesta con­vo­ca­da pa­ra hoy

EL NUE­VO ROS­TRO DE LAS OBRAS PÚ­BLI­CAS

Listin Diario - - PORTADA - Cé­sar A. Fer­nán­dez F. San­to Do­min­go

(+) Es­pec­tácu­los anu­la­dos, mu­seos ce­rra­dos, par­ti­dos de fútbol apla­za­dos, son par­te de las me­di­das an­te la con­vo­ca­to­ria a pro­tes­tas.

(+) Se­gún la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Ce­pal) los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be de­be­rían in­ver­tir al­re­de­dor del 6.2% de su Pro­duc­to In­terno Bru­to anual (PIB) pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des de in­fra­es­truc­tu­ra.

Des­de su fun­da­ción, his­tó­ri­ca­men­te los Es­ta­dos han si­do res­pon­sa­bles de su­plir a la po­bla­ción las de­man­das de in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios ne­ce­sa­rios: ca­rre­te­ras, pre­sas, ae­ro­puer­tos, puer­tos, ser­vi­cios de sa­lud, agua po­ta­ble, co­mu­ni­ca­ción, edu­ca­ción en­tre otros. Es­tas obras y ser­vi­cios en su ma­yo­ría eran o son pro­vis­tas por par­ti­das es­pe­cí­fi­cas den­tro del pre­su­pues­to na­cio­nal y/o con en­deu­da­mien­to na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal.

En la me­di­da que los paí­ses se desa­rro­lla­ron y au­men­ta­ron sus po­bla­cio­nes, tam­bién cre­ció la bre­cha en­tre las ne­ce­si­da­des de in­fra­es­truc­tu­ra y las po­si­bi­li­da­des de los Es­ta­dos pa­ra su­plir­las.

Se­gún la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (CE­PAL) los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be de­be­rían in­ver­tir al­re­de­dor del 6.2% de su Pro­duc­to In­terno Bru­to anual (PIB) pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des de in­fra­es­truc­tu­ra, pe­ro se­gún ci­fras re­cien­tes (2015) en­tre­ga­das por la CE­PAL, es­te mon­to so­lo lle­ga a 2.3% del PIB.

Reali­da­des

Se­gún es­tas in­for­ma­cio­nes y las reali­da­des que co­no­ce­mos de una so­bre­de­man­da en obras de in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios en los paí­ses de la re­gión, se hace evi­den­te que en Amé­ri­ca La­ti­na no he­mos cum­pli­do con las obras que de­be­rían es­tar pla­ni­fi­ca­das y cons­trui­das pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de un país.

Es por es­ta ra­zón que sur­ge el mo­de­lo de in­ver­sión de­no­mi­na­do Alian­za Pu­bli­co Pri­va­da (APP), Pu­blic Pri­va­te Part­ners­hip (PPP’s en in­gles), el cual ini­cia su apo­geo en In­gla­te­rra du­ran­te los años 90, cuan­do se abrió la po­si­bi­li­dad de que el sec­tor pri­va­do in­vir­tie­ra en obras pú­bli­cas. En ese en­ton­ces se de­no­mi­nó ini­cia­ti­va fi­nan­cie­ra pri­va­da.

In­ver­sión

En gran par­te su éxi­to se de­be a que per­mi­te al Es­ta­do au­men­tar la in­ver­sión en ac­ti­vos des­ti­na­dos a la in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios pú­bli­cos, sin te­ner que asu­mir di­rec­ta e in­me­dia­ta­men­te su fi­nan­cia­mien­to; es­to es, sin re­ci­bir im­pac­to di­rec­to en su ni­vel de in­gre­sos, sin afec­tar los tri­bu­tos exis­ten­tes y sin ge­ne­rar ma­yor en­deu­da­mien­to.

Una de las ven­ta­jas de las APP ra­di­ca pre­ci­sa­men­te en la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía, re­ci­bi­mos obras más mo­der­nas, más efi­cien­tes, en me­nor tiem­po y cos­to, y lo más im­por­tan­te, fi­nan­cie­ra y me­dioam­bien­tal­men­te sos­te­ni­bles.

A pe­sar de lo ren­ta­ble e im­por­tan­te que es pa­ra el de­sa­rro­llo de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be el uso de las APP co­mo mo­de­lo de in­ver­sión, la reali­dad es otra, pues tal y co­mo in­di­ca el In­for­me de Eva­lua­ción de las Aso­cia­cio­nes Pú­bli­co Pri­va­das en In­fra­es­truc­tu­ra del año 2017 que reali­zó el del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de de­sa­rro­llo (BID), Gua­te­ma­la tie­ne 14 pro­yec­tos pa­ra un 0.51% de su pro­duc­to in­terno bru­to; El Sal­va­dor cin­co con 0.07 % de PIB; Hon­du­ras 19 con un 1,87% del PIB; Ni­ca­ra­gua 8 con 1.48% del PIB; Cos­ta Ri­ca 13 con 0.58% del PIB; Pa­na­má 10 con 0.67% del PIB; y La Re­pu­bli­ca Do­mi­ni­ca­na 12 con 0.24% del PIB. Es­to de­mues­tra cla­ra­men­te que es­ta­mos le­jos del ni­vel desea­do en la im­ple­men­ta­ción de es­te ti­po de aso­cia­ción en los pro­gra­mas de de­sa­rro­llo de nues­tros go­bier­nos.

Apli­ca­cio­nes

En paí­ses desa­rro­lla­dos las APP son más co­mu­nes y ha­bi­tua­les. La Es­cue­la de Go­bierno John F. Ken­nedy de la Uni­ver­si­dad de Har­vard co­lo­ca ejem­plos de pro­yec­tos fi­nan­cia­dos por es­te ti­po de alian­zas, ta­les co­mo hos­pi­ta­les en Áfri­ca, su­per­ca­rre­te­ras en Es­ta­dos Uni­dos, sis­te­ma de tre­nes en Amé­ri­ca del Sur, sis­te­mas de trans­por­te en Ale­ma­nia, puen­tes re­gio­na­les en Hong Kong, plan­tas ter­mo­eléc­tri­cas en Asia, acue­duc­tos en In­gla­te­rra y via­duc­tos en Aus­tra­lia. Es­tos son pro­yec­tos ac­tua­les y reales, mo­de­los exi­to­sos, ren­ta­bles pa­ra el sec­tor pri­va­do y al­ta­men­te be­ne­fi­cio­sos en tér­mi­nos so­cia­les y eco­nó­mi­cos pa­ra los di­fe­ren­tes paí­ses, lo que in­di­ca cla­ra­men­te que el mo­de­lo fun­cio­na y es el fu­tu­ro del mun­do en ma­te­ria de in­ver­sión, de­sa­rro­llo y trans­pa­ren­cia en las obras de in­fra­es­truc­tu­ra.

A pe­sar de es­to, exis­ten mu­chos obs­tácu­los pa­ra la im­ple­men­ta­ción de las APP en la re­gión. El In­fras­co­pe, he­rra­mien­ta del BID pa­ra me­dir la ca­pa­ci­dad de los paí­ses de im­ple­men­tar APP, de­fi­ne ín­di­ces cua­li­ta­ti­vos y cuan­ti­ta­ti­vos pa­ra sus eva­lua­cio­nes, y es­tá ba­sa­do en da­tos de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia de The Eco­no­mist. Los di­vi­den en cin­co ín­di­ces que eva­lúan: los mar­cos re­gu­la­to­rios, los mar­cos ins­ti­tu­cio­na­les, la ma­du­rez de la ope­ra­ción, el cli­ma de in­ver­sio­nes y ne­go­cios, y la fa­ci­li­dad de fi­nan­cia­mien­to.

Pro­yec­tos

Otro da­to in­tere­san­te que vie­ne del In­for­me es que la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na ha in­ver­ti­do unos US$1,900 mi­llo­nes en in­fra­es­truc­tu­ra en los úl­ti­mos cin­co años, el 52% de la in­ver­sión to­tal se des­ti­nó pa­ra pro­yec­tos de ener­gía; 42% a te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes; y 6% a puer­tos. La in­ver­sión di­rec­ta ex­tran­je­ra en in­fra­es­truc­tu­ra al­can­zó los US$8,800 mi­llo­nes en­tre 20042013 en los sec­to­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ener­gía, bie­nes raí­ces, trans­por­te y co­mer­cio. En el pun­ta­je de eva­lua­ción de 16 paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na es­ta­mos en úl­ti­mo lu­gar con 49 pun­tos, y de­fi­ni­dos co­mo un Es­ta­do na­cien­te en ma­te­ria de APP.

Lo más crí­ti­co en­con­tra­do por In­fraes­co­pe en nues­tro país, es que de los cin­co ele­men­tos que se eva­lúan, el mar­co ju­rí­di­co del mis­mo es el que se ne­ce­si­ta com­ple­tar el an­te­pro­yec­to de una ley es­pe­cial de alian­zas pu­bli­co pri­va­das que com­ple­men­te o sea pa­ra­le­la a la Ley de Com­pras y Con­tra­ta­cio­nes 340-06.

To­dos los sec­to­res de la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na de­ben co­no­cer y ser par­te de es­ta nueva vi­sión del mun­do, en un país que ca­da día de­man­da­mos más so­lu­cio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra desa­rro­llar nues­tros queha­ce­res y en don­de con­ta­mos con la más ba­ja pre­sión fis­cal del con­ti­nen­te pa­ra po­der en­fren­tar­las; de­be­mos mi­rar a las APP co­mo una so­lu­ción po­si­ble.

Las APP no so­lo vie­nen a so­lu­cio­nar un pro­ble­ma de in­ver­sión, sino tam­bién in­cre­men­tan los ni­ve­les de trans­pa­ren­cia, efi­cien­cia y de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble de las in­ver­sio­nes.

Nues­tros paí­ses ne­ce­si­tan eje­cu­tar las obras pú­bli­cas que han si­do pos­ter­ga­das por dé­ca­das y que son prio­ri­ta­rias no so­la­men­te pa­ra el de­sa­rro­llo hu­mano y so­cial, sino tam­bién pa­ra mo­to­ri­zar la eco­no­mía del país y de la re­gión.

El Es­ta­do ca­da vez mas ten­drá me­nos ca­pa­ci­dad de fi­nan­ciar­las o ha­cer­las con el pre­su­pues­to na­cio­nal, ne­ce­si­ta­rá de la par­ti­ci­pa­ción y de la alian­za con el sec­tor fi­nan­cie­ro, y el sec­tor pri­va­do pa­ra lo­grar al­can­zar los ni­ve­les de de­sa­rro­llo desea­dos.

“Lo que se bus­ca es tras­la­dar la ma­yor por­ción de ries­go al sec­tor pri­va­do pa­ra que és­te, con su co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia, pue­da en­tre­gar me­jo­res in­di­ca­do­res del ser­vi­cio ha­cien­do que el be­ne­fi­cio ha­cia el usua­rio au­men­te y al mis­mo tiem­po pue­da trans­fe­rir co­no­ci­mien­to y tec­no­lo­gía ha­cia el sec­tor pú­bli­co”. José Scha­fik Co­lla­zo, di­rec­tor de la DAPP de El Sal­va­dor

El au­tor es in­ge­nie­ro ci­vil con es­pe­cia­li­dad en in­fra­es­truc­tu­ra y urbanismo, y ad­mi­nis­tra­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios de Urbanismo e In­fra­es­truc­tu­ra de la Fun­da­ción Glo­bal De­mo­cra­cia y De­sa­rro­llo (Fun­glo­de).

CORTESÍA DEL AU­TOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.