FE Y ACON­TE­CER “Se acer­ca su li­be­ra­ción”

Listin Diario - - OPINIÓN - CAR­DE­NAL NI­CO­LÁS DE JE­SÚS LÓ­PEZ RO­DRÍ­GUEZ

Pri­mer Do­min­go de Ad­vien­to - 2 de di­ciem­bre, 2018 ste do­min­go ini­cia­mos el Tiem­po de Ad­vien­to que sig­ni­fi­ca ve­ni­da y que se rea­li­za en un tri­ple plan: pa­sa­do, Cris­to vino al mun­do en su ve­ni­da his­tó­ri­ca; es­tá vi­nien­do hoy a la co­mu­ni­dad cris­tia­na y ven­drá al fi­nal de los tiem­pos. El te­ma cen­tral de es­tas pró­xi­mas se­ma­nas es la es­pe­ran­za y su cul­mi­na­ción ce­le­brar el Na­ci­mien­to del En­ma­nuel. La Na­vi­dad que co­men­za­mos a pre­pa­rar es ver­da­de­ra ve­ni­da de Dios a no­so­tros, coin­ci­de con la mi­sión de la Ver­dad y del Bien, des­de la Igle­sia y los cris­tia­nos al mun­do y a los hom­bres. Es­te­mos aten­tos y vi­gi­lan­tes, co­mo nos in­vi­tan las lec­tu­ras de es­te Pri­mer Do­min­go de Ad­vien­to.

Ea) Del li­bro del pro­fe­ta

de Je­re­mías 33, 14-16.

Des­pués de un Ad­vien­to de si­glos, Je­su­cris­to vino al mun­do en Be­lén. Es lo que va­mos a re­vi­vir en es­tas se­ma­nas. No­so­tros sa­be­mos que Je­sús, el mis­mo que vino en la hu­mil­dad de la car­ne, ven­drá al fi­nal de los tiem­pos. Por eso es­ta­mos ce­le­bran­do un tiem­po de gra­cia y de sal­va­ción. Es­te do­min­go la Igle­sia nos pro­po­ne un tex­to del pro­fe­ta Je­re­mías, cu­yos va­ti­ci­nios de ca­la­mi­da­des que­da­ron so­bra­da­men­te cum­pli­dos con el des­tie­rro de Ba­bi­lo­nia.

Pe­ro, aun­que el Se­ñor los ha­bía de­vuel­to a su tie­rra y a su pa­tria, la ma­yor par­te de ellos se de­di­ca­ron a cons­truir sus pro­pias vi­vien­das. El Tem­plo y las mu­ra­llas de la ciu­dad se ha­bían que­da­do en sus ci­mien­tos. Pa­re­ce que mu­chos ha­bían ol­vi­da­do la he­ren­cia de su pa­sa­do re­li­gio­so y co­men­za­ron a vi­vir co­mo los otros pue­blos. An­te es­ta si­tua­ción Je­re­mías pro­fe­ti­za: “Sus­ci­ta­ré a Da­vid un vás­ta­go le­gí­ti­mo…que se sien­te en el trono de la ca­sa de Is­rael” (v.15). Se tra­ta, pues, de una pro­fe­cía fun­da­men­tal­men­te me­siá­ni­ca. b) De la Pri­me­ra Car­ta del Após­tol San Pa­blo a los Te­sa­lo­ni­cen­ses 3, 124, 2.

Re­cuer­do lo que ya he di­cho a pro­pó­si­to de es­ta car­ta. Te­sa­ló­ni­ca, la ac­tual Sa­ló­ni­ca en Gre­cia, era la ca­pi­tal de la pro­vin­cia ro­ma­na de Ma­ce­do­nia des­de el año 146 a.C. y en la or­de­na­ción ju­rí­di­ca del im­pe­rio, ciu­dad li­bre des­de el año 44 a.C.; ciu­dad por­tua­ria, co­mer­cial, reina del Egeo, pró­xi­ma a la vía Ig­na­cia que unía el Sur de Ita­lia con Asia. Era una ciu­dad cos­mo­po­li­ta, prós­pe­ra y, co­mo tan­tas ciu­da­des im­por­tan­tes, ofre­cía el sin­cre­tis­mo re­li­gio­so: cul­tos orien­ta­les, egip­cios, grie­gos y tam­bién el cul­to im­pe­rial.

San Pa­blo al ser ex­pul­sa­do de Fi­li­pos, se di­ri­gió a Te­sa­ló­ni­ca, hu­yen­do pron­to de allí, pa­só a Be­rea has­ta don­de lo per­si­guie­ron y mar­chó a Ate­nas. Fra­ca­sa­do en la Ca­pi­tal cul­tu­ral se asen­tó en Co­rin­to. Le asal­tó el re­cuer­do de los te­sa­lo­ni­cen­ses y la preo­cu­pa­ción por aque­lla co­mu­ni­dad jo­ven y ame­na­za­da. Le en­vió a su fiel co­la­bo­ra­dor Ti­mo­teo pa­ra que los alen­ta­ra y vol­vie­ra con no­ti­cias, muy bue­nas, por cier­to.

El Após­tol ter­mi­na es­ta pri­me­ra par­te de su car­ta abrien­do a la co­mu­ni­dad el ho­ri­zon­te úl­ti­mo de la his­to­ria “cuan­do ven­ga nues­tro Se­ñor Je­sús con to­dos los san­tos”, cu­ya es­pe­ran­za los man­ten­drá fir­mes en la tri­bu­la­ción pre­sen­te. c) Del Evan­ge­lio se­gún San

Lu­cas: 21, 25-28.34-36.

En es­te pa­sa­je se dis­tin­guen dos par­tes fun­da­men­ta­les: una des­crip­ti­va (vv. 25-28), se re­fie­re al anun­cio de la li­be­ra­ción, con len­gua­je pro­pio del gé­ne­ro apo­ca­líp­ti­co se des­cri­ben los ca­ta­clis­mos del fin del mun­do, pa­ra con­cluir con un gri­to de es­pe­ran­za an­te la apa­ri­ción del Hi­jo del hom­bre, con po­der y gloria. Y la otra ex­hor­ta­ti­va (vv. 34-36), en la que Je­sús in­vi­ta a la vi­gi­lan­cia. Es­tén, pues, en ve­la pa­ra te­ner fuer­za y po­der man­te­ner­se en pie an­te el Hi­jo del hom­bre.

Asi­mis­mo, se ex­po­ne la vi­sión apo­ca­líp­ti­ca del ter­cer Evan­ge­lio, pa­ra­le­la en gran par­te con las vi­sio­nes de San Ma­teo y San Mar­cos. Pe­ro Lu­cas, que es el más tar­dío de los tres (se es­cri­bió ha­cia el año 80 del pri­mer si­glo), es­cri­be con más pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca. Ya ha su­ce­di­do la con­quis­ta y des­truc­ción de Je­ru­sa­lén por Ti­to (año 70) y se ha ve­ri­fi­ca­do el re­tra­so de la úl­ti­ma ve­ni­da del Se­ñor que, en un prin­ci­pio, se cre­yó in­mi­nen­te. El en­fria­mien­to de aque­lla es­pe­ra fe­bril po­día pro­du­cir me­nos vi­gi­lan­cia, de ahí la alerta de la par­te ex­hor­ta­ti­va de la lec­tu­ra evan­gé­li­ca.

En es­te evan­ge­lio se es­cu­cha una pro­cla­ma de es­pe­ran­za que abre el Ad­vien­to: “Se acer­ca vues­tra li­be­ra­ción”. En es­tas pa­la­bras hay, sin du­da, una cla­ra sin­to­nía con la ex­pec­ta­ti­va ra­di­cal del hom­bre de hoy y del cris­tiano ac­tual que se pre­gun­ta por su queha­cer en la ho­ra pre­sen­te del mun­do. El hom­bre es un ser-que-es­pe­ra, no pue­de vi­vir sin es­pe­ran­za, pues ella cons­ti­tu­ye una par­te fun­da­men­tal de su es­truc­tu­ra per­so­nal y si­co­ló­gi­ca, co­mo di­cen los an­tro­pó­lo­gos. Gra­cias a la es­pe­ran­za la hu­ma­ni­dad avan­za. Gra­cias a la es­pe­ran­za, el hom­bre y la mu­jer cris­tia­nos te­ne­mos aguan­te y res­pues­tas an­te la vi­da y la muer­te, el amor y la vio­len­cia, la sa­lud y la en­fer­me­dad, el tra­ba­jo y los pro­ble­mas de ca­da día. Quien na­da es­pe­ra es­tá aca­ba­do co­mo per­so­na y co­mo cris­tiano.

La es­pe­ran­za de­po­si­ta­da en Je­su­cris­to no de­frau­da, por eso el cris­tiano no pue­de ce­der al de­rro­tis­mo, Cris­to nos li­be­ra des­de den­tro, por­que nos li­be­ra del pe­ca­do y nos trans­for­ma en hom­bres nue­vos, li­bres de los criterios del hom­bre vie­jo y una vez li­be­ra­dos, te­ne­mos que em­pe­ñar­nos en trans­for­mar la reali­dad que nos ro­dea por me­dio del amor. Amor que se hace jus­ti­cia, fra­ter­ni­dad, so­li­da­ri­dad con to­dos los se­res hu­ma­nos, es­pe­cial­men­te con los po­bres y ne­ce­si­ta­dos, por­que ese fue el es­ti­lo de Je­sús y es el es­pí­ri­tu de las Bie­na­ven­tu­ran­zas. Fuente: Luis Alon­so Schö­kel: La Bi­blia de Nues­tro Pue­blo. B. Ca­ba­lle­ro: En las Fuen­tes de la Pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.