OTEANDO DGII y edu­ca­ción tri­bu­ta­ria

Listin Diario - - OPINIÓN - EMERSON SO­RIANO

El vier­nes de la se­ma­na an­te­pa­sa­da tu­ve la opor­tu­ni­dad, gra­cias a la gen­til in­vi­ta­ción que me hi­cie­ra el buen ami­go Mar­cos Ca­det, di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes de la DGII, de par­ti­ci­par en uno de los ta­lle­res que esa ins­ti­tu­ción es­tá im­par­tien­do a los lí­de­res de la co­mu­ni­ca­ción y pe­rio­dis­tas de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na con el pro­pó­si­to de cons­truir un acer­vo de co­no­ci­mien­to de las cues­tio­nes tri­bu­ta­rias que fa­ci­li­te un acer­ca­mien­to, una re­la­ción más ami­ga­ble del con­tri­bu­yen­te con la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Im­pues­tos In­ter­nos, a par­tir de la iden­ti­fi­ca­ción, no so­lo de las obli­ga­cio­nes del con­tri­bu­yen­te, sino tam­bién de sus de­re­chos y la for­ma de tri­bu­tar e in­ter­ac­tuar con el ór­gano re­cau­da­dor en un plano de equi­dad que ga­ran­ti­ce un tri­bu­to opor­tuno y la co­rre­la­ti­va pro­tec­ción de sus de­re­chos por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción.

La jor­na­da tie­ne una du­ra­ción de cin­co ho­ras, co­mien­za a las ocho y me­dia de la ma­ña­na y ter­mi­na a la una y me­dia de la tar­de. Es­tá im­par­ti­da por la doc­to­ra Mar­cia Ro­me­ro, una pro­fe­sio­nal aca­ba­da en los asun­tos tri­bu­ta­ros que ofre­ció una vi­sión muy abar­ca­do­ra que in­clu­yó las aris­tas fis­cal y ju­rí­di­ca del te­ma.

El en­cuen­tro nos per­mi­tió iden­ti­fi­car las even­tua­les si­tua­cio­nes en que los ad­mi­nis­tra­dos pu­dié­ra­mos es­tar sien­do ob­je­to de un tra­to inade­cua­do por la Ad­mi­nis­tra­ción, fa­ci­li­tán­do­nos las he­rra­mien­tas de im­pug­na­ción con­tra cual­quier me­di­da to­ma­da por és­ta en nues­tro per­jui­cio, y ade­más, las for­mas de tri­bu­tar de ma­ne­ra se­gu­ra, rá­pi­da y efi­caz.

Se­gún las in­for­ma­cio­nes da­das a co­no­cer por Ca­det, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Im­pues­tos In­ter­nos ha im­par­ti­do es­tos ta­lle­res a más de cien­to vein­ti­cin­co mil per­so­nas en to­do el país. Des­de nues­tra pers­pec­ti­va es una la­bor fun­da­men­tal que hace es­ta ins­ti­tu­ción, por­que no son po­cas las per­so­nas que te­men acer­car­se a la Ad­mi­nis­tra­ción con el pro­pó­si­to de tri­bu­tar por­que la con­ci­ben co­mo un pul­po que to­do se lo pre­ten­de qui­tar y un lu­gar don­de se­rán ob­je­to de los más atro­ces abu­sos.

Sin em­bar­go, esa erró­nea per­cep­ción cam­bia día a día des­pués que el pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na asu­mió el go­bierno, y más par­ti­cu­lar­men­te ba­jo la Di­rec­ción que en­ca­be­za Ma­gín Díaz, en la que se mues­tra esa ne­ce­sa­ria preo­cu­pa­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción por per­ci­bir la tri­bu­ta­ción en una at­mós­fe­ra de se­gu­ri­dad pa­ra el con­tri­bu­yen­te de que no es­tá sien­do es­quil­ma­do y de que Es­ta­do hace lo ne­ce­sa­rio pa­ra que el bra­zo re­cau­da­dor lle­gue a más can­ti­dad de do­mi­ni­ca­nos, de mo­do que quie­nes tri­bu­tan no se sien­tan per­ju­di­ca­dos en be­ne­fi­cio de quie­nes eva­den esa res­pon­sa­bi­li­dad.

Su­gie­ro a la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Im­pues­tos In­ter­nos no aban­do­nar es­ta ini­cia­ti­va que la co­lo­ca al la­do del con­tri­bu­yen­te, mos­trán­do­le un ros­tro de dis­po­si­ción pa­ra la ade­cua­da asis­ten­cia y cons­tru­yen­do una ver­da­de­ra cul­tu­ra de tri­bu­ta­ción que ha­rá a nues­tro país ca­da vez más gran­de. En­ho­ra­bue­na. El au­tor es abo­ga­do y po­li­tó­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.