Listin Diario - - LA REPÚBLICA - Ka­ren Vás­quez Fer­nán­dez ka­ren.vas­[email protected]­tin­dia­rio.com San­to Do­min­go LEA ES­TA HIS­TO­RIA EN: www.lis­tin­dia­rio.com

El ros­tro no es el mis­mo que lle­ga, que el que se va”, con es­ta fra­se Ni­kauly de la Mota des­cri­be la cara de los pri­va­dos de li­ber­tad, quie­nes a tra­vés de ta­lle­res pa­ra ma­ne­jar las emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos pue­den ser con­du­ci­dos ha­cia una com­ple­ta reha­bi­li­ta­ción an­tes de cum­plir la con­de­na.

Las cár­ce­les de El 15 de Azua, La Vic­to­ria, Cár­cel Con­cep­ción de La Ve­ga, Na­ja­yo-Mu­je­res, y Na­ja­yoHom­bres, son só­lo al­gu­nas de las pri­sio­nes en las que, a tra­vés de la “Fun­da­ción Ni­kauly a to­do co­ra­zón”, se les lle­va orien­ta­ción pa­ra que los in­ter­nos pue­dan res­tau­rar­se y cam­biar las con­duc­tas da­ñi­nas que fue­ron el de­to­nan­te de su en­fren­ta­mien­to con la jus­ti­cia.

A tra­vés de es­ta fun­da­ción sin fi­nes de lu­cro, tam­bién son ca­na­li­za­das la po­si­bi­li­dad de la rea­li­za­ción de ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les y de ca­pa­ci­ta­ción téc­ni­co pro­fe­sio­nal de los mis­mos, a fin de que ten­gan me­jor re­in­ser­ción en la so­cie­dad, ade­más, en 1997 fue­ron re­co­no­ci­dos pa­ra tra­ba­jar en el área edu­ca­ti­va pa­ra el es­tu­dio de jó­ve­nes so­bre­sa­lien­tes de es­ca­sos re­cur­sos.

Sem­bran­do li­ber­tad RD

Uno de los pro­yec­tos rea­li­za­dos por es­ta fun­da­ción es, “Sem­bran­do li­ber­tad RD”, que bus­ca tra­ba­jar en el as­pec­to emo­cio­nal y en la au­to­es­ti­ma de los que han lle­ga­do, a par­tir de una con­de­na ju­di­cial, a las ins­ta­la­cio­nes de un cen­tro pe­ni­ten­cia­rio por dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias, des­de ro­bos has­ta ho­mi­ci­dios.

En ta­lle­res in­ter­ac­ti­vos co­mien­zan a tra­ba­jar con las emo­cio­nes y los sen­ti­mien­tos de es­tas per­so­nas. Tra­ba- jan el as­pec­to de la res­pon­sa­bi­li­dad y que es­tos pue­dan vi­sua­li­zar­se den­tro de la so­cie­dad, y con­ver­tir­se en se­res hu­ma­nos proac­ti­vos, a fin de re­ge­ne­rar­se.

“Lo lle­va­mos des­de ce­ro y lo con­ver­ti­mos a una per­so­na en la que pue­da ser se­gu­ri­dad pa­ra su fa­mi­lia y pa­ra la so­cie­dad… ade­más, nos cen­tra­mos en tra­ba­jar con ellos en el as­pec­to psi­co­ló­gi­co”, ex­pre­sa Ni­kauly.

La em­ba­ja­do­ra y co­mu­ni­ca­do­ra en­fa­ti­za que es im­por­tan­te con­cen­trar­se en el te­ma de sa­lud men­tal de los pre­sos y dis­po­ner de las he­rra­mien­tas pa­ra que, al sa­lir en li­ber­tad, se man­ten­gan ale­ja­dos de los ac­tos van­dá­li­cos y de de­li­tos. “Lo que se quie­re es que du­ran­te el tiem­po que es­tén en esa cár­cel pue­dan ser in­di­vi­duos pro­duc­ti­vos y ale­ja­dos de la vio­len­cia. No­so­tros lo lle­va­mos a que sean in­di­vi­duos que pue­dan en­con­trar una mi­sión den­tro de esas re­glas. La idea es que des­pués que cum­pla”, pun­tua­li­za.

Si no se le tra­ba­ja en el he­cho de po­der trans­for­mar a esos se­res hu­ma­nos, con la anuen­cia de ellos por su­pues­to no va­mos a te­ner la dis­mi­nu­ción de la cri­mi­na­li­dad co­mo no­so­tros que­re­mos, la idea es que ellos no ten­gan que sa­lir y de­lin­quir pa­ra vol­ver a en­trar, ahí es que no­so­tros los afec­ta­mos de ma­ne­ra po­si­ti­va, te­ne­mos es­te pro­gra­ma en el que va­mos ocho ve­ces a lu­ga­res dis­tin­tos a las pri­sio­nes.

“A las mu­je­res es­ta­mos ayu­dan­do a cre­cer en el ám­bi­to de li­de­raz­go, ne­ce­si­ta­mos mu­je­res que se­pan uti­li­zar sus ro­les en la so­cie­dad”, ex­pre­sa De la Mota, fun­da­do­ra de es­ta or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro. Es­te pro­yec­to, con tres años de ha­ber­se ini­cia­do, bus­ca em­po­de­rar a las re­clu­sas, pa­ra evi­tar que co­me­tan los erro­res que las lle­va­ron a pri­sión. A tra­vés de es­te pro­gra­ma “no­so­tros he­mos vis­to e iden­ti­fi­ca­do que con el hom­bre na­die ha tra­ta­do. Hay mi­les de mo­vi­mien­tos en el que al hom­bre tam­bién de­be ha­ber­se in­clui­do”, di­jo De la Mota. Por me­dio del tra­ba­jo con­ti­nuo en el as­pec­to psi­co­ló­gi­co de los hom­bres re­clui­dos y con la orien­ta­ción a dis­tin­tos ni­ños de cua­tro a ocho años, pro­ve­nien­tes de dis­tin­tas co­mu­ni­da­des del país. Con es­tas ac­cio­nes más de cua­tro mil re­clu­sos a ni­vel na­cio­nal se han vis­to in­fluen­cia­dos y han cam­bia­do sus vi­das.

Área de la Sa­lud

“En el área de la sa­lud, lo­gra­mos mu­chí­si­mas co­sas no so­la­men­te con ope­ra­ti­vos mé­di­cos que en aquel en­ton­ces no eran tan co­mún co­mo ahora si no que lle­ga­mos a ope­rar per­so­nas has­ta de co­ra­zón abier­to”, ex­pre­sa la di­plo­má­ti­ca, quien des­ta­ca la im­por­tan­cia de la rea­li­za­ción de es­te ti­po de ope­ra­ti­vos en pro de la sa­lud de ciu­da­da­nos en to­do el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.