Car­ta a San­ta Claus del ar­te cu­li­na­rio na­cio­nal

Listin Diario - - LA VIDA - Luis Ros Pre­si­den­te ADG San­to Do­mim­go

To­dos te­ne­mos sue­ños, pues ha­bi­ta en ca­da uno de no­so­tros ese ni­ño con ca­pa­ci­dad ili­mi­ta­da pa­ra idea­li­zar un mun­do fe­liz. Ade­más, hoy so­mos re­sul­ta­do de aque­llos gran­des sue­ños que día tras día lo­gra­mos cris­ta­li­zar. Y en es­te pro­ce­so, he­mos apren­di­do que el mun­do su­til de la ima­gi­na­ción, ali­nea­do con la de­bi­da vo­lun­tad, dis­ci­pli­na y re­cur­sos, hace que las co­sas pa­sen, co­mo cual­quier de­seo que nos pue­da ha­cer cum­plir San­ta Claus.

La Aca­de­mia Do­mi­ni­ca­na de Gas­tro­no­mía, tie­ne una no­ble mi­sión que cum­plir, y se apa­lan­ca en el sue­ño com­par­ti­do por sus aca­dé­mi­cos de im­pul­sar la ma­te­ria­li­za­ción de acon­te­ci­mien­tos que ge­ne­ren el reconocimiento in­ter­na­cio­nal de nues­tra gas­tro­no­mía. Es­te es­pí­ri­tu se am­plía cuan­do apo­ya­mos o re­ci­bi­mos apo­yo de otras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das que com­par­ten el ideal.

En di­cho con­tex­to, que­re­mos ex­ten­der nues­tro pro­fun­do agra­de­ci­mien­to a to­das las per­so­nas, ins­ti­tu­cio­nes y es­ta­ble­ci­mien­tos que han apo­ya­do ge­ne­ro­sa­men­te y de dis­tin­tas ma­ne­ras a la Aca­de­mia Do­mi­ni­ca­na de Gas­tro­no­mía en su afán por lo­grar su mi­sión. Y con la fe­li­ci­dad e ilu­sión que ello nos ge­ne­ra es que com­par­ti­mos, a con­ti­nua­ción, la car­ta que ha es­cri­to “Gas­tro­no­mía Do­mi­ni­ca­na” a San­ta Claus: Que­ri­do San­ta, re­pre­sen­to la más an­ti­gua ver­sión de la gas­tro­no­mía del Nue­vo Mun­do que na­ció hace 526 años con el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca. He lo­gra­do evo­lu­cio­nar con la fu­sión de fue­gos de las cul­tu­ras eu­ro­peas, taí­nas, y afri­ca­nas, pri­mor­dial­men­te, y gra­cias a la vo­lun­tad política y de ca­pi­ta­les pri­va­dos que han per­mi­ti­do pro­li­fe­rar la pro­duc­ción agrí­co­la, pe­cua­ria, y pes­que­ra, hoy nues­tros pro­duc­tos de ca­li­dad inun­dan los mer­ca­dos lo­ca­les y de­lei­tan a con­su­mi­do­res en el ex­te­rior. Igual­men­te, mi co­ci­na, di­ver­sa y sa­bro­sa, ha si­do ben­de­ci­da por ma­nos de ex­per­tos co­ci­ne­ros que, con el co­no­ci­mien­to téc­ni­co, ar­te, pa­sión y dis­ci­pli­na, la han ve­ni­do lle­van­do a ni­ve­les de cla­se mun­dial pa­ra sa­tis­fa­cer los gus­tos más so­fis­ti­ca­dos.

Pa­ra el año 2019 te pi­do, des­de los sa­bo­res más in­ten­sos de mi co­ra­zón, que me con­ce­das la rea­li­za­ción de los si­guien­tes sue­ños:

1. Que en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del mun­do se ha­ble, es­cri­ba y re­co­noz­ca mi co­ci­na de al­gu­na ma­ne­ra, así co­mo mis pro­duc­tos, téc­ni­cas y tra­di­cio­nes cu­li­na­rias, pu­bli­ca­cio­nes, o cual­quier for­ma de ar­te gas­tro­nó­mi­co.

2. Que pro­li­fe­ren en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del mun­do res­tau­ran­tes bien di­ri­gi­dos de co­ci­na do­mi­ni­ca­na de al­ta ca­li­dad.

3. Que las ofi­ci­nas de tu­ris­mo y em­ba­ja­das do­mi­ni­ca­nas en to­dos los paí­ses del mun­do apo­yen ini­cia­ti­vas pa­ra pro­mo­ver­me me­dian­te even­tos cul­tu­ra­les y/o cu­li­na­rios.

4. Que el go­bierno do­mi­ni­cano apo­ye to­da ac­ti­vi­dad que fo­men­te mi po­si­cio­na­mien­to en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del mun­do.

5. Que to­do do­mi­ni­cano re­co­noz­ca que, apo­yan­do el me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo de mi ca­li­dad, es­ta­rá ha­cien­do una con­tri­bu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra el in­cre­men­to del tu­ris­mo, del cual to­dos de­pen­de­mos pa­ra el cre­ci­mien­to de nues­tra eco­no­mía.

6. Que nues­tros me­jo­res res­tau­ran­tes, en to­do el país, se dis­tin­gan por la inclusión de mis pro­duc­tos y pla­tos en sus me­nús, así co­mo mos­trar mis téc­ni­cas y tex­tos cu­li­na­rios au­tóc­to­nos.

7. Que la per­fec­ción en el ser­vi­cio de sa­la de nues­tros me­jo­res res­tau­ran­tes sea una prio­ri­dad que me ha­ga lu­cir con gran­de­za an­te la vi­si­ta a nues­tros es­ta­ble­ci­mien­tos de co­men­sa­les lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les.

8. Que no fal­te un pla­to de co­mi­da fres­ca y sa­bro­sa en la me­sa de to­do do­mi­ni­cano.

9. Que so­bren per­so­nas, em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes dis­pues­tos a con­tri­buir con mi po­si­cio­na­mien­to lo­cal e in­ter­na­cio­nal.

10. Que ca­da me­sa do­mi­ni­ca­na, más allá de ser es­pa­cio don­de con­flu­yen aro­mas, sa­bo­res, emo­cio­nes y sensaciones, sea pla­ta­for­ma pa­ra el cul­ti­vo de las me­jo­res re­la­cio­nes y don­de se fo­men­ten el amor y la paz. Gra­cias de an­te­mano, San­ta, por con­ce­der­me es­tos sim­ples de­seos. Ba­jo mi her­mo­so e ilu­mi­na­do cha­ra­mi­co (ár­bol de Na­vi­dad) te de­ja­ré un ban­que­te pa­ra que dis­fru­tes a ple­ni­tud mi tra­di­ción na­vi­de­ña. Te ofre­ce­ré un ri­co pon­che, puer­qui­to en pu­ya, le­re­nes, ca­ti­bías (em­pa­na­das de yu­ca), pas­te­li­tos de que­so y de pollo, en­sa­la­da ru­sa, ca­sa­be tos­ta­do, mo­ro de güan­du­les, pas­te­les en ho­ja, pas­te­lón de plá­tano ma­du­ro, tu­rro­nes, man­za­nas y uvas.

Con mis me­jo­res sa­bo­res na­vi­de­ños, te sa­lu­da con al­ta es­ti­ma, Gas­tro­no­mía Do­mi­ni­ca­na

La ex­pues­ta car­ta a San­ta Claus mues­tra la ru­ta que de­be­mos se­guir pa­ra que nues­tra gas­tro­no­mía al­can­ce la gran­de­za que me­re­ce. La Aca­de­mia Do­mi­ni­ca­na de Gas­tro­no­mía im­pul­sa­rá ini­cia­ti­vas cu­ya rea­li­za­ción de­pen­de­rá de las puer­tas que se abran y los puen­tes que se cons­tru­yan. Ca­da per­so­na, ca­da ins­ti­tu­ción, ca­da ins­tan­cia gu­ber­na­men­tal, po­drá y de­be­rá po­ner su gra­ni­to de are­na; y mien­tras más nos su­me­mos, ma­yor fuer­za da­re­mos a San­ta pa­ra que cum­pla nues­tros sue­ños de con­ver­tir a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en re­fe­ren­te re­gio­nal de al­ta ca­li­dad gas­tro­nó­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.