UN FO­TÓ­GRA­FO CON HIS­TO­RIA

(( An­to­nio Gar­cía Va­loy es la his­to­ria viva. La pren­sa na­cio­nal de los años 60 guar­da en­tre sus pá­gi­nas las di­ver­sas fo­to­gra­fías que su len­te lo­gro cap­tar. Hoy es­tá pen­sio­na­do y quie­re en­se­ñar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Listin Diario - - VENTANA - Car­men Guz­mán San­to Do­min­go Área de­por­ti­va

An­to­nio Gar­cía Va­loy ha per­du­ra­do, a tra­vés del tiem­po, co­mo uno de los prin­ci­pa­les his­to­ria­do­res do­mi­ni­ca­nos. Cá­ma­ra en ris­tre, pu­do cap­tu­rar he­chos im­por­tan­tes, ex­clu­si­vos y de­ci­si­vos ocu­rri­dos en el país du­ran­te aque­llos tiem­pos di­fí­ci­les.

A la edad de 22 años lle­gó al Listín Dia­rio, con una cá­ma­ra de apren­diz y to­do el de­seo de con­ver­tir­se en un fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal. Su ami­go, Ma­rino Pel­vant, quien se desem­pe­ña­ba co­mo co­rrec­tor de es­ti­lo de es­te me­dio, fue el res­pon­sa­ble de que él se ini­cia­ra en el mun­do del fo­to­pe­rio­dis­mo.

En sus ini­cios so­lo iba a es­cu­char lo que se ha­bla­ba so­bre fo­to­gra­fía, y es­to se con­vir­tió en su ru­ti­na dia­ria. Ver las ma­qui­na­rias y el pro­ce­so pa­ra in­ser­tar las imá­ge­nes en el pe­rió­di­co, en­tre otros co­no­ci­mien­tos, mar­ca­ron sus ini­cios en el Listín.

Una ma­ña­na, Fe­de­ri­co Gar­cía Gra­te­reaux, el ad­mi­nis­tra­dor de aquel en­ton­ces, le dio la bien­ve­ni­da con las si­guien­tes pa­la­bras: “Us­ted va a ser fo­tó­gra­fo de aquí”.

Pri­me­ra fo­to­gra­fía en el Listín

Pa­ra el verano de 1963, el país pa­de­ció de la más se­ve­ra epi­de­mia de Po­lio­mie­li­tis re­gis­tra­da. Es­to tra­jo co­mo con­se­cuen­cia que más de 400 ni­ños fue­ran afec­ta­dos, por lo que se reali­zó una cam­pa­ña in­ten­sa pa­ra agi­li­zar el pro­ce­so de cons­truc­ción de la Aso­cia­ción Do­mi­ni­ca­na de Reha­bi­li­ta­ción.

En es­ta cam­pa­ña es­tu­vo pre­sen­te Va­loy, con su cá­ma­ra en­cen­di­da. Allí pu­do cap­tar a una en­fer­me­ra echan­do una go­ta de va­cu­na des­de una je­rin­ga. Es­ta se con­vir­tió en su pri­me­ra fo­to­gra­fía pu­bli­ca­da en el Listín Dia­rio y en pri­me­ra pla­na; hoy día es­ta ins­tan­tá­nea for­ma par­te del le­ga­do his­tó­ri­co del cen­tro.

Ade­más, le me­re­ció un reconocimiento de par­te de la Aso­cia­ción Do­mi­ni­ca­na de Reha­bi­li­ta­ción pa­ra el año 1968, en agra­de­ci­mien­to por ser par­te de su lu­cha pa­ra la cons­truc­ción de es­te edi­fi­cio.

De 1963 al 1968 se le en­car­gó ser fo­to­rre­por­te­ro del área de­por­ti­va. “Yo te­nía la res­pon­sa­bi­li­dad de cu­brir to­do lo que fue­ra de­por­tes, ya fue­ra en la can­cha Eu­ge­nio Ma­ría de Hos­tos o en el Es­ta­dio Quis­que­ya. Ahí em­pe­zó mi his­to­ria fo­to­grá­fi­ca, pues me en­tre­ga­ron un equi­po y te­nía ac­ce­so al la­bo­ra­to­rio”, pun­tua­li­za.

De­bi­do a la ca­ren­cia de una es­cue­la de fo­to­gra­fía que en el país, a to­dos los que in­cur­sio­na­ban en el área, se les con­si­de­ra­ban afi­cio­na­dos. En­tre el gru­po que tra­ba­jó con él du­ran­te aque­llos tiem­pos re­cuer­da a Eduar­do Loc­ka, Ma­rino Guz­mán y Ramón Lo­ra.

La Gue­rra de Abril

Uno de los mo­men­tos crí­ti­cos que per­ma­ne­cen en la me­mo­ria de gran par­te de la ge­ne­ra­ción más adul­ta de do­mi­ni­ca­nos, es la Re­vo­lu­ción de abril de 1965. El país se vio en­vuel­to en bom­bar­deos, dis­pa­ros, muer­tes, ten­sión y te­mor que hi­cie­ron que esos días per­ma­nez­can aun muy vi­vos en la men­te de mu­chos, en­tre esos Gar­cía Va­loy.

Pe­se a que es­ta­ba en­car­ga­do del área de­por­ti­va pa­ra ese mo­men­to, se le asig­nó tam­bién cu­brir to­da la par­te del puen­te Duar­te y el Pa­la­cio Na­cio­nal.

“Yo veía pa­sar los avio­nes que ve­nían de San Isi­dro ha­cia la ca­pi­tal. Nun­ca se me ol­vi­da ver caer la gen­te cuan­do las me­tra­llas de los avio­nes los al­can­za­ban, por­que no hay co­sa que pe­se más que un muer­to. De ahí me tras­la­dé has­ta el Pa­la­cio Na­cio­nal, pe­ro ahí no lle­ga­ron a dis­pa­rar, al me­nos no ese día”, ex­pli­ca.

Al mo­men­to de con­tar es­ta par­te de la his­to­ria, su ros­tro des­fa­lle­ció, al­go así co­mo si su cuer­po per­ma­ne­cie­ra iner­te so­bre el asien­to mien­tras su men­te via­ja­ba a tra­vés del tiem­po has­ta aquel ho­rri­ble suceso.

Gra­cias a la fuer­za de su ju­ven­tud lo­gró de­fen­der­se de los dis­pa­ros y a la vez tras­la­dar­se de un lu­gar a otro a pies, ya que pa­ra ese mo­men­to no se dis­po­nía de un trans­por­te es­ta­ble co­mo hoy día. Su me­mo­ria ate­so­ra es­tos re­cuer­dos, y su len­te cap­tó ca­da he­cho.

Des­de el día en que ini­ció la gue­rra has­ta el mar­tes 27, ca­da edi­ción del Listín Dia­rio pu­bli­có di­ver­sas imá­ge­nes so­bre los he­chos que lo­gra­ban cap­tar Va­loy y sus com­pa­ñe­ros. Sin em­bar­go, por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad, el pe­rió­di­co de­ja de ser pu­bli­ca­do y Va­loy tu­vo que tras­la­dar­se has­ta Ha­to Ma­yor a ca­sa de su sue­gro y lue­go ha­cia el ve­cino país de Puer­to Ri­co. Con­ti­nuó su tra­ba­jo por lo me­nos du­ran­te tres me­ses, pu­bli­can­do en el an­ti­guo pe­rió­di­co La Na­ción los di­fe­ren­tes he­chos que se­guían ocu­rrien­do.

Fo­to­gra­fías de Caa­ma­ño

De­bi­do a otro tra­ba­jo que rea­li­za­ba co­mo cho­fer de un mi­li­tar, de quien se re­ser­va el nom­bre, tu­vo la opor­tu­ni­dad de cap­tar una reu­nión im­por­tan­te que se reali­zó en ca­sa del en­ton­ces je­fe de la Po­li­cía Na­cio­nal, de ape­lli­do Guz­man Acos­ta, con el co­ro­nel Fran­cis­co Caa­ma­ño De­ño y Ruty Apon­tes. Va­loy apro­ve­cha­ba y rea­li­za­ba fo­tos. Al pa­re­cer aquel man­da­to de Don Ra­fael lo im­pri­mió en su me­mo­ria: “lo im­por­tan­te pa­ra mí era la fo­to­gra­fía, más na­da”.

Mien­tras re­gre­sa­ba de cu­brir un par­ti­do en­tre Los Ti­gres del Li­cey con­tra las Es­tre­llas Orien­ta­les, en San Pe­dro de Ma­co­rís, se ar­mó un ti­ro­teo don­de mu­rie­ron al­gu­nas per­so­nas. De­bi­do a la ho­ra en que ocu­rrió y por falta de au­to­ri­za­ción del di­rec­tor del me­dio, tu­vo que re­gre­sar al otro día pa­ra ha­cer más fo­to­gra­fías. Al lle­gar, to­da una in­ves­ti­ga­ción se ini­ció tras es­te suceso, se en­con­tra­ron do­cu­men­tos im­por­tan­tes y con in­for­ma­cio­nes con­fi­den­cia­les so­bre Caa­ma­ño, sin em­bar­go nun­ca fue pu­bli­ca­do.

De 1969 al 1972 hu­bo una tem­po­ra­da fría en cuan­to a he­chos re­le­van­tes. En fe­bre­ro de 1973, mien­tras cu­bría en el Pa­la­cio Na­cio­nal, el pre­si­den­te re­ci­bió la no­ti­cia del des­em­bar­co de Caa­ma­ño. En el pe­rió­di­co le pre­gun­ta­ron que si es­ta­ba en con­di­cio­nes de ir has­ta el lu­gar de los he­chos, a lo que res­pon­de: “si me mandan yo voy”.

Es así co­mo a la ma­ña­na del 16 de fe­bre­ro de ese año al lle­gar has­ta Al­to Ban­de­ra, en Cons­tan­za, se en­cuen­tra con el ca­dá­ver de ese gran lí­der re­vo­lu­cio­na­rio.

“Re­ci­bí ins­truc­cio­nes del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de que no que­da­ra du­da del tra­ba­jo rea­li­za­do por las fuer­zas mi­li­ta­res del país. Que las per­so­nas de­bían que­dar cons­cien­tes de los muer­tos que ha­bían allí, ni si­quie­ra me men­cio­nó nom­bres. Es así co­mo yo em­pe­cé a to­mar fo­to­gra­fías tan­to a Caa­ma­ño co­mo a La­la­ne, de acuer­do a sus ci­ca­tri­ces”, ex­pre­só Va­loy.

Es­tas fo­to­gra­fías fue­ron pu­bli­ca­das en el dia­rio Ul­ti­ma Ho­ra en una edi­ción es­pe­cial so­bre el des­em­bar­co de Caa­ma­ño.

De ahí en ade­lan­te la em­pre­sa lo as­cien­de de pues­to, pues de fo­tó­gra­fo pa­so a ser su­per­vi­sor de fo­to­me­cá­ni­ca y lue­go sub­ge­ren­te de pro­duc­ción y se­pa­ra­dor de co­lo­res. Es­to pa­ra pro­te­ger su vi­da, ya que fue el úni­co fo­to­rre­por­te­ro que cap­tó to­das las imá­ge­nes de aquel suceso.

ARCHIVO DE AN­TO­NIO GAR­CÍA VA­LOY

El maes­tro. An­to­nio Gar­cía Va­loy, fo­to­rre­por­te­ro del Listín Dia­rio fue, con cá­ma­ra en mano, tes­ti­go ex­ce­pio­nal de los acon­te­ci­mien­tos ex­cep­cio­na­les que vi­vió el pue­blo do­mi­ni­cano en los años 60.

Di­ver­sas imá­ge­nes so­bre la Re­vo­lu­ción de abril to­ma­das por Gar­cía Va­loy.

De­por­te Uno de los mo­men­tos en que Va­loy cu­bría el área de de­por­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.