Edi­to­rial

BOM­BAS DE TIEM­PO EN ME­DIO DE LA CIU­DAD

Listin Diario - - PORTADA -

La tra­ge­dia del miér­co­les, en la que una em­pre­sa que­dó de­vas­ta­da, seis per­so­nas se re­por­ta­ron muer­tas y va­rias de­ce­nas de he­ri­dos, mas los in­cuan­ti­fi­ca­bles da­ños a pro­pie­da­des ve­ci­nas, ha de­ja­do un vi­si­ble trau­ma en es­ta so­cie­dad. Ha da­do lu­gar a que se avi­ve el de­ba­te so­bre la ne­ce­si­dad de que se es­ta­blez­ca una nor­ma le­gal que im­pi­da la ins­ta­la­ción de em­pre­sas que ma­ne­jan pro­duc­tos in­fla­ma­bles en me­dio de sec­to­res re­si­den­cia­les. Los ries­gos y la pe­li­gro­si­dad que en­tra­ñan los tra­sie­gos de es­tos com­bus­ti­bles al mar­gen de las re­glas ele­men­ta­les de se­gu­ri­dad, se han he­cho pa­ten­tes no so­lo con la es­tre­me­ce­do­ra ex­plo­sión de Pol­yp­las sino con otros ac­ci­den­tes que han co­bra­do víc­ti­mas hu­ma­nas, cau­san­do da­ños ma­te­ria­les en los en­tor­nos y pá­ni­co ge­ne­ra­li­za­do. Ayer mis­mo un vehícu­lo re­sul­tó in­cen­dia­do cuan­do se pro­du­cía un tra­sie­go de gas pro­pano en una es­ta­ción si­tua­da, jus­ta­men­te, en el mis­mo sec­tor de la tra­ge­dia, y es­te so­lo epi­so­dio reac­ti­vó los te­mo­res de los ciu­da­da­nos de que po­dría ve­nir­les otra tra­ge­dia igual. Es tiem­po de que las au­to­ri­da­des re­vi­sen las me­di­das de se­gu­ri­dad de to­das es­tas em­pre­sas y de­ter­mi­nen una política pre­ven­ti­va que in­clu­ya su re­ins­ta­la­ción en otras zo­nas ale­ja­das de re­si­den­cia­les. Sa­be­mos que mu­chas de esas plan­tas exis­tían an­tes de que las zo­nas lle­ga­sen a po­blar­se de re­si­den­tes. Pe­ro ahora exis­te un di­le­ma al que hay que dar­le al fren­te: es más fá­cil des­pla­zar a las plan­tas que a mi­les de per­so­nas de un ve­cin­da­rio, por­que por en­ci­ma de to­do es­tá la pro­tec­ción de vi­das y bie­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.