La es­ce­na de Be­lén

Listin Diario - - OPINIÓN - PA­BLO CLA­SE HI­JO Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor fi­gu­[email protected]­mail.com PU­BLI­CA LOS SÁ­BA­DOS

“Y su­ce­dió que mien­tras es­ta­ban en Be­lén, le lle­gó a Ma­ría el tiem­po de su alum­bra­mien- to. Y dio a luz a su hi­jo pri­mo­gé­ni­to, y lo en­vol­vió en pa­ña­les, y lo acos­tó en un pe­se­bre, por­que no ha­bía lu­gar pa­ra ellos en el me­són” (Lu­cas 2:6-7).

En es­tas po­cas lí­neas, el Evan­ge­lio de Lu­cas re­la­ta el Na­ci­mien­to de Je­sús. José y Ma­ría se tras­la­da­ron de Na­za­ret a Be­lén –don­de na­ció Da­vid, el rey del que am­bos eran des­cen­dien­tes–, por de­cre­to del em­pe­ra­dor Au­gus­to, pa­ra ins­cri­bir­se en las lis­tas ofi­cia­les del cen­so ge­ne­ral del Im­pe­rio ro­mano. En la ciu­dad, Ma­ría se pu­so de par­to; bus­ca­ron con pre­mu­ra dón­de alo­jar­se, pe­ro no ha­lla­ron lu­gar en el me­són. La si­tua­ción de ur­gen­cia obli­gó a la par­tu­rien­ta a aco­mo­dar­se en un re­fu­gio cir­cuns­tan­cial, tal vez una cue­va, que el na­rra­dor sa­gra­do no es­pe­ci­fi­ca. No obs­tan­te, se re­fie­re en tér­mi­nos cla­ros a un pe­se­bre, don­de la ma­dre acues­ta al Ni­ño re­cién na­ci­do, por lo que se de­du­ce que se tra­ta­ba de un es­ta­blo. Es­ta es­ce­na de can­dor, más pu­ra que la nie­ve, anun­cia­ba el acon­te­ci­mien­to más tras­cen­den­te de la his­to­ria. En el si­len­cio y os­cu­ri­dad de la no­che, la ten­sa ex­pec­ta­ción fue in­te­rrum­pi­da, tal vez, por las con­trac­cio­nes de Ma­ría y, a se­gui­das, el pri­mer llo­ro de su pri­mo­gé­ni­to. En aquel ins­tan­te, en Be­lén, ha­bía na­ci­do el Sal­va­dor, Cris­to el Se­ñor. Vino en res­pues­ta a la ne­ce­si­dad mun­dial de un re­den­tor y Se­ñor que pu­die­ra lim­piar el co­ra­zón y li­brar de con­de­na­ción, por los pe­ca­dos, al gé­ne­ro hu­mano. “Ahora, pues, nin­gu­na con­de­na­ción hay pa­ra los que es­tán en Cris­to Je­sús”. (Ro­ma­nos 8:1).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.