Ac­cio­nes de po­li­cías

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - or­lan­do­[email protected]­ro.net.do Or­lan­do Gil PU­BLI­CA DE LU­NES A SÁ­BA­DO Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor

UNO: CON IMÁ­GE­NES DE POR ME­DIO.-

A los agen­tes de­bie­ran en­te­rar­los de que en las ca­lles hay cá­ma­ras o que los ciu­da­da­nos an­dan ce­lu­lar en ris­tre, de ma­ne­ra que nin­gún su­ce­so se pa­sa por al­to o se que­da sin re­gis­trar. La in­for­ma­ción de­bie­ra dár­se­la la ins­ti­tu­ción o el di­rec­tor, sea de la Po­li­cía Na­cio­nal o de la Di­ge­sett. Así con­tro­la­rían sus ím­pe­tus ase­si­nos y se evi­ta­rían di­fi­cul­ta­des que en al­gu­nos ca­sos pro­vo­can su des­gra­cia. A me­nos que esa sea la idea: que la po­bla­ción vea, ya no mano du­ra, sino cri­mi­nal, im­po­nien­do un or­den que ate­mo­ri­za. Aho­ra se nom­bra una co­mi­sión pa­ra in­ves­ti­gar “el in­ter­cam­bio de dis­pa­ros” en que per­dió la vi­da el fu­ga­do de Na­gua. Esa di­li­gen­cia, no obs­tan­te, de­bie­ran aho­rrár­se­la, pues pa­ra qué o pa­ra quién. Las imá­ge­nes no mien­ten, y ya no so­lo va­len más que mil pa­la­bras, sino un mi­llón. Na­die tie­ne du­da de que a Jor­ge Ga­briel Báez Abreu se le apli­có la ley de fuga, aun­que pue­da ale­gar­se que el pro­ce­di­mien­to es uni­ver­sal y de que con esa muer­te se que­ría en­viar un men­sa­je: La fuga no so­lo es­tá prohi­bi­da, sino que quien la in­ten­te o la lo­gre pa­ga­rá con­se­cuen­cias. A ve­ces en la Po­li­cía fal­ta al pro­to­co­lo, pe­ro no en si­tua­cio­nes co­mo la ocu­rri­da en Vi­lla Gon­zá­lez…

DOS: LA NOC­TUR­NI­DAD DEL PA­TRU­LLE­RO.-

Esas mis­mas imá­ge­nes de cá­ma­ras o ce­lu­la­res re­gis­tran las ma­las ar­tes de los agen­tes po­li­cia­les de pa­rar con­duc­to­res o vehícu­los en lu­ga­res os­cu­ros, a pe­sar de las de­nun­cias y las ocu­rren­cias, in­clu­so las ad­ver­ten­cias de la ins­ti­tu­ción o su di­rec­tor. ¿Cuál es el pro­ble­ma? La noc­tur­ni­dad no es nor­ma de au­to­ri­dad, co­mo sí cir­cuns­tan­cia del ma­lean­te, que la tie­ne co­mo cóm­pli­ce apre­cia­da. Uno pien­sa, y no por per­ver­si­dad, que si se in­sis­te en la mo­da­li­dad, no es de­ci­sión de la pa­tru­lla, sino or­den su­pe­rior. Se su­po­ne que los es­pe­cie de co­rre­ca­mino, sea ha­cia pue­blos o ae­ro­puer­tos, no so­lo es­tán en las ca­rre­te­ras pa­ra im­pe­dir ac­cio­nes desapren­si­vas, sino igual pa­ra dar con­fian­za y ga­ran­ti­zar un des­pla­za­mien­to flui­do y se­gu­ro. Sin em­bar­go, ocu­rre lo con­tra­rio. Los in­ci­den­tes se mul­ti­pli­can, y se mul­ti­pli­can por la ma­ña de apos­tar­se de ma­ne­ra di­si­mu­la­da, o a es­con­di­das. La gen­te se la lle­va al vue­lo y na­die se de­tie­ne de gol­pe, sino que co­rre al­gu­nos me­tros bus­can­do zo­nas de cla­ri­dad. El re­tén se mo­les­ta, se sien­te bur­la­do en su pro­pó­si­to y agre­de a ve­ces con ex­ce­si­va vio­len­cia. El qué ha­cer no es tan di­fí­cil. Bas­ta que el pa­tru­lle­ro de día ins­tru­ya a su ho­mó­lo­go de no­che, y es­te apren­da a “pi­car” a la luz de la Lu­na, co­mo él lo ha­ce a la luz del Sol…

TRES: CE­LU­LA­RES APLAU­DIEN­DO A OME­GA.-

La li­ber­tad de Ome­ga sir­vió pa­ra mu­chas co­sas, y to­das ma­las. La Jus­ti­cia su­po que era Na­vi­dad, que el es­pec­tácu­lo lo re­cla­ma­ba y de­bía per­mi­tir que su pú­bli­co lo aplau­die­ra en ta­ri­ma. No de otro mo­do se ex­pli­ca que tu­vie­ra agen­da lle­na y que en la úl­ti­ma se­ma­na del año fue­ra el ar­tis­ta sen­sa­ción. Esas car­te­le­ras fue­ron or­ga­ni­za­das con an­ti­ci­pa­ción y dan­do por se­gu­ro que vol­ve­ría a las ca­lles. Hu­bo ad­ver­ten­cias, y tam­po­co de­ben sor­pren­der, pues era ne­ce­sa­rio cu­brir las apa­rien­cias. Aun­que la par­te más sig­ni­fi­ca­ti­va del show de tem­po­ra­da fue su des­pe­di­da de la cár­cel. Co­mo sus com­pa­ñe­ros del pe­ni­ten­cia­rio vi­va­ron su sa­li­da, pe­ro so­bre to­do gra­ba­ron las in­ci­den­cias del mo­men­to con ce­lu­la­res. Léa­se bien: ce­lu­la­res. A ca­da re­clu­so apa­ra­to me­jor, cuan­do se su­po­nía que los mó­vi­les es­ta­ban prohi­bi­dos. Pues fí­je­se que no. Se de­nun­cia el ho­rror y las con­di­cio­nes de esos re­cin­tos, sus ca­ren­cias y du­ros cas­ti­gos, pe­ro se pier­de de vis­ta lo más gra­ve. El pri­vi­le­gio de la co­mu­ni­ca­ción. Los pre­sos no es­tán in­co­mu­ni­ca­dos, ni en­tre sí ni con el mun­do ex­te­rior, aun cuan­do se des­cu­bre a ca­da ra­to ban­das di­ri­gi­das des­de aden­tro que se cons­ti­tu­yen en azo­te afue­ra. La ex­pli­ca­ción de se­gu­ro no se ha­rá es­pe­rar, aun­que tal vez no se nom­bre co­mi­sión, y lo más pro­ba­ble que alla­nen cel­das e in­cau­ten te­lé­fo­nos…

CUA­TRO: UN ILÍ­CI­TO A LA VIS­TA DE TO­DOS.-

Que na­die se ha­ga el men­so y pre­gun­te có­mo esos ce­lu­la­res en­tran a los pe­ni­ten­cia­rios, o có­mo se ac­ti­van, o por qué no se pro­ce­de de ma­ne­ra drás­ti­ca cuan­do se pro­du­cen si­tua­cio­nes co­mo asal­tos o se­cues­tros di­ri­gi­dos des­de aden­tro. Lo mis­mo que ocu­rre con el mó­vil ro­ba­do. No im­por­tan las mu­chas que­jas, in­clu­so muer­tes. Es un ne­go­cio ilí­ci­to que se lle­va de­lan­te de los ojos de to­do el mun­do. Na­die pen­sa­rá que es un de­re­cho y que se le ga­ran­ti­za, o que bas­ta con te­ner el apa­ra­to, y ya. En las pe­lí­cu­las esa po­se­sión se pa­ga, y na­die du­da­rá que igual en la vi­da real, co­mo si la na­tu­ra­le­za imi­ta­ra al ar­te. Po­si­ble­men­te se reac­cio­ne ton­ta­men­te y se ale­gue lo di­fí­cil de con­tro­lar ese co­mer­cio. Y po­dría has­ta va­li­dar­se. Sin em­bar­go, con­vie­ne re­cor­dar que exis­ten me­ca­nis­mos que anu­lan la co­mu­ni­ca­ción, que la blo­quean, y si las lla­ma­das no sa­len, ¿pa­ra qué te­ner te­lé­fo­nos? Así no po­drán te­ner con­tac­tos con fa­mi­lia­res y ami­gos, pe­ro tam­po­co ser­vir­se del me­dio pa­ra co­me­ter crí­me­nes. Y si es tan fá­cil, ¿por qué si­gue sien­do pro­ble­ma y no se cor­ta por lo sano? Un mal­pen­sa­do di­ría que el ne­go­cio no es de pre­sos, o úni­ca­men­te con pre­sos, y que los res­pon­sa­bles del pe­nal, cuan­do vol­tean la ca­ra y se ha­cen los sue­cos, no lo ha­cen de gra­tis. Pe­ro eso se­ría un mal­pen­sa­do, aun­que de mal­pen­sa­dos es­tán lle­nas las cár­ce­les…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.