La ley y el hom­bre

Listin Diario - - OPINIÓN - EX­PRE­SIO­NES To­más Aquino Mén­dez PU­BLI­CA TO­DOS LOS DO­MIN­GO Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor

Nin­gu­na so­cie­dad avan­za ni se desa­rro­lla si sus ciu­da­da­nos y au­to­ri­da­des irres­pe­tan con­ti­nua­men­te las le­yes. Des­de la exis­ten­cia de los pri­me­ros po­bla­do­res, ha ha­bi­do nor­mas que de­ben ser res­pe­ta­das. Cuan­do es­tas se quie­bran, se vio­lan o se apli­can de for­ma li­mi­ta­da, im­pe­ra el caos y el des­or­den. En nues­tro país te­ne­mos le­yes pa­ra TO­DO, la ma­yo­ría, se­gún los ex­per­tos, MUY BUE­NAS y fun­cio­na­les. El pro­ble­ma es­tá en su apli­ca­ción de for­ma co­rrec­ta y sin mi­rar a quién. Los res­pon­sa­bles de apli­car­las no de­ben ac­tuar de for­ma ca­pri­cho­sa, ni su­je­to a tar­je­ti­tas y lla­ma­das te­le­fó­ni­cas.

Si nues­tras au­to­ri­da­des de­jan pa­sar las vio­la­cio­nes, sin que se apli­que la ley con fir­me­za y jus­te­za, no va­mos pa­ra nin­gún la­do. Pa­sa con la Ley de Mi­gra­ción, la Ley de Par­ti­dos, la de Con­trol Mo­bi­lia­rio y un lar­go et­cé­te­ra.

Por ejem­plo, en el trán­si­to. Exis­te una ley que obli­ga a que to­do ciu­da­dano que po­sea un vehícu­lo, ca­rro, ca­mión, mo­to­ci­cle­ta, de­be ad­qui­rir una pla­ca o mar­be­te. Es inacep­ta­ble que se le per­mi­ta a un fun­cio­na­rio, ofi­cial mi­li­tar o po­li­cial, un agen­te o a un sim­ple “pa­dre de fa­mi­lia”, re­co­rrer nues­tras ca­lles y ca­rre­te­ras sin es­tar pro­vis­to de es­te do­cu­men­to. La in­for­ma­ción que aca­ba de ofre­cer la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Im­pues­tos In­ter­nos, de que 51% del par­que vehi­cu­lar no ha ad­qui­ri­do el mar­be­te, mues­tra la irres­pon­sa­bi­li­dad de mu­chos ciu­da­da­nos. Creo que es­to su­ce­de por la fal­ta de un ré­gi­men de con­se­cuen­cias y la per­mi­si­vi­dad. Eso, acom­pa­ña­do del opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co y sin­di­cal. Es­to úl­ti­mo lo di­go por­que ca­da año, al ven­cer­se el pla­zo pa­ra ob­te­ner el mar­be­te y los agen­tes co­mien­zan a ha­cer cum­plir la ley, sur­gen las vo­ces con­de­nán­do­los y acu­sán­do­los de “abu­sa­do­res”. Y es que una so­cie­dad fun­cio­nal tie­ne que ha­cer cum­plir sus le­yes. Has­ta en la sel­va los ani­ma­les es­ta­ble­cen re­glas y de­li­mi­tan áreas que res­pe­tan ca­da uno.

Si a par­tir del 7 de enero, se per­mi­te a esos mi­les de vehícu­los tran­si­tar sin el mar­be­te, ¿pa­ra qué exis­te la ley? Es por eso que ca­da año son más los que no se preo­cu­pan por ob­te­ner el do­cu­men­to, de­bi­do a que no hay san­cio­nes drás­ti­cas con­tra los vio­la­do­res. Y, la­men­ta­ble­men­te, ese irres­pe­to se re­pi­te en mu­chas otras áreas, con igua­les o peo­res con­se­cuen­cias. Nues­tra Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce cla­ra­men­te igual­dad pa­ra to­dos. Co­mo di­ría el fe­ne­ci­do lí­der re­for­mis­ta Joa­quín Ba­la­guer, “sin in­jus­ti­cias ni pri­vi­le­gios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.