El fe­nó­meno po­lí­ti­co

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - Or­lan­do Gil PU­BLI­CA DE LU­NES A SÁ­BA­DO Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor or­lan­do­[email protected]­ro.net.do/@or­lan­do­gil­di­ce

UNO: LOS REPIQUES DE CAM­PA­NA.-

La cos­tum­bre era atri­buir a la Igle­sia cual­quier pro­nun­cia­mien­to de sus miem­bros y no so­lo cuan­do lo ha­cía la Con­fe­ren­cia del Epis­co­pa­do. La si­tua­ción pa­re­ce ha­ber cam­bia­do, y si no to­da, al­go de su ma­jes­tad pier­de. Tie­ne que de­fen­der su te­rri­to­rio del asal­to im­pia­do­so de sec­to­res que en nom­bre del lai­cis­mo quie­ren te­ner­la a so­ga cor­ta. La so­ta­na si­gue es­tan­do en to­do co­mo an­tes, so­lo que aho­ra la opi­nión pú­bli­ca dis­cier­ne en­tre lo par­ti­cu­lar y el con­jun­to. En­tre lo que di­ce un obis­po o un cu­ra de ba­se y la po­si­ción ofi­cial. In­clu­so los ran­gos ya no son tan im­por­tan­tes co­mo en los tiem­pos del car­de­nal Ló­pez Ro­drí­guez, a quien siem­pre se con­si­de­ró je­fe de la Igle­sia aun­que no fue­ra pre­si­den­te de la CED. El há­bi­to no ha­cía al mon­je, pe­ro aho­ra el mon­je an­da sin há­bi­to, por lo que los ecle­siás­ti­cos, con más ra­zón, ha­blan a tí­tu­lo per­so­nal, o --pue­de ad­mi­tir­se-- co­mo ciu­da­da­nos. La Cons­ti­tu­ción al­can­za pa­ra to­dos, y el hom­bre con­sa­gra­do, con­tra­rio al uni­for­ma­do, pue­de par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca, asu­mir po­si­cio­nes y ex­pre­sar­las co­mo uno más de la ma­na­da. Sin ru­bor ni pu­dor. Ade­más, una co­sa es el púl­pi­to y otra las inau­gu­ra­cio­nes, ac­tos en los que se so­bran y se to­man li­ber­ta­des…

DOS: LA BAN­DE­RA NO.-

Pon­gá­mos­lo de la me­jor ma­ne­ra. La fa­lla es­tu­vo en la pun­te­ría. Ti­ra­ron mier­da al edi­fi­cio del Pa­la­cio de Jus­ti­cia del Cen­tro de los Hé­roes y le ca­yó a la ban­de­ra que on­dea en la par­te fron­tal. Ese no era el pro­pó­si­to, pe­ro re­sul­tó el he­cho. Con agua y ja­bón se lim­pia el su­cio del lo­cal, pe­ro con agua y ja­bón no se lim­pia el agra­vio. Que en Fran­cia hi­cie­ron al­go pa­re­ci­do Los Cha­le­cos Ama­ri­llos en sus pro­tes­tas de es­tos días, cier­to, pe­ro no sal­pi­ca­ron la ban­de­ra. El pro­ble­ma no es el Su­pre­mo, pues tam­bién en Es­pa­ña los in­de­pen­den­tis­tas rea­li­za­ron una pa­ra­da. In­clu­so, co­mo me anotó al­guien, lo de la ban­de­ra fue un da­ño co­la­te­ral. Co­mo quie­ra que sea no se pue­den con­fun­dir las co­sas. El edi­fi­cio, co­mo de­cía en un tuit, es el edi­fi­cio. La Jus­ti­cia ca­da cual la con­si­de­ra co­mo le plaz­ca, y si no me­re­ce re­co­no­ci­mien­to y ce­le­bra­ción en su día, pues ni se la re­co­no­ce ni se la ce­le­bra. La Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia tie­ne tan­tas ca­ren­cias ma­te­ria­les que el pri­me­ro en des­ta­car­las fue su pre­si­den­te Ma­riano Ger­mán, aun­que ob­vió las mo­ra­les que pro­vo­có la mo­vi­li­za­ción del Falpo. La ban­de­ra, sin em­bar­go, no tu­vo ni tie­ne ni ten­drá que car­gar con esas cul­pas, y a ella no se le pue­de pe­dir cuen­ta. La afren­ta por tan­to no pue­de que­dar­se sin cas­ti­go, que es lo que es­tán pre­ten­dien­do los que enal­te­cen la ac­ción co­mo una ha­za­ña…

TRES: NA­DIE SE SA­LE DEL TIESTO.-

Vien­do co­mo an­da el mun­do po­lí­ti­ca­men­te por es­tos días, en que los ma­los no so­lo asu­men can­di­da­tu­ras, sino que ga­nan elec­cio­nes de ma­ne­ra abru­ma­do­ra, de­bie­ra te­ner­se ma­yor cui­da­do al escoger in­ter­na­men­te y pru­den­cia al vo­tar. Nin­guno de los as­pi­ran­tes co­no­ci­dos se sa­le del tiesto y la­men­ta­ble­men­te las di­fe­ren­cias no van más allá de la po­lí­ti­ca, pues las op­cio­nes, aun­que tam­po­co son ta­les, no se iden­ti­fi­can con ideo­lo­gías de ex­tre­mo. El fe­nó­meno do­mi­ni­cano es in­tere­san­te por lo in­ver­so. Bailan en el mis­mo sa­lón, na­die da pa­so por los la­dos y to­dos bus­can el cen­tro. A quien en­cuen­tre di­fe­ren­cias en­tre Luis Abi­na­der y Gui­ller­mo Mo­reno de­ben mul­ti­pli­car­le los pun­tos de tar­je­ta. E igual en­tre Leonel Fer­nán­dez y Da­ni­lo Me­di­na. Si los opo­si­to­res an­dan de la mano en fren­tes y blo­ques, e igual rom­pen unos que con­for­man otros, con­su­men su tiem­po en ocio­si­dad. La re­elec­ción, co­mo to­da­vía no se sien­te en con­fian­za, no mues­tra sus car­tas. La al­ter­na­ti­va ofi­cial, des­pués de años pos­tu­lan­do en la som­bra, so­lo ha­bla de un tren im­po­si­ble que re­co­rre­ría la Re­pú­bli­ca. El PRM de­nun­cia al go­bierno por apro­ve­char po­lí­ti­ca­men­te sus pro­gra­mas de asis­ten­cia so­cial, pe­ro en­tre sus pla­nes no es­tá eli­mi­nar­los, sino sus­ten­tar­los me­dian­te ley…

CUA­TRO: EX­PE­RIEN­CIAS DIS­TIN­TAS.-

El país abo­mi­nó de las ten­den­cias del PRD y las di­chas die­ron al tras­te con un par­ti­do gran­de que pu­do te­ner una más lar­ga his­to­ria de po­der. Sin em­bar­go, de­be re­co­no­cer­se que aun den­tro de una mis­ma or­ga­ni­za­ción, los je­fes de gru­pos pos­tu­la­ban po­lí­ti­cas de Es­ta­do di­fe­ren­tes. Lo que apli­có Antonio Guz­mán a par­tir del 1978 fue di­fe­ren­te a lo que des­pués hi­zo Sal­va­dor Jorge Blanco, sin que ha­ya que en­trar en con­si­de­ra­ción de cuál me­jor, cuál peor. Pe­ro tam­bién lo que en cam­pa­ña in­ter­na plan­teó Ja­co­bo Maj­lu­ta era dis­tin­to a lo que a su vez pro­mo­vía Jo­sé Fran­cis­co Pe­ña Gómez. Esa di­fe­ren­cia­ción es­tá ha­cien­do fal­ta den­tro los par­ti­dos y en la lu­cha que li­bran en los es­ce­na­rios de po­der. Na­die pue­de es­pe­rar sor­pre­sa, y mu­cho me­nos rup­tu­ra, sino con­ti­nui­dad, aun­que exis­ta la po­si­bi­li­dad o de otros nom­bres o de otros par­ti­dos. La tram­pa va con to­dos. Aun cuan­do Hi­pó­li­to Mejía no le­van­ta la ban­de­ra de su ges­tión, tam­po­co Luis Abi­na­der ha­ce re­fe­ren­cia a su ma­ne­jo o po­ne dis­tan­cia con si­tua­cio­nes que no fue­ron las me­jo­res. Los pre­can­di­da­tos del PLD por igual. No to­can la ad­mi­nis­tra­ción de su ges­tor po­lí­ti­co, pe­ro tam­po­co la de su an­te­ce­sor y ac­tual ri­val. Con per­fi­les pa­re­ci­dos no pue­de pen­sar­se ni apre­ciar­se es­ti­los pro­pios…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.