FE Y ACON­TE­CER Fies­ta del Bau­tis­mo del Se­ñor

Listin Diario - - OPINIÓN - CAR­DE­NAL NI­CO­LÁS DE JESÚS LÓ­PEZ RO­DRÍ­GUEZ

a) Del li­bro del Pro­fe­ta Isaías 42, 1-4. 6-7. a Fies­ta del Bau­tis­mo del Se­ñor se ce­le­bra el se­gun­do do­min­go de enero y con ella se cie­rra el ci­clo de la Na­vi­dad. La se­ma­na pa­sa­da ce­le­bra­mos la Epi­fa­nía, en que el Ni­ño Jesús se re­ve­ló a los Ma­gos de Orien­te y en ellos a to­das las na­cio­nes, co­mo “rey de los ju­díos” y Mesías Sal­va­dor. Aho­ra, al co­men­zar su vi­da apos­tó­li­ca, en su Bau­tis­mo por Juan, a ori­llas del Jor­dán es pro­cla­ma­do an­te el pue­blo ju­dío co­mo el Hi­jo de Dios en car­ne mortal.

LEl pa­sa­je del pro­fe­ta Isaías que se lee es­te do­min­go per­te­ne­ce al Deu­te­ro-Isaías, o Se­gun­do Isaías, y nos pro­cla­ma el anun­cio de la li­be­ra­ción del des­tie­rro de Ba­bi­lo­nia. Es­tos ver­sícu­los se cons­ti­tu­yen en una síntesis del pri­mer cán­ti­co del Sier­vo de Yah­vé, su mi­sión es ser­vir de luz a las na­cio­nes y la de irra­diar esa luz has­ta los con­fi­nes de la tie­rra, ma­ni­fes­tan­do la sal­va­ción que ofre­ce el Se­ñor, lo cual se po­ne de ma­ni­fies­to en el re­la­to del Bau­tis­mo del Se­ñor. b) Del li­bro de los He­chos de los Após­to­les 10, 34-38. Es­tos ver­sos re­co­gen par­te del dis­cur­so de San Pe­dro con mo­ti­vo del bau­tis­mo del Cen­tu­rión Cor­ne­lio, en Ce­sa­rea, he­cho sig­ni­fi­ca­ti­vo, que mues­tra que la Igle­sia se ex­pan­de y abre sus puer­tas a to­dos los pue­blos, des­ta­can­do San Pe­dro la vi­da y obra de Jesús, el Hi­jo de Dios vi­vo que pasó por la vi­da ha­cien­do el bien. A eso es­ta­mos lla­ma­dos to­dos los cris­tia­nos a ha­cer pre­sen­te y cer­ca­na la pre­sen­cia de Jesús en un mun­do lleno de ne­ce­si­da­des y de in­jus­ti­cias. c) Del Evangelio se­gún San Lu­cas 3, 15-16.21-22.

San Lu­cas na­rra el epi­so­dio del Bau­tis­mo con es­tas pa­la­bras: “To­do el pue­blo se bautizaba y tam­bién Jesús se bau­ti­zó; y mien­tras oraba, se abrió el cie­lo, ba­jó sobre él el Es­pí­ri­tu San­to en for­ma de pa­lo­ma y se oyó una voz del cie­lo: Tú eres mi Hi­jo que­ri­do, mi pre­di­lec­to”.

Co­mo di­ce el P. Ra­nie­ro Can­ta­la­mes­sa, es­ta­mos de­lan­te de la pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción pú­bli­ca del Es­pí­ri­tu San­to en el Nue­vo Tes­ta­men­to. Ya no es pa­ra no­so­tros “el gran des­co­no­ci­do”. En efec­to, ¿qué es la vi­da cris­tia­na sin el Es­pí­ri­tu San­to?, es una flor sin per­fu­me, un cuer­po sin vi­da.

En el Cre­do de­ci­mos: “Creo en el Es­pí­ri­tu San­to, Se­ñor y da­dor de vi­da”. En es­tas pa­la­bras es­tá re­su­mi­do lo esen­cial de nues­tra fe en la ter­ce­ra per­so­na de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad. El mis­mo Jesús lo afir­ma ca­te­gó­ri­ca­men­te en su diá­lo­go con Ni­co­de­mo: “En ver­dad, en ver­dad les di­go: el que no naz­ca de agua y de Es­pí­ri­tu no pue­de en­trar en el Reino de Dios. Lo na­ci­do de la car­ne, es car­ne; lo na­ci­do del Es­pí­ri­tu, es es­pí­ri­tu” (Juan 3, 4-6).

Por lo tan­to, la pri­me­ra con­di­ción pa­ra al­can­zar el Es­pí­ri­tu San­to es re­na­cer del Es­pí­ri­tu, es­to es el bau­tis­mo, ahí es­tá la puer­ta de in­gre­so a la sal­va­ción. Jesús mis­mo di­ce en el Evangelio: “El que crea y sea bau­ti­za­do, se sal­va­rá, el que no crea se con­de­na­rá” (Mar­cos 16, 16).

El P. Ca­ba­lle­ro, sobre es­te evangelio, di­ce que hay un de­ta­lle que es ex­clu­si­vo de San Lu­cas, que lo re­pi­te al na­rrar la Trans­fi­gu­ra­ción del Se­ñor. Mien­tras oraba Jesús, se abrió el cie­lo (V. 22). La Teo­fa­nía Tri­ni­ta­ria (ma­ni­fes­ta­ción de las tres Per­so­nas di­vi­nas) que tie­ne lu­gar en la es­ce­na del Bau­tis­mo de Jesús, re­le­ga a un se­gun­do lu­gar la con­di­ción pu­ri­fi­ca­to­ria del pe­ca­do que te­nía el bau­tis­mo pe­ni­ten­cial im­par­ti­do por Juan y que Jesús re­ci­bió de sus ma­nos “en un bau­tis­mo ge­ne­ral”, co­mo uno más en la fi­la de los pe­ca­do­res.

Tam­bién el P. Schö­kel, al ha­blar del Bau­tis­mo de Jesús nos di­ce, que Lu­cas omi­te el diá­lo­go en­tre Juan y Jesús en el mo­men­to del Bau­tis­mo, que sí nos trans­mi­te Ma­teo 3, 13-15, no en­fa­ti­za de­ma­sia­do el he­cho en sí del bau­tis­mo que por lo vis­to era ma­si­vo; pa­ra Lu­cas, Jesús es­tá lim­pio de to­da man­cha, pe­ro a pe­sar de ello se bau­ti­za, no tan­to pa­ra lim­piar, sino pa­ra prepararse a lo que vie­ne. Lo im­por­tan­te pa­ra Jesús es la teo­fa­nía, la ma­ni­fes­ta­ción de Dios que pa­re­ce es­tar más bien mo­ti­va­da por la ora­ción de Jesús in­me­dia­ta­men­te des­pués de bau­ti­zar­se. Las pa­la­bras del Pa­dre que trans­mi­te por me­dio del Es­pí­ri­tu con­fir­man a Jesús co­mo el pre­di­lec­to y ex­plí­ci­ta­men­te que­da in­ves­ti­do co­mo el en­via­do, el que ha­bía de ve­nir.

La pre­di­lec­ción del Pa­dre no es pa­ra Lu­cas un me­ro ges­to de sim­pa­tía si se pue­de ha­blar así, se tra­ta de la apro­ba­ción que re­ci­be Jesús co­mo el que es­ta­rá com­ple­ta­men­te iden­ti­fi­ca­do con la vo­lun­tad del Pa­dre. Dios se re­ve­ló des­de siem­pre co­mo un ser que apues­ta a la jus­ti­cia, a la fra­ter­ni­dad, a la so­li­da­ri­dad, a la vi­da y por ahí se de­fi­ni­rá tam­bién la vo­lun­tad y el pro­yec­to de vi­da de Jesús.

Fuen­te: P. B. Ca­ba­lle­ro: En las Fuen­tes de la Pa­la­bra, ci­clos A, B y C, Luis Alon­so Schö­kel: La Bi­blia

de Nues­tro Pue­blo. Rai­ne­ro Can­ta­la­mes­sa: Echad

Las Re­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.