Mu­je­res oran por el país en Pa­la­cio

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - Adria­na Pe­gue­ro San­to Do­min­go

Lue­go de tres días de ora­ción fren­te al Pa­la­cio Na­cio­nal, sin in­ge­rir ali­men­tos más que sor­bos de agua cuan­do lle­ga­ban a sus ca­sas por las no­ches, mu­je­res cris­tia­nas del Mi­nis­te­rio Co­rrien­do en el Es­pí­ri­tu, con­si­de­ran que Dios les dio la vic­to­ria.

La pre­si­den­ta del Mi­nis­te­rio, Est­her Con­cep­ción Pé­rez, di­jo que a pe­sar de que el sol y las llu­vias las cas­ti­ga­ron, y que tam­po­co in­ge­rie­ron agua ni ali­men­tos, nin­gu­na ne­ce­si­tó asis­ten­cia mé­di­ca.

Va­lo­ró tam­bién el pa­pel de los agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal que las cus­to­dia­ron des­de el pa­sa­do jue­ves has­ta ayer a las 6:00 de la ma­ña­na, por quie­nes ora­ron al fi­nal de la jor­na­da, pa­ra que Dios les per­mi­ta as­cen­der de ran­gos y car­gos.

Se re­cuer­da que las mu­je­res per­te­ne­cen a la Con­gre­ga­ción de la Asam­blea de Dios de Los Li­mo­nes, en Sa­ba­na Gran­de de Bo­yá, y de­ci­die­ron orar en el lu­gar tras re­ci­bir una re­ve­la­ción de Dios ad­vir­tien­do que po­drían ocu­rrir al­gu­nas ca­tás­tro­fes en el país.

“Que­re­mos que nues­tro país se vuel­va a Dios, que vuel­va al Se­ñor. La fa­mi­lia do­mi­ni­ca­na nos due­le, los ma­tri­mo­nios nos due­len, la si­tua­ción en la que es­tá nues­tro país nos due­le y sa­ber que na­die di­ce na­da es do­lo­ro­so, pe­ro yo sé que Dios so­lo quie­re que se le­van­te uno, pa­ra que su obra sea ma­ni­fies­ta”, agre­gó Est­her.

La idea era dor­mir fren­te a la Ca­sa de Go­bierno, pe­ro no se lo per­mi­tie­ron. El mi­nis­te­rio aho­ra va por el res­ca­te de las pros­ti­tu­tas y los dro­ga­dic­tos, pa­ra que se ale­jen de ese mun­do que los tie­ne atra­pa­dos, di­jo Est­her Con­cep­ción Pé­rez.

Sa­cri­fi­cio

Con­cep­ción Pé­rez in­for­mó que des­de el do­min­go an­te­rior, Dios la pre­pa­ró has­ta el jue­ves con una die­ta de in­ge­rir so­lo le­gum­bres, y que lue­go de ese día has­ta ayer la man­tu­vo so­lo a agua por las no­ches.

“En la jor­na­da an­te­rior me man­tu­vo sie­te días sin co­mer y sin be­ber agua, pe­ro aho­ra me la pu­so sua­ve”, agre­gó.

Di­jo que su nue­vo re­to es dar­le a co­no­cer el pue­blo do­mi­ni­cano lo que es la obe­dien­cia a Dios.

“Voy a to­car puer­tas del ta­ma­ño que sea, no im­por­ta que sea el Se­na­do, la Cá­ma­ra de Dipu­tados, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, a ins­truir a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na de qué es lo que Dios quie­re, por­que sé que al­go gran­de pue­de pa­sar si la gen­te no vuel­ve a Dios”, ad­vir­tió.

Di­jo que usa­rá los me­dios que sean ne­ce­sa­rios pa­ra lle­var­le al pue­blo do­mi­ni­cano el men­sa­je de Dios.

“Aho­ra va­mos por las pros­ti­tu­tas, los dro­ga­dic­tos, pa­ra res­ca­tar­los de ese mun­do que los tie­ne atra­pa­dos”, pun­tua­li­zó Con­cep­ción Pé­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.