El mo­de­lo eco­nó­mi­co do­mi­ni­cano

Listin Diario - - OPINIÓN - OS­CAR ME­DI­NA

El mo­de­lo eco­nó­mi­co y de desa­rro­llo do­mi­ni­cano es exi­to­so, y ha con­ver­ti­do es­te país en la es­tre­lla re­gio­nal, ad­mi­ra­da por sus pa­res y vis­ta con in­te­rés por los ca­pi­ta­les de to­das par­tes del mun­do. Un mo­de­lo so­bre el que Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na ha sus­ten­ta­do un im­pre­sio­nan­te cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos años, con cer­ti­dum­bre y es­ta­bi­li­dad y con un cli­ma de ne­go­cios que in­cen­ti­va la in­ver­sión.

El año pa­sa­do, se­gún los da­tos pre­li­mi­na­res da­dos a co­no­cer por el go­ber­na­dor del Ban­co Cen­tral, Héc­tor Valdez Al­bi­zu, la eco­no­mía do­mi­ni­ca­na cre­ció sie­te por cien­to, pa­ra en­ca­be­zar la re­gión. La ma­yo­ría de los sec­to­res re­gis­tra­ron cre­ci­mien­tos po­si­ti­vos, Co­mu­ni­ca­cio­nes cre­ció 11 por cien­to, Cons­truc­ción 10.6, Zo­nas Fran­cas 9.1, Sa­lud 8.8%, Co­mer­cio 8.5%, Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros 7.9%, Agro­pe­cua­rio 6.5%, Trans­por­te 6.5%, Ma­nu­fac­tu­ra 6, Ener­gía 5.7 y Ho­te­les, Bares y Res­tau­ran­tes 5.6…

Y no es se­rio cues­tio­nar la efec­ti­vi­dad de un mo­de­lo que funciona pa­ra sec­to­res tan di­ver­sos de una eco­nó­mía, que só­lo el año pa­sa­do ge­ne­ró 160,000 nue­vos pues­tos de tra­ba­jo y don­de la ta­sa de des­em­pleo es in­fe­rior al seis por cien­to.

Una eco­no­mía ca­paz de en­fren­tar cho­ques ex­ter­nos co­mo el que su­pu­so el cam­bio de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en Es­ta­dos Uni­dos. La Re­ser­va Fe­de­ral au­men­tó sus­tan­cial­men­te los ti­pos de in­te­rés de re­fe­ren­cia, y sin em­bar­go en el país las ta­sas de in­te­rés se man­tu­vie­ron re­la­ti­va­men­te es­ta­bles y el ti­po de cam­bio no su­frió gran­des fluc­tua­cio­nes… De he­cho, la ta­sa de cam­bio pro­me­dio del año 2018 se man­tu­vo por de­ba­jo de lo es­ti­pu­la­do en el Pre­su­pues­to.

Y a pe­sar de que co­mo con­se­cuen­cia de ese cam­bio de po­lí­ti­ca de la FED, en el se­gun­do se­mes­tre del año el Ban­co Cen­tral de­bió apli­car po­lí­ti­cas me­nos ex­pan­si­vas y au­men­tar la ta­sa de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, la car­te­ra de prés­ta­mos del sis­te­ma fi­nan­cie­ro au­men­tó en ca­si 115 mil mi­llo­nes de pe­sos du­ran­te 2018… Los prés­ta­mos al con­su­mo y los sec­to­res pro­duc­ti­vos, por ejem­plo, cre­cie­ron en más de trein­ta mil mi­llo­nes de pe­sos ca­da uno. Por igual, a pe­sar de que los pre­cios del cru­do au­men­ta­ron sus­tan­cial­men­te y bue­na par­te del año se man­tu­vie­ron muy por en­ci­ma del pro­me­dio es­ti­pu­la­do en el Pre­su­pues­to, la po­lí­ti­ca fis­cal se man­tu­vo ape­ga­da a la me­ta de dé­fi­cit… Las re­cau­da­cio­nes au­men­ta­ron so­bre el tre­ce por cien­to y se con­tro­ló la ex­pan­sión del gas­to pú­bli­co… Por lo que tam­po­co es se­rio afir­mar que es­ta eco­no­mía cre­ce ar­ti­fi­cial­men­te, im­pul­sa­da por el gas­to pú­bli­co y el fi­nan­cia­mien­to ex­terno.

En el año 2018, por ejem­plo, el dé­fi­cit de la Cuen­ta Co­rrien­te de la Ba­lan­za de Pa­gos −que man­tu­vo ni­ve­les in­fe­rio­res al pro­me­dio his­tó­ri­co− fue cu­bier­to con hol­gu­ra por las re­me­sas, el tu­ris­mo y la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, que vol­vie­ron a cre­cer de for­ma im­por­tan­te. Y co­mo con­se­cuen­cia del au­men­to en las ex­por­ta­cio­nes −tan­to la de los sec­to­res tra­di­cio­na­les co­mo las de zo­nas fran­cas− y de la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, la eco­no­mía do­mi­ni­ca­na ge­ne­ró di­vi­sas y au­men­tó sus re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les en ci­fras re­cord.

Pe­ro es que es­te éxi­to eco­nó­mi­co no es ca­sual ni se li­mi­ta al pa­sa­do año. Con la ex­cep­ción de los años afec­ta­dos por la cri­sis ban­ca­ria, la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na vie­ne cre­cien­do es­ta­ble y con­sis­ten­te­men­te des­de ha­ce ca­si tres dé­ca­das. Y es el re­sul­ta­do de la apli­ca­ción de un mo­de­lo eco­nó­mi­co y de desa­rro­llo que in­clu­ye la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas acor­des con el li­bre mer­ca­do y la aper­tu­ra co­mer­cial, así co­mo la apues­ta por sec­to­res en los que es­ta eco­no­mía pue­de ser com­pe­ti­ti­va en un mer­ca­do glo­bal…

Es­tas po­lí­ti­cas ---que se vie­nen im­ple­men­tan­do des­de las re­for­mas rea­li­za­das en los pri­me­ros años de la dé­ca­da de los no­ven­ta del siglo pa­sa­do--jun­to a la apli­ca­ción de me­di­das ape­ga­das a la eco­no­mía li­be­ral y de mer­ca­dos, y de po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias y fis­ca­les que ga­ran­ti­zan es­ta­bi­li­dad de los ti­pos de cam­bio y de in­te­rés, es lo que ha pro­vo­ca­do que el mo­de­lo eco­nó­mi­co do­mi­ni­cano se ob­ser­ve des­de fue­ra con ad­mi­ra­ción.

La­men­ta­ble­men­te en el país hay quie­nes, de for­ma mez­qui­na, pre­ten­den des­co­no­cer esos logros, y des­vir­tuar as­pec­tos que, si bien pue­den ser ob­je­to de ajus­tes y me­jo­ras, no pue­den con­du­cir a cues­tio­nar un mo­de­lo eco­nó­mi­co y de desa­rro­llo que ha si­do y que es exi­to­so.

Sin du­das hay que se­guir avan­zan­do en la re­duc­ción de la po­bre­za y de bre­cha que pro­vo­ca la de­sigual­dad en la re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, me­jo­rar la ca­li­dad del em­pleo y la com­pe­ti­ti­vi­dad en sec­to­res en los que aún se pue­de me­jo­rar sus­tan­cial­men­te… Y esos ajus­tes se han es­ta­do ha­cien­do y se con­ti­nua en ese pro­ce­so…

Pe­ro no se de­be ju­gar irres­pon­sa­ble­men­te al po­pu­lis­mo pro­po­nien­do cam­bios de mo­de­los un dis­cur­so hue­ro en el que ni si­quie­ra su­gie­ren al­ter­na­ti­vas via­bles… El mo­de­lo eco­nó­mi­co y de desa­rro­llo do­mi­ni­cano es exi­to­so… Y el ma­yor ries­go que en­fren­ta es que la apli­ca­ción de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que lo sus­ten­tan, cai­ga en ma­nos de al­gu­nos de esos irres­pon­sa­bles que po­li­ti­que­ra­men­te lo cues­tio­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.