ASUN­TOS DE DE­RE­CHO El mons­truo de 21 ca­ras

Listin Diario - - OPINIÓN - MATIAS MO­DES­TO DEL RO­SA­RIO HI­JO

El ca­so Gli­co-Mo­ri­na­ga, o tam­bién co­no­ci­do co­mo el mons­truo de las 21 ca­ras, se re­mon­ta a la dé­ca­da de los 80’s, el gi­gan­te de la co­mi­da ja­po­ne­sa Eza­ki Gli­co fue chan­ta­jea­do por un mis­te­rio­so gru­po, que se ha­cían lla­mar “El mons­truo con 21 ca­ras”. Co­men­zó con dos hom­bres ar­ma­dos que irrum­pie­ron en el ho­gar del pre­si­den­te de Gli­co, se­cues­trán­do­lo fren­te a su fa­mi­lia. Los su­je­tos man­tu­vie­ron al eje­cu­ti­vo en un al­ma­cén, lla­ma­ron a la com­pa­ñía y exi­gie­ron 100 mi­llo­nes de Yens y 100 Kg. de oro en lin­go­tes. La víc­ti­ma es­ca­pó del al­ma­cén sin sa­ber aún si su com­pa­ñía pa­ga­ría o no por res­ca­tar­lo. Un par de se­ma­nas des­pués, mu­chos au­tos en el es­ta­cio­na­mien­to de la com­pa­ñía fue­ron in­cen­dia­dos, en­ton­ces, el “Mons­truo” co­men­zó a en­viar car­tas. En la pri­me­ra car­ta el Mons­truo anun­cia­ba ha­ber en­ve­ne­na­do los dul­ces de Gli­co, lo cual le re­sul­tó a la em­pre­sa en una pér­di­da de $21 mi­llo­nes de dó­la­res en pro­duc­tos, que de­bie­ron ser re­ti­ra­dos del mer­ca­do. El nú­me­ro pu­do ha­ber si­do una coin­ci­den­cia, pe­ro ¿otra vez? El mons­truo se mo­fó de las au­to­ri­da­des in­di­can­do el lu­gar don­de se en­con­tra­ba la má­qui­na de es­cri­bir con la que man­da­ron la car­ta y el con­te­ne­dor don­de de­ja­ron el re­ci­pien­te del áci­do que uti­li­za­ron. Pe­ro no im­por­ta­ba, la po­li­cía bus­có a los cri­mi­na­les por to­do el país, pe­ro fue inú­til. Pron­to, y só­lo pa­ra de­mos­trar que es­ta­ban ju­gan­do con la men­te de to­dos, el “Mons­truo”, sin ra­zón al­gu­na, en­vió una car­ta ofre­cien­do su arre­pen­ti­mien­to di­ri­gi­da a Gli­co, y no le cau­só más mo­les­tias a es­ta em­pre­sa. El Mons­truo cam­bió su fo­co de aten­ción ha­cia otra com­pa­ñía de co­mi­da: Mo­ri­na­ga. Otra car­ta fue en­via­da muy si­mi­lar a la que man­da­ron a Gli­co, pe­ro en es­ta oca­sión, la in­ves­ti­ga­ción re­sul­tó en un to­tal de 21 pa­que­tes con res­tos de cia­nu­ro de so­dio al­ta­men­te tó­xi­co. La po­li­cía, de­ses­pe­ra­da, cre­yó dar un vis­ta­zo a la men­te maes­tra de­trás del Mons­truo du­ran­te una en­tre­ga de di­ne­ro (el gru­po de cri­mi­na­les ha­bía exi­gi­do di­ne­ro en efec­ti­vo de otra com­pa­ñía). Uno de los ofi­cia­les des­cri­bió a la men­te maes­tra co­mo un hom­bre que te­nía “ojos co­mo los de un zo­rro”, lo cual le dio el apo­do del “Hom­bre ojos de zo­rro”. El mis­mo hom­bre mis­te­rio­so fue vis­to des­pués en un au­to, du­ran­te una ope­ra­ción po­li­cía­ca, pe­ro es­ca­pó. Has­ta el día de hoy, nun­ca se pu­do atra­par a los de­lin­cuen­tes…...ca­sos sin re­sol­ver, to­do es­to se­gún ar­chi­vos y fuen­tes po­li­cía­cas, uti­li­za­dos en la pá­gi­na: “No­che de te­rror”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.