EL AL­MA

Listin Diario - - OPINIÓN - JO­SE­FI­NA NAVARRO PU­BLI­CA DE LU­NES A VIER­NES

Por­que es fuer­te su amor ha­cia no­so­tros”. Sal. 117. 2.

Es­ta ver­dad im­pul­sa el sen­ti­do cris­tiano: el per­ci­bir, sa­ber que Dios nos ama. Es un sen­ti­mien­to di­fí­cil de en­ten­der pa­ra quie­nes no creen, po­dría pa­re­cer in­tan­gi­ble, po­co cla­ro e in­clu­so ab­sur­do. Es que pa­re­ce no ha­ber evi­den­cia co­ti­dia­na de su amor, co­mo sí ocu­rre con el abra­zo de otra per­so­na, un hi­jo, una ma­dre, un com­pa­ñe­ro; o al re­ci­bir un ra­mo de flo­res de un enamo­ra­do, que te ha­gan esa co­mi­da que tan­to te gus­ta o ser aten­di­do con de­vo­ción cuan­do en­fer­mas y es­tás en ca­ma. ‘¡Esas sí son evi­den­cias co­no­ci­das y cla­ras de amor!’ Son re­ci­bi­das y en­tre­ga­das a per­so­nas de car­ne y hue­so. Pe­ro ¿y Dios? ¿don­de es­tá su abra­zo, dón­de su ra­mo de flo­res o su de­ta­lle en la co­mi­da, có­mo te atien­de mien­tras ti­ri­tas de fie­bre o te re­vuel­cas en un do­lor? Él es­tá en ese pri­mer pen­sa­mien­to de quien sa­be que ne­ce­si­ta­bas un abra­zo, en el aro­ma de las flo­res, en la in­ten­ción de agra­do de quien te hi­zo tu co­mi­da fa­vo­ri­ta, en la so­li­da­ri­dad de quien de­ci­dió cui­dar­te. Pe­ro es­tá, es­tá tam­bién en el mi­la­gro de tu des­per­tar, es­tu­vo en ese mo­men­to en que no atro­pe­llas­te al pea­tón que apa­re­ció de la na­da mien­tras con­du­cías en la ave­ni­da; es­tá en esos mo­men­tos en que di­ces ‘¡uy, por suer­te!; es­tá el amor de Dios en tus mo­men­tos de di­cha, de apren­di­za­je, de tris­te­za y de es­pe­ran­za. Al amor de Dios no hay que ver­lo, hay que re­co­no­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.