Raí­ces no es­tá fá­cil

Listin Diario - - OPINIÓN - LUIS RO­SA­RIO

Te quie­ro ha­cer una pre­gun­ta: fuera de los men­sa­jes que cuel­gan en las re­des so­cia­les, fre­cuen­te­men­te de du­do­so y ne­ga­ti­vo con­te­ni­do, ¿Qué otra co­sa lees tú: pe­rió­di­cos, li­bros o re­vis­tas? Pa­ro­dian­do un re­frán, se po­dría de­cir: Di­me lo que lees y te di­ré quién eres.

Los li­bros y re­vis­tas no la­dran ni muer­den. Más que con­si­de­rar­los pe­li­gro­sos enemi­gos, son re­cur­sos muy úti­les pa­ra do­mes­ti­car­nos, ha­cer­nos más hu­ma­nos. Nos ayu­dan a com­pren­der la vi­da.

Pues bien, quie­ro pre­sen­tar­te una ex­ce­len­te re­vis­ta que se sa­le del mon­tón, no ap­ta pa­ra car­día­cos de­bi­do a su pro­fun­do con­te­ni­do. Una re­vis­ta que pro­fun­di­za en el pen­sa­mien­to hu­mano y cris­tiano. Si lo que te gus­ta es la fi­lo­so­fía de la ba­cha­ta de ca­ba­ret y te con­for­mas con la mú­si­ca de ca­lle que ge­ne­ra alo­ca­da his­te­ria co­lec­ti­va, no si­gas le­yen­do. Es­to no es pa­ra ti, bús­ca­te otra co­sa.

De­seo ha­blar­te de la re­vis­ta RAÍ­CES, di­ri­gi­da por gen­te que ha to­ma­do en se­rio la ca­pa­ci­dad ra­cio­nal que ca­da ser hu­mano ha re­ci­bi­do co­mo un re­ga­lo con el don de la vi­da. Por­que Raí­ces es­tá di­se­ña­da pa­ra pen­sar y apren­der a pen­sar. Raí­ces no es­tá fá­cil.

Lo bueno del ca­so es que es­ta re­vis­ta no só­lo lle­va el nom­bre de Raí­ces, sino que tie­ne co­mo me­ta ahon­dar en la reali­dad y así mo­ti­var un pen­sa­mien­to en­car­na­do, su­mer­gi­do en la tie­rra do­mi­ni­ca­na, al es­ti­lo de las raí­ces de los ár­bo­les.

EEs­ta re­vis­ta es­tá abier­ta a un plu­ra­lis­mo de pen­sa­mien­to, res­pe­tan­do la di­ver­si­dad que nos ro­dea, pa­ra sa­car lo me­jor de ca­da pen­sa­mien­to hu­mano pre­sen­te en el va­rio­pin­to fe­nó­meno so­cial.

La in­ten­ción de Raí­ces no es só­lo con­tem­plar la reali­dad so­cial, sino mo­ti­var a su trans­for­ma­ción, con los va­lio­sos apor­tes que brin­da a sus lec­to­res. Acep­ta así el desafío que lan­za­ba Car­los Marx en la te­sis nú­me­ro on­ce so­bre Feuer­bach. Es­te ído­lo so­cia­lis­ta afir­ma allí que los fi­ló­so­fos, a tra­vés de la his­to­ria, no han he­cho más que con­tem­plar e in­ter­pre­tar la reali­dad, pe­ro que lo im­por­tan­te es trans­for­mar­la. Y en es­ta reali­dad do­mi­ni­ca­na hay tan­to que trans­for­mar.

La re­vis­ta Raí­ces ha he­cho un com­pro­mi­so pa­ra que esa trans­for­ma­ción no sea alo­ca­da, sino que co­rres­pon­da a una lí­nea de pen­sa­mien­to cris­tiano. Ese es su gran apor­te a es­ta so­cie­dad que, des­de ha­ce tiem­po, ha ve­ni­do co­que­tean­do con un pro­ce­so de desa­cra­li­za­ción inade­cua­da­men­te orien­ta­do, al mar­gen de las raí­ces cris­tia­nas que le sir­vie­ron de cu­na, ten­ta­da así a em­pan­ta­nar­se en un se­cu­la­ris­mo lai­cis­ta.

Esa es Raí­ces, una re­vis­ta que desafía a despertar el pen­sa­mien­to crí­ti­co den­tro de una vi­sión cristiana del mun­do. Es un re­me­dio pa­ra cu­rar de raíz el va­cío fi­lo­só­fi­co ac­tual, ali­men­ta­do por una tec­no­lo­gía sin ce­re­bro, que em­pu­ja al ser hu­mano a con­ver­tir­se en un ro­bot. n Ja­pón no hay za­fa­co­nes en las ca­lles por­que la gen­te se ha­ce car­go de sus pro­pias ba­su­ras y las lle­va a su ca­sa pa­ra allí dis­po­ner de ella, mues­tra un re­por­ta­je rea­li­za­do por el pe­rio­dis­ta co­lom­biano Jai­me Mo­reno.

Tam­bién se­ña­la que los ja­po­ne­ses no provocan líos a la ho­ra de abor­dar el me­tro y to­do el mun­do en­tra y sa­le del mis­mo en ab­so­lu­to or­den. Lo pro­pio ha­cen al uti­li­zar otros ti­pos de ser­vi­cios pú­bli­cos co­mo los ta­xis. En Ja­pón na­die lan­za ba­su­ra en las ca­lles y to­do per­ma­ne­ce tan lim­pio co­mo “un pa­pel de mú­si­ca”.

La cla­ve de esa con­duc­ta cí­vica es la edu­ca­ción. Esa es la pa­la­bra má­gi­ca que con­for­man ciu­da­da­nos dis­tin­tos en tér­mi­nos de com­por­ta­mien­to. La edu­ca­ción tam­bién re­du­ce el de­li­to y crea con­di­cio­nes pa­ra que los por­cen­ta­jes de crí­me­nes, ro­bos y ra­te­ris­mo, sean in­sig­ni­fi­can­tes. Allí los agen­tes de po­li­cía se de­di­can a otras ta­reas so­cia­les por­que la gen­te no de­lin­que.

Por edu­ca­ción, so­lo por edu­ca­ción, la gen­te de allí es ín­te­gra, de­cen­te, or­de­na­da, so­cial­men­te pul­cra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.