Po­lí­ti­ca por to­dos la­dos

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - OR­LAN­DO DI­CE Or­lan­do Gil PU­BLI­CA DE LU­NES A SÁ­BA­DO

UNO: EL VIE­JO ES­TÁ EN LA CA­LLE.- La po­lí­ti­ca es co­mo el diablo, no siem­pre hay que lla­mar­lo, sue­le en oca­sio­nes ve­nir so­lo. Por sus pro­pios mé­ri­tos o in­te­rés. Al me­nos así es­tá ocu­rrien­do en el 2019. No bien en­tra enero, po­lí­ti­ca por arri­ba y por aba­jo, co­mo si fue­ra tor­ta. O ya­ni­que­que, con can­de­la y acei­te. Hi­pó­li­to Me­jía, por ejem­plo. Sa­lió a la ca­lle tem­prano y pa­re­ce que no tie­ne de­ci­di­do vol­ver a su ca­sa has­ta te­ner lo que da por se­gu­ro: la no­mi­na­ción del PRM. No se­rá fá­cil, pues en el round ro­bin de la po­lí­ti­ca no se que­dan fue­ra los equi­pos de la ca­pi­tal. Aun­que se su­po­ne que su lu­cha se­rá aho­ra más or­ga­ni­za­da. Reunió lo que se­ría su ga­bi­ne­te de cam­pa­ña, y lo hi­zo pri­me­ro que el pro­pio par­ti­do. Des­pués com­pa­re­ce a programas, y aun­que si­gue sien­do el Hi­pó­li­to Me­jía de siem­pre, es un ra­yo que no ce­sa. Al­gún efec­to pro­vo­ca, pues sus con­tra­rios de afue­ra, se­gui­do­res de Leo­nel Fer­nán­dez, no le de­jan pa­sar una y lo tie­nen so­ga a ras­tras o con el agua pues­ta. Los par­cia­les del pre­si­den­te del PLD pa­re­cen no dar­se cuen­ta, pe­ro con sus reac­cio­nes o ata­ques a Me­jía, le ha­cen el fa­vor del año. Lo suben al cua­dri­lá­te­ro y man­tie­nen en pe­lea. Lo úl­ti­mo que di­jo de “leo­ne­li­to” es que es un ma­món, y va­ya a sa­ber­se que qui­so im­pli­car…

DOS: LAS MORENAS DE JUAN DOLIO.- Leo­nel Fer­nán­dez nun­ca pen­só que la pa­ra­da en una fri­tu­ra iba a pro­vo­car la sen­sa­ción de la su­ya por los la­dos de Juan Dolio, el pa­sa­do fin de se­ma­na. Ol­ví­den­se del ac­to en el Sa­me­jí o en La Are­na, am­bos en San­tia­go, que lo del ya­ni­que­que rom­pió re­cord. Lo que se di­ce vi­ral, vi­ral, y lo más in­tere­san­te: las reac­cio­nes fue­ron plu­ra­les. A fa­vor y en con­tra, y que ca­da cual sa­que su cuen­ta. La gen­te es­tá en cam­pa­ña, sin du­da, y con­vie­ne ana­li­zar el fe­nó­meno Leo­nel. Las morenas se pa­sa­ron de con­ten­tas, y aun­que las trai­cio­nó la emo­ción, la sim­bo­lo­gía mue­ve a pen­sar. No hi­zo la se­ñal de la cruz, pe­ro tam­po­co la L, sino el de­do le­van­ta­do que iden­ti­fi­ca al PRM. ¿Hi­pó­li­to Me­jía o Luis Abi­na­der? Igual pue­de de­cir­se de las re­des. Aun­que el sec­tor Fer­nán­dez cuen­ta con la me­jor or­ga­ni­za­ción di­gi­tal, la del do­min­go fue una prue­ba di­fí­cil, ca­si cru­cial. Pues no so­lo fue el he­cho, des­de to­dos los án­gu­los gra­ti­fi­can­tes, sino los me­mes a que dio lu­gar. La pla­ta­for­ma fun­cio­nó, aun cuan­do fue to­ma­da de sor­pre­sa, pe­ro no pu­do en­fren­tar, neu­tra­li­zar o des­mon­tar las bur­las, los cho­teos y los chus­cos de los opo­nen­tes u oca­sio­na­les, o ca­sua­les, o po­lí­ti­ca­men­te in­tere­sa­dos. In­clu­so esa es la me­jor de­mos­tra­ción de que la ocu­rren­cia es­ta­ba fue­ra de guion, que fue im­pro­vi­sa­da y que to­ma­ron de sor­pre­sa a los nú­cleos en­tre­na­dos al efec­to… TRES: CEN­TI­NE­LA DE LA CONS­TI­TU­CIÓN.- Lo de Leo­nel Fer­nán­dez es un jue­go en que los in­cau­tos po­lí­ti­cos se con­vier­ten en súb­di­tos de un reino equi­vo­ca­do. El ha­bla de mu­chas co­sas, pe­ro fun­da­men­tal­men­te de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, y lo ha­ce co­mo una for­ma de asu­mir­se co­mo po­lo opues­to a Da­ni­lo Me­di­na. El ac­tual pre­si­den­te la vio­la, el an­te­rior pre­si­den­te la de­fien­de. Joa­quín Ba­la­guer ca­li­fi­có a An­to­nio Du­ver­gé Cen­ti­ne­la de la Fron­te­ra. Leo­nel Fer­nán­dez quie­re que se le re­co­noz­ca co­mo Cen­ti­ne­la de la Cons­ti­tu­ción. Ni más ni me­nos. La si­tua­ción es tan cla­ra y real que po­dría co­le­gir­se que Fer­nán­dez no fue­ra as­pi­ran­te o can­di­da­to si no fue­ra por­que se crean con­di­cio­nes pa­ra que Me­di­na in­ten­te re­ele­gir­se. Uno ex­pli­ca al otro. In­clu­so a esa vir­tua­li­dad de la re­elec­ción Fer­nán­dez le sa­ca tan­to cré­di­to que de­vie­ne en je­fe de la opo­si­ción, pues nin­gún otro po­lí­ti­co o as­pi­ran­te o can­di­da­to se mues­tra tan desafian­te o tan per­ti­naz con­tra el pro­pó­si­to de Me­di­na de agen­ciar­se un nue­vo man­da­to. A ve­ces se cree tan­to al per­so­na­je o aca­rrea la cir­cuns­tan­cia que in­cu­rre en el pe­ca­do de cri­ti­car la ad­mi­nis­tra­ción de su su­ce­sor o com­pa­ñe­ro de par­ti­do. Una ges­tión de la cual el PLD no se dis­tan­cia y aprue­ba ca­da vez que se ame­ri­ta… CUA­TRO: TA­BLA DE LEY DEL CO­MI­TÉ PO­LÍ­TI­CO.- En la Ta­bla de la Ley del PLD, acor­da­da por el co­mi­té Po­lí­ti­co en la mon­ta­ña de Me­tro, zo­na de Juan Dolio, se en­cuen­tran claves ol­vi­da­das. Por ejem­plo, el pun­to dos de quin­ce que se ter­mi­na­ron en ca­tor­ce. Di­ce: “Se acuer­da res­pal­dar e ini­ciar opor­tu­na­men­te a tra­vés de la re­pre­sen­ta­ción le­gis­la­ti­va del par­ti­do, una mo­di­fi­ca­ción de los ar­tícu­los 270, 271 y 272 de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, a los fi­nes de for­ta­le­cer y ha­cer más ca­li­fi­ca­dos los por­cen­ta­jes re­que­ri­dos pa­ra la re­for­ma de la mis­ma a fu­tu­ro”. Si se en­tien­de lo que es­tá es­cri­to, el PLD tie­ne pen­dien­te una con­vo­ca­to­ria y una re­for­ma de la Car­ta Mag­na. De ha­cer­la, la ha­ría Da­ni­lo Me­di­na, y de apo­yar­la, ten­dría que in­cluir­se a Leo­nel Fer­nán­dez, ya que son los dos pe­le­deís­tas que tie­nen se­na­do­res y dipu­tados. Es­to es, po­ten­cia­les asam­bleís­tas. En­ton­ces ¿Cuál es el te­mor de que se pro­ce­da se­gún lo con­ve­ni­do? Si la Ley Sus­tan­ti­va es­tu­vie­ra blin­da­da, fue­ra más di­fí­cil, y tal vez im­po­si­ble, en­men­dar­la, co­rre­gir­la y fa­vo­re­cer man­da­tos adi­cio­na­les a los es­ta­ble­ci­dos. ¿Por qué Leo­nel Fer­nán­dez y su gen­te no vuel­ven so­bre sus pa­sos o reivin­di­can el es­pí­ri­tu de Me­tro, que en esa par­te fue su­yo y com­par­ti­do con Da­ni­lo Me­di­na y sus par­cia­les? Sen­ci­llo: se cae­ría la ban­de­ra de la an­ti­rree­lec­ción…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.