De­be­res y cam­bios, gran le­ga­do al ser

Listin Diario - - LA VIDA - Les­bia Gó­mez Sue­ro

Co­mo rea­li­za­ción, el hom­bre co­mo ser, de­be de ela­bo­rar su pro­yec­to de cam­bio de for­ma pa­ra­le­la a sus pro­ce­sos vi­ven­cia­les y de hu­ma­na con­di­ción; o sea, que no se pue­de im­pro­vi­sar en aque­llo que tie­ne co­mo en­se­ñan­za y apren­di­za­je ocul­to, los acon­te­ci­mien­tos que se ex­pre­san en el dia­rio vi­vir co­mo una cos­tum­bre de há­bi­tos re­cu­rren­tes.

A te­nor de es­to, hay má­xi­mas que ha­blan que -la na­tu­ra­le­za no da sal­tos, co­mo tam­po­co tie­ne pri­sa la eter­ni­dad-; por cuan­to, los cam­bios se en­mar­can en sus eta­pas de de­sa­rro­llo, y de su na­tu­ra­le­za afín a las mis­mas; se pre­ten­de de­cir, que las ex­pe­rien­cias se her­ma­nan a la edad co­rres­pon­dien­te del des­per­tar de las as­pi­ra­cio­nes, y que pre­sio­nan al in­di­vi­duo pa­ra co­rre­gir las de­for­ma­cio­nes con­duc­tua­les y del áni­mo pa­ra cam­biar­las.

Es por es­to, la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de ha­cer los cam­bios con una ac­ti­tud cons­cien­te, pa­ra que es­tos sean efec­ti­vos y con ba­ses só­li­das y se pon­gan de ma­ni­fies­to al tra­vés de una vo­lun­tad y de­ci­sión fir­mes. To­do cam­bio de atá­vi­cos mo­de­los de con­duc­tas trae con­si­go apa­tía, que se ma­ni­fies­ta en la más de las ve­ces, con opo­si­cio­nes que ba­ta­llan en el in­te­rior del ser; en vir­tud de que es un cas­ca­rón que hay que rom­per. Es va­riar los mo­de­los arrai­ga­dos en la psi­que con una con­duc­ta que se aco­mo­da al uso co­rrien­te o mo­dis­mo de la so­cie­dad, con un sen­ti­mien­to que di­ce que la cos­tum­bre se ha­ce ley. Con es­to, la so­cie­dad se con­vier­te en ma­dre per­mi­si­va y cóm­pli­ce de la or­di­na­riez del hom­bre; sin exi­gir a cam­bio, que se ajus­ten a sus prin­ci­pios y le­yes, que son le­mas de mo­ral, de for­ma­ción y éti­ca.

Los cam­bios de­ben efec­tuar­se con dis­ci­pli­nas que se or­ga­ni­cen con es­que­mas o pa­trón a se­guir, con lo cual no se de­be im­pro­vi­sar; hay que di­se­ñar to­da una es­tra­te­gia de sim­ple ac­ce­so y con­cre­ción; sin opo­si­ción ni an­sie­dad. Es co­mo la ru­ti­na de ejer­ci­cios, to­dos los días a la vez, has­ta trans­for­mar o eli­mi­nar los te­ji­dos adi­po­sos que se ad­hie­ren al ab­do­men y de otros as­pec­tos del cuer­po a mo­di­fi­car; que lue­go, dan los re­sul­ta­dos desea­dos: lu­cir una anato­mía trans­for­ma­da, que se orien­ta tam­bién en sa­lud cor­po­ral y men­tal.

De igual mo­do las dis­ci­pli­nas con­duc­tua­les ha­rán su tra­ba­jo día a día, trans­for­man­do al vie­jo hom­bre, pa­ra ex­hi­bir el mo­de­lo del hom­bre rea­li­za­do “hu­mano y es­pi­ri­tual” in­te­gran­do sus na­tu­ra­le­zas im­plí­ci­tas en ca­da uno de ellos.

Es en con­se­cuen­cia a es­to, que el hom­bre de­be pro­du­cir sus cam­bios, en in­te­rés de no per­ma­ne­cer mar­gi­na­do del gran es­que­ma uni­ver­sal, que se plas­mó en el pri­mer hom­bre di­vino, el sen­de­ro a tran­si­tar, pa­ra al­can­zar la au­to­rrea­li­za­ción que es­ta ha di­se­ña­do con amor y ser­vi­cios, pa­ra­dig­ma de rea­li­za­ción. Con­ce­bi­do co­mo el más gran­de apos­to­la­do del pro­pó­si­to hu­mano.

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.