Neu­ro­cien­cia pa­ra las po­lí­ti­cas pú­bli­cas

Listin Diario - - OPINIÓN - MAR­GA­RI­TA CE­DE­ÑO

El aná­li­sis de la con­duc­ta hu­ma­na des­de la neu­ro­cien­cia y las cien­cias del com­por­ta­mien­to, cons­ti­tu­ye una in­tere­san­te opor­tu­ni­dad pa­ra me­jo­rar la vi­da de los ciu­da­da­nos me­dian­te la apli­ca­ción del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co a las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, y en es­pe­cial, a las po­lí­ti­cas so­cia­les.

Fa­cun­do Ma­nes, des­ta­ca­do neu­ro­cien­tis­ta que vi­si­tó nues­tro país en días pa­sa­dos, ha po­di­do iden­ti­fi­car un am­plio con­jun­to de me­di­das adop­ta­das por go­bier­nos en to­do el mun­do, que han apro­ve­cha­do la neu­ro­cien­cia pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas co­mo el au­sen­tis­mo es­co­lar, la dis­mi­nu­ción en las ho­ras de lec­tu­ra, el con­trol del gas­to ener­gé­ti­co, y en ge­ne­ral, la re­duc­ción de la po­bre­za y la de­sigual­dad so­cial.

El es­tu­dio del ce­re­bro ha si­do de­ter­mi­nan­te en el aná­li­sis de la in­fan­cia y la ve­jez, pues­to que am­bos son mo­men­tos cla­ve de la vi­da hu­ma­na. En el pri­me­ro se ge­ne­ra el desa­rro­llo de la cor­te­za ce­re­bral, en es­pe­cial el apren­di­za­je y la plas­ti­ci­dad, el ma­ne­jo de las emo­cio­nes y la ad­qui­si­ción del len­gua­je y la lec­toes­cri­tu­ra.

En el se­gun­do, nos con­ver­ti­mos en víc­ti­mas más pro­pen­sas a las en­fer­me­da­des de la men­te, co­mo el Alz­hei­mer. En 30 años, nues­tra re­gión ten­drá un al­to ni­vel de en­fer­me­da­des de la men­te, una reali­dad que se­rá cos­to­sa a ni­vel in­di­vi­dual y co­lec­ti­va. El lla­ma­do de los neu­ro­cien­tis­tas es ha­cia la pro­mo­ción de es­ti­los de vi­da que ge­ne­ren un ba­lan­ce en­tre una die­ta sa­na, ejer­ci­cio fí­si­co y con­tac­to so­cial.

Las en­fer­me­da­des del ce­re­bro son hoy en día la prin­ci­pal cau­sa de in­ca­pa­ci­dad en el mun­do, lo que ge­ne­ra un im­pac­to eco­nó­mi­co y so­cial de di­men­sio­nes aún sub­es­ti­ma­das.

El co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co tie­ne sen­ti­do y uti­li­dad cuan­do ge­ne­ra un im­pac­to po­si­ti­vo en la so­cie­dad. Por ello, de­be­mos apos­tar a que la neu­ro­cien­cia sir­va a la con­cep­ción y el desa­rro­llo de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Co­mo di­ce Ma­nes: “Mu­chas ve­ces las bue­nas in­ten­cio­nes, y las bue­nas po­lí­ti­cas, fa­llan, por­que no se tie­ne en cuen­ta có­mo las per­so­nas to­man de­ci­sio­nes en su vi­da co­ti­dia­na”. Una ca­ren­cia que pue­de ser su­pli­da al in­te­grar la neu­ro­cien­cia en el pro­ce­so de con­cep­ción de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Más allá de las ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas, el di­se­ño y la im­ple­men­ta­ción de las po­lí­ti­cas de­ben es­tar orien­ta­das tam­bién por un co­no­ci­mien­to que com­pren­da có­mo las per­so­nas pien­san, có­mo se com­por­tan y có­mo ac­túan en la reali­dad.

Un área es­pe­cí­fi­ca don­de po­de­mos apli­car es­te en­fo­que es en el com­ba­te a la vio­len­cia con­tra la mu­jer. Mu­chas de las de­ci­sio­nes que to­ma­mos co­ti­dia­na­men­te son au­to­má­ti­cas o in­tui­ti­vas, es de­cir, no tie­nen de­trás un pro­ce­so lar­go de de­li­be­ra­ción y con­si­de­ra­ción de to­das las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas po­si­bles. De­bi­do a es­to, de­be­mos apli­car la neu­ro­cien­cia a es­ta si­tua­ción so­cial y ge­ne­rar una “ar­qui­tec­tu­ra de al­ter­na­ti­vas” pa­ra pro­mo­ver de­ci­sio­nes dis­tin­tas, apli­can­do los con­cep­tos de Ri­chard Tha­ler, pre­mio No­bel de Eco­no­mía del 2017.

La neu­ro­cien­cia y las cien­cias del com­por­ta­mien­to pue­den asis­tir am­plia­men­te al di­se­ño de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Hoy en día, un am­plio nú­me­ro de paí­ses im­ple­men­tan prin­ci­pios de las cien­cias de la con­duc­ta y la neu­ro­cien­cia que pue­den ser re­pli­ca­dos en paí­ses co­mo el nues­tro. Nos co­rres­pon­de emu­lar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.