PREGÚNTELE AL CÓN­SUL

Listin Diario - - OPINIÓN -

Hoy en día, más do­mi­ni­ca­nos es­tán via­jan­do a los Es­ta­dos Uni­dos. To­dos he­mos es­cu­cha­do di­fe­ren­tes ver­sio­nes so­bre qué ha­cer pa­ra con­se­guir una vi­sa.

Pa­ra so­li­ci­tar la vi­sa, tie­nes que lle­nar una so­li­ci­tud y asis­tir a una entrevista. En am­bos pa­sos, ha­brá gen­te que le acon­se­ja­rá so­bre qué de­be de es­cri­bir o de­cir. Sin em­bar­go, la res­pues­ta es sen­ci­lla: di­ga la ver­dad.

Ya sea un ami­go acon­se­ján­do­le, o un abo­ga­do que le es­tá co­bran­do por su ase­so­ría, de­cir­le al ofi­cial con­su­lar cual­quier co­sa que no sea la ver­dad es un mal con­se­jo. Pre­sen­tar in­for­ma­ción fal­sa al ofi­cial con­su­lar le pue­de traer con­se­cuen­cias se­ve­ras.

En el me­jor de los ca­sos, pro­por­cio­nar in­for­ma­ción fal­sa en la so­li­ci­tud o pre­sen­tar un do­cu­men­to fal­si­fi­ca­do oca­sio­na­rá que el ofi­cial con­su­lar le nie­gue la vi­sa. Es­ta in­for­ma­ción se­rá par­te de sus an­te­ce­den­tes en el sis­te­ma con­su­lar, y otros ofi­cia­les con­su­la­res lo ve­rán cuan­do so­li­ci­te vi­sa nue­va­men­te. Su repu­tación y cre­di­bi­li­dad se­rán per­ju­di­ca­das. Ade­más, po­dría que­dar ex­clui­do de re­ci­bir una vi­sa, de por vi­da.

Es im­por­tan­te tam­bién en­ten­der que ayu­dar a otra per­so­na a pro­por­cio­nar in­for­ma­ción fal­sa a un ofi­cial con­su­lar pue­de aca­rrear­les con­se­cuen­cias gra­ves. Dar­le una car­ta de em­pleo fal­si­fi­ca­da a otra per­so­na, o ha­cer de­cla­ra­cio­nes fal­sas por te­lé­fono acer­ca de la per­so­na se con­si­de­ra co­mo par­ti­ci­pa­ción en tra­ta de per­so­nas. Y al pre­sun­to con­tra­ban­dis­ta se le re­vo­ca­rá la vi­sa y se­rá con­si­de­ra­do inele­gi­ble pa­ra una vi­sa, de por vi­da.

Ve­mos ca­sos co­mo es­te a dia­rio. En una entrevista re­cien­te, un hom­bre ale­ga­ba ser in­ge­nie­ro que la­bo­ra­ba con una com­pa­ñía de bue­na repu­tación. Traía do­cu­men­tos de su su­pues­to je­fe, pe­ro en reali­dad era un ami­go que que­ría ayu­dar­le. Es­te ami­go, que sim­ple­men­te que­ría ayu­dar, ter­mi­nó con la vi­sa re­vo­ca­da, y ex­clui­do de por vi­da de re­ci­bir una vi­sa. Lo peor, su je­fe se en­te­ró, y lo des­pi­dió.

No co­me­ta es­te error. La so­li­ci­tud y la entrevista son res­pon­sa­bi­li­da­des su­yas. Si us­ted di­ce la ver­dad, pe­ro no re­ci­be la vi­sa, siem­pre pue­de vol­ver a so­li­ci­tar­la cuan­do su si­tua­ción ha­ya cam­bia­do. Pe­ro si pro­por­cio­na in­for­ma­ción fal­sa con la es­pe­ran­za de re­ci­bir la vi­sa hoy, pue­de en­fren­tar con­se­cuen­cias que se­rían pa­ra to­da la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.