Una mis­ma na­ción

Listin Diario - - OPINIÓN - JU­LIO POR­TI­LLO

Fue el Pre­si­den­te Juan Bosch, al pre­sen­tar en 1991 mi li­bro “Ve­ne­zue­la/Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na: re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas (1844-1984)”, quien afir­mó que es­tos dos pue­blos son una mis­ma na­ción, so­lo que en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se mues­tran co­mo Es­ta­dos con dos nom­bres dis­tin­tos.

No hay país en el mun­do que se pa­rez­ca tan­to a Ve­ne­zue­la en cos­tum­bres e idio­sin­cra­sia, co­mo la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Am­bos Es­ta­dos tie­nen el record mundial de ha­ber roto re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas tan­tas ve­ces a lo lar­go de su his­to­ria. Por eso análo­ga­men­te, re­cor­dan­do la pa­rá­bo­la evan­gé­li­ca del hi­jo pró­di­go, Ve­ne­zue­la sal­ta de con­ten­to y ale­gría, por­que la her­ma­na pró­di­ga que era la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, que vo­tan­do en la OEA res­pal­da­ba al dic­ta­dor Ni­co­lás Ma­du­ro, ha vuel­to a dar­le su apo­yo al pue­blo ve­ne­zo­lano en las úl­ti­mas ac­tua­cio­nes tan­to en Was­hing­ton co­mo en Nue­va York en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU.

La si­tua­ción ve­ne­zo­la­na ocu­pa las pri­me­ras pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos del mun­do, la in­for­ma­ción de las re­des y las no­ti­cias de te­le­vi­sión. Mu­chos no se ex­pli­can có­mo si el 86% de los ve­ne­zo­la­nos ad­ver­sa al Ni­co­la­to, el ré­gi­men se man­tie­ne en el po­der. Ol­vi­dan que la lu­cha no es con­tra una ti­ra­nía co­mún y co­rrien­te. Los ve­ne­zo­la­nos en­fren­tan un ré­gi­men nar­co­tra­fi­can­te, de cor­te neo­co­mu­nis­ta, mi­li­ta­ris­ta, un país ocu­pa­do por Cu­ba y con apo­yo in­ter­na­cio­nal de Ru­sia, Bie­lo­rru­sia, Ni­ca­ra­gua, Bo­li­via, Irán, Chi­na, Tur­quía, Cu­ba y aho­ra con una neu­tra­li­dad sos­pe­cho­sa de Mé­xi­co y Uru­guay.

La reali­dad es la de un país in­men­sa­men­te ri­co en el pa­sa­do, des­trui­do por un go­bierno ya con ca­si vein­te años en el po­der, ba­jo el le­ma del So­cia­lis­mo del Si­glo XXI. Son in­nu­me­ra­bles los pro­ble­mas que pa­de­ce. Fal­ta de ali­men­tos, me­di­ci­nas, elec­tri­ci­dad y agua po­ta­ble, con ca­si cin­co mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos emi­gran­do ha­cia otras la­ti­tu­des, la in­fla­ción más al­ta del pla­ne­ta, la red ban­ca­ria ani­qui­la­da, la mo­ne­da sin va­lor al­guno, sin li­ber­tad de pren­sa, con ca­si tres­cien­tos mil exi­lia­dos y pre­sos po­lí­ti­cos ci­vi­les y mi­li­ta­res.

Des­de el pun­to de vis­ta ins­ti­tu­cio­nal, tie­ne dos go­bier­nos, dos par­la­men­tos, dos tri­bu­na­les su­pe­rio­res de justicia, dos fis­ca­les ge­ne­ra­les. Un dic­ta­dor en­fren­ta­do a los Es­ta­dos Uni­dos, a die­ci­nue­ve Es­ta­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, a la Unión Eu­ro­pea, a la Igle­sia Ca­tó­li­ca, a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, par­ti­dos po­lí­ti­cos y sindicatos, a los ve­ci­nos pró­xi­mos (Bra­sil, Colombia y Gu­ya­na).

Se sos­tie­ne en el po­der in­ter­na­men­te, gra­cias al mi­li­ta­ris­mo com­pro­me­ti­do con el ne­go­cio de los es­tu­pe­fa­cien­tes, a la ex­trac­ción del oro en el sur del país, vio­lan­do el Pac­to Ama­zó­ni­co y an­te la gran es­ca­sez de ali­men­tos ha­cien­do de­pen­der su dis­tri­bu­ción en­tre la po­bla­ción más ne­ce­si­ta­da.

Su sus­ti­tu­ción in­me­dia­ta es­tá de­pen­dien­do de la cre­cien­te pre­sión in­ter­na­cio­nal, de la ha­bi­li­dad ya de­mos­tra­da de su jo­ven pre­si­den­te pro­vi­sio­nal Juan Guai­dó y de la po­si­bi­li­dad en una ma­dru­ga­da de li­ber­tad, de la in­sur­gen­cia de la ju­ven­tud mi­li­tar. Ama­ne­ce­rá y ve­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.