Hu­mano y cer­cano

Listin Diario - - OPINIÓN - Cé­sar Du­ver­nay PU­BLI­CA LOS MAR­TES

El pa­sa­do jue­ves, la pren­sa na­cio­nal re­se­ña­ba las re­ve­la­cio­nes del pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na don­de re­co­no­cía que a ve­ces se le ol­vi­da­ban al­gu­nas co­sas. “Ca­da vez que ven­go a la zo­na, Jo­se­li­to me ha­bla del acue­duc­to, pe­ro cuan­do re­gre­so a San­to Do­min­go, en ho­nor a la ver­dad, se me ol­vi­da”, di­jo hu­mil­de­men­te el man­da­ta­rio, du­ran­te la en­tre­ga de un par­que mu­ni­ci­pal y otras obras de in­fra­es­truc­tu­ra en la pro­vin­cia Santiago Ro­drí­guez.

La cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca des­ta­ca­ba el asom­bro de la con­cu­rren­cia, pe­ro no tan­to por la re­ve­la­ción, la que no es ra­ra en se­res vi­vos, sino por la sor­pre­sa de que el pri­mer eje­cu­ti­vo de la na­ción la ad­mi­tie­ra de for­ma es­pon­ta­nea y a ma­ne­ra dis­cul­pa y co­mo com­pro­mi­so pa­ra es­ta­ble­cer so­lu­ción.

His­tó­ri­ca­men­te la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca ha si­do vis­ta con una es­pe­cie de ve­lo pro­vi­den­cial en don­de a los go­ber­nan­tes se les ve co­mo se­mi­dio­ses que es­tán por en­ci­ma del bien y del mal, ra­zón por la cual no tie­nen por­qué “des­cen­der “al plano de los go­ber­na­dos y mu­cho me­nos dar ex­pli­ca­cio­nes .

Con­jun­ta­men­te a fac­to­res co­mo la per­so­na­li­dad y el ca­rác­ter, en nues­tro país el ejer­ci­cio del po­der ha es­ta­do ma­ti­za­do por ser dis­tan­te e im­per­so­nal. Sin em­bar­go con Me­di­na las co­sas son com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes.

Y es que si bien el su­yo no es el de una lo­cua­ci­dad ex­ce­si­va, el es­ti­lo de Da­ni­lo se des­ta­ca por la sin­ce­ri­dad, el prag­ma­tis­mo y la es­pon­ta­nei­dad. Sin caer en el po­pu­lis­mo ni en una fru­ga­li­dad de­ma­gó­gi­ca que irres­pe­te su al­ta ma­gis­tra­tu­ra, el man­da­ta­rio se ma­ne­ja de for­ma co­lo­quial, di­rec­ta y muy pa­re­ci­da al co­mún de la gen­te; de ese ser hu­mano que ríe, su­fre, llo­ra, ha­ce chis­tes, se equi­vo­ca en al­gún vo­ca­blo y que has­ta de vez en cuan­do se le za­fa un “co­ño”.

Por eso no es de ex­tra­ñar que sus ca­rac­te­rís­ti­cas, hu­ma­na y cer­ca­na, no sean las del re­bus­ca­mien­to con­duc­tual, ese mis­mo que la po­bla­ción lla­ma “acei­to­so” en al­gu­nos pe­tu­lan­tes de vie­jo y nue­vo cu­ño, ni la sim­ple eru­di­ción lin­güís­ti­ca.

Los re­sul­ta­dos de las vi­si­tas sor­pre­sa, la tan­da es­co­lar ex­ten­di­da (con desa­yuno, co­mi­da, me­rien­da y úti­les in­clui­dos); la ter­mo­eléc­tri­ca Pun­ta Ca­ta­li­na, el sis­te­ma de emer­gen­cias 9-1-1, los triun­fos en po­lí­ti­ca ex­te­rior, la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, la plan­ta pro­ce­sa­do­ra de la Zur­za, el te­le­fé­ri­co, la Ciu­dad Juan Bosch o los lo­gros en ries­gos la­bo­ra­les, ae­ro­na­ve­ga­bi­li­dad y turismo, en­tre otros, mues­tran que Da­ni­lo Me­di­na Sánchez es un pre­si­den­te que le po­ne más én­fa­sis a la raíz que a las ra­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.