WIL­FRI­DO

“LA AN­SIE­DAD HA MAR­CA­DO MI VI­DA”

Listin Diario - - ENTRETENIMIENTO - Yn­ma­cu­la­da Cruz Hie­rro yn­ma­cu­la­[email protected]­tin­dia­rio.com San­to Do­min­go

Na­die po­dría ima­gi­nar que detrás de tan­tos éxi­tos, me­ren­gues, fies­tas, con­cier­tos, re­co­no­ci­mien­tos, mul­ti­tu­di­na­rias pre­sen­ta­cio­nes, a lo lar­go de de ca­si 70 años de edad, el mú­si­co Wil­fri­do Var­gas lle­va me­di­cán­do­se des­de los 25 pa­ra tra­tar una an­sie­dad o tras­torno emo­cio­nal que le ha acom­pa­ña­do des­de que re­cuer­da es­tar en los bra­zos de su ma­dre.

Su re­ve­la­ción es una sor­pre­sa pa­ra to­dos a los que nos lle­gó el li­bro “Me vol­vis­te lo­co Wil­fri­do”, en don­de cuen­ta, sin te­mor al­guno, el pa­de­ci­mien­to que su­fre. Y lo re­ve­la con la in­ten­ción de de­jar su ex­pe­rien­cia pa­ra que a otros le pue­da ser­vir de ayu­da. En vi­si­ta al Lis­tín Dia­rio, el me­ren­gue­ro, que el año pa­sa­do fue re­co­no­ci­do por la Aca­de­mia La­ti­na de la Gra­ba­ción con un La­tin Grammy a la Ex­ce­len­cia Mu­si­cal, co­mien­za un re­la­to im­pre­sio­nan­te re­cor­dan­do que des­de ni­ño co­men­zó a vi­vir epi­so­dios que lo mar­ca­rían pa­ra to­da la vi­da.

Wil­fri­do Rad­ha­més Var­gas Mar­tí­nez, su nom­bre real, al que en el seno de su ho­gar lla­ma­ban “Fi­fí”, su­fre alu­ci­na­cio­nes, des­de muy pe­que­ño y que son atri­bui­das a fie­bres al­tas pro­duc­to de una amig­da­li­tis. Pe­ro, cuen­ta, que fue ope­ra­do a san­gre fría de las amíg­da­las y las alu­ci­na­cio­nes con­ti­nua­ron. Su vi­da es­tu­vo mar­ca­da por un do­lor y una pe­sa­dez en el cuer­po que cuan­do es­ta­ba en un es­ce­na­rio el pú­bli­co asu­mió que sus mo­vi­mien­tos siem­pre fue­ron par­te del es­pec­tácu­lo, pe­ro aho­ra re­ve­la que sen­tía un pe­so enor­me pa­ra mo­ver sus pier­nas.

Es­te pa­de­ci­mien­to, del que co­men­zó a te­ner con­cien­cia des­de muy jo­ven, por el cual hoy usa un coc­tel de pas­ti­llas pa­ra tra­tar­lo, no le im­pi­dió abra­zar la mú­si­ca y te­ner en ella su gran mo­ti­va­ción pa­ra vi­vir.

“La pro­fe­sio­na­li­dad en mí ha es­ta­do por en­ci­ma del do­lor, del es­ta­do de áni­mo, de las alu­ci­na­cio­nes, por eso nun­ca na­die su­po de es­to que es­toy re­ve­lan­do hoy”, con­tó.

Su fa­mi­lia siem­pre su­po de su pa­de­ci­mien­to, y apren­dió a acom­pa­ñar­lo en los mo­men­tos difíciles. Sus mú­si­cos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo tam­bién su­pie­ron com­pren­der­lo, pe­ro so­bre to­do, res­pe­tar esos mo­men­tos en los que Wil­fri­do, de re­pen­te, po­día cam­biar de ac­ti­tud.

Du­ran­te la en­tre­vis­ta, su má­na­ger Huás­car Hen­rí­quez, quien lle­va a su la­do más de 20 años, ha apren­di­do a ma­ne­jar los epi­so­dios y a re­co­no­cer cuan­do pue­de pro­ce­der con el tra­ba­jo.

Wil­fri­do re­co­no­ció que el pa­de­ci­mien­to afec­tó sus re­la­cio­nes amo­ro­sas y es­tá ac­tual­men­te sol­te­ro. Con sus hi­jos –tie­ne cin­co– di­ce que ha sa­bi­do ma­ne­jar la si­tua­ción al pun­to de que ellos tam­bién res­pe­tan y com­pren­den su con­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.