VI­VIR CA­DA UNA DE LAS ETA­PAS, SIN SAL­TAR­SE NIN­GU­NA

“Las eta­pas de la vi­da hay que dis­fru­tar­las en de­ta­lle, por­que se dan una so­la vez y ca­da una nos en­se­ña al­go di­fe­ren­te”, con­si­de­ra Kirssy Lo­ren­zo, ase­so­ra de vi­da y em­pre­sa­rial.

Listin Diario - - EL NORTE - RE­POR­TA­JE Nº 36,576 DEL LIS­TÍN DIA­RIO.

Co­mo par­te de su cre­ci­mien­to so­cial las per­so­nas atra­vie­san por di­ver­sas eta­pas que con­di­cio­nan y de­fi­nen su re­sul­ta­do fi­nal en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Exis­ten mu­chos ca­sos en los que, sea por in­ter­ven­ción de un ter­ce­ro o no, es­tos ci­clos son al­te­ra­dos y en al­gu­nas oca­sio­nes ade­lan­ta­dos.

Des­de el pun­to de vis­ta de la psi­co­lo­gía, des­de ha­ce mu­chos años es­pe­cia­lis­tas han ve­ni­do plan­tean­do los po­si­bles in­con­ve­nien­tes que po­dría traer la al­te­ra­ción de los ci­clos que de­be atra­ve­sar el in­di­vi­duo pa­ra lle­gar a for­mar­se so­cial­men­te, desa­rro­llar­se, ad­qui­rir ro­les y res­pon­sa­bi­li­da­des. El en­fo­que bio­ló­gi­co tam­bién se en­cuen­tra li­ga­do al te­ma, ya que el ci­clo de vi­da del ser hu­mano de­ter­mi­na eta­pas den­tro de lo so­cial.

En la ni­ñez

En la ni­ñez, en el pro­ce­so de cre­ci­mien­to, se va desa­rro­llan­do la per­so­na­li­dad, la cual de­pen­de de di­ver­sos fac­to­res que in­flu­yen en la con­duc­ta, ac­ti­tu­des, y ha­bi­li­da­des. Es ne­ce­sa­rio que el in­fan­te cum­pla con ca­da mo­men­to de su desa­rro­llo pa­ra que al lle­gar a la adul­tez no ten­gan se­cue­las que mar­quen su vi­da al que­rer re­cu­pe­rar lo que se vo­ló en su mo­men­to, así lo sos­tie­ne la psi­có­lo­ga in­fan­til Kat­he­ni­ne Ho­ward.

“Ca­da per­so­na de­be vi­vir de acuer­do a su edad, cum­plir la eta­pa de ese mo­men­to. Un ejem­plo: es nor­mal que los ni­ños y las ni­ñas quie­ran imi­tar a sus pa­dres, en ro­pa y com­por­ta­mien­to, pe­ro no es con­ve­nien­te que lo de­jen adop­tar pos­tu­ras de adul­tos. Tam­bién es nor­mal que un ni­ño con ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les ma­yo­res a los de su edad se sien­ta in­có­mo­do en la mis­ma au­la. Tiem­po atrás era per­mi­ti­do “sal­tar” al es­tu­dian­te de cur­so, y po­día te­ner sus ven­ta­jas, pe­ro co­mo par­te de su ma­du­rez no era tan be­ne­fi­cio­so”, ex­pli­ca.

Ma­ría Pa­di­lla, ma­dre de una ado­les­cen­te, cuen­ta que cuan­do el sis­te­ma

edu­ca­ti­vo per­mi­tía que los alum­nos fue­ran “sal­ta­dos” su hi­ja fue pro­mo­vi­da un ni­vel más al­to del cual le co­rres­pon­día, pro­ce­so al cual se ne­gó por en­ten­der que, aun­que su hi­ja aca­dé­mi­ca­men­te es­ta­ba pre­pa­ra­da, en cues­tión de con­duc­ta ac­tua­ba co­mo una ni­ña de su edad y no que­ría que se en­fren­ta­ra a otros que te­nían in­tere­ses aje­nos a los su­yos.

Hay ni­ños que por con­di­cio­nes di­fe­ren­tes a la de su vo­lun­tad se ven en la ne­ce­si­dad de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des que no les co­rres­pon­den, ha­cien­do que ten­gan que ade­lan­tar­se a una eta­pa que no les per­te­ne­ce, de­jan­do co­mo re­sul­ta­do un adul­to frus­tra­do.

Eta­pas, adul­tez y éxi­to

Con­se­guir el éxi­to en la adul­tez, sea en el cre­ci­mien­to per­so­nal o pro­fe­sio­nal, es­tá de­ter­mi­na­do por la ba­se crea­da en la ni­ñez, mien­tras más per­so­nas exi­to­sas y fe­li­ces con­si­go mis­mas exis­ten, la so­cie­da­des re­fle­ja­ran ma­yor avan­ce y ar­mo­nía.

A lo lar­go de la vi­da las per­so­nas que en­fren­ta­ran ade­lan­tos pue­den sen­tir frus­tra­cio­nes, por­que sus men­tes se mue­ven a ve­lo­ci­da­des que no ne­ce­sa­ria­men­te los de su en­torno pue­dan igua­lar, con­si­de­ra Kirssy Lo­ren­zo, ase­so­ra de vi­da y em­pre­sa­rial.

“En lo per­so­nal y co­mo ob­ser­va­do­ra, creo que sal­tar­se eta­pas con­lle­va más frus­tra­cio­nes que sa­tis­fac­ción, cuan­do ha­bla­mos es­pe­cí­fi­ca­men­te del éxi­to. Al ca­re­cer de ma­du­rez (y no la de so­lo edad, hay gen­te de 60 años in­ma­du­ra), de ex­pe­rien­cia y tal vez de co­no­ci­mien­to, la per­so­na en su am­bi­ción des­me­di­da no ve real­men­te la ima­gen que es­tá pro­yec­tan­do y lo que los de­más real­men­te es­tán vien­do, en­ton­ces se le pre­sen­tan mul­ti­plex obs­tácu­los, que lle­van a dos po­si­bles es­ce­na­rios: Que con suer­te lle­gue a don­de que­ría lle­gar en el tiem­po que le to­ca­ba, o que la am­bi­ción la lle­ve a la fal­ta de es­crú­pu­los y que la per­so­na no so­lo vue­le eta­pas, sino tam­bién có­di­gos, re­glas, per­so­nas y lle­gue al ‘éxi­to’ a su ver­sión dis­tor­sio­na­da, con be­ne­fi­cios tan­gi­bles y pre­cios que eli­gió cons­cien­te­men­te pa­gar”, ma­ni­fies­ta.

Pa­ra ser una per­so­na de éxi­to, Lo­ren­zo re­co­mien­da co­mo pri­mer pa­so que ca­da per­so­na va­ya de­trás de su pro­pia de­fi­ni­ción del con­cep­to, sin la in­fluen­cia de la so­cie­dad, de los pa­dres o de un círcu­lo so­cial que le di­ga qué “de­be­ría” desear. Ya una vez que se tie­ne cla­ro esa vi­sión a fu­tu­ro, de dón­de se quie­re es­tar, en­ton­ces, en lo que se cum­plen las eta­pas de desa­rro­llo, ir au­to­co­no­cién­do­se, dar­se cuen­ta en qué se es bueno y en que no, pa­ra con esa ba­se su­pe­rar las li­mi­ta­cio­nes y obs­tácu­los.

¡Sin de­ses­pe­ros! Aun­que se sien­ta an­sie­dad por es­tar en otras eta­pas, ca­da una lle­ga­rá y ha­brá su­fi­cien­te tiem­po pa­ra vi­vir­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.