¡Ata­do sin sen­ti­do a los sen­ti­dos!

Listin Diario - - LA VIDA - Les­bia Gómez Sue­ro San­to Do­min­go

Se ha­ce evi­den­te, que cuan­do el hom­bre per­ma­ne­ce im­bui­do en las co­sas del mun­do que cau­san ex­ci­ta­ción a los sen­ti­dos, se mues­tra en él, un de­te­rio­ro pro­gre­si­vo en su ca­pa­ci­dad de asi­mi­la­ción. Es en­ton­ces, que pa­ra sa­lir de es­te es­ta­do de aban­dono y le­tar­go, es ne­ce­sa­rio que al­go o al­guien lo ha­gan re­co­no­cer, que las co­sas su­per­fluas o ba­na­les con las que se com­pro­me­te, ero­sio­nan la in­ti­mi­dad de la psi­quis con fuer­tes trau­mas. In­di­car que las fan­ta­sías o ale­go­rías de pla­cer que se pro­du­cen por alie­nan­tes vi­cios a co­sas irre­le­van­tes al al­ma, desa­rro­llo y cre­ci­mien­to; pro­vo­can fi­nal­men­te el de­li­rio [de­li­rium tre­mens], y por en­de, se arrai­gan en el ser, la co­di­cia y el egoís­mo. Es­tos dos úl­ti­mos son los nu­trien­tes más ac­ti­vos pa­ra el desa­rro­llo y for­ta­le­ci­mien­to de la con­cien­cia in­fe­rior que atra­pa con do­lor y su­fri­mien­tos.

Es­tos sen­ti­mien­tos or­di­na­rios en el in­di­vi­duo crean an­sie­dad y de­pre­sión, por­que se des­cu­bre que las co­sas por las que se in­te­gró, iden­ti­fi­có e in­vo­lu­cró, les ha­cían creer que las mis­mas da­ban la tan an­he­la­da fe­li­ci­dad. Sin em­bar­go, aho­ra ya pier­den su va­lor y sa­tis­fac­ción al cam­bian­te ego y sus an­sias de glo­ria. Cuan­do es­to ocu­rre, ya con la men­te ob­nu­bi­la­da, ese mis­mo hom­bre com­pi­te en una ca­rre­ra sin me­ta de­fi­ni­da, por­que los ape­gos y de­seos del mun­do lo con­vier­ten en el mí­ti­co per­so­na­je: “Tán­ta­lo y su aus­te­ro su­pli­cio” que ata­do a un ár­bol (los sen­ti­dos) con la sed y ham­bre (las ape­ten­cias) lo ha­cen des­fa­lle­cer, y ob­ser­va an­te sus ojos el agua fres­ca y cris­ta­li­na (el co­no­ci­mien­to); ha­cien­do con es­to más tor­men­to­so el dra­ma de su­fri­mien­to que se pue­da pa­de­cer. Se pue­de in­fe­rir en­ton­ces, que es­te es un buen ejem­plo pa­ra que el hom­bre en­tien­da que tie­ne a mano el co­no­ci­mien­to de la Ver­dad; y és­ta de­be ser su pro­pó­si­to en la vi­da, la de rea­li­zar a Dios co­mo pre­emi­nen­te de­seo pu­ro, y real. Después ad­ver­ti­rá que es­to pro­pen­de tam­bién al dis­fru­te y go­zo de la fe­li­ci­dad. En cam­bio si per­ma­ne­ce ata­do a los vi­cios y sen­ti­dos no po­drá nun­ca lo­grar­lo.

Es opor­tuno pun­tua­li­zar, y a te­nor de es­to, que cuan­do es­te mis­mo hom­bre de­ci­de vol­ver so­bre sus pa­sos, e in­cur­sio­nar en el sen­de­ro ini­ciá­ti­co, ya pa­ra en­ton­ces ha­brá hi­po­te­ca­do su dig­ni­dad es­pi­ri­tual y hu­ma­na con in­tere­ses muy al­tos que no pue­de sol­ven­tar por el mal­tra­to mo­ral de su ser. Su con­duc­ta se ha de­te­rio­ra­do con agra­van­tes de do­lor por la an­sie­dad y de­pre­sión que lo aco­san. Se en­tien­de que to­do es­to tie­ne co­mo es­ce­na­rio el mun­do, que es el más po­de­ro­so de­to­nan­te pa­ra con­cu­rrir en tó­rri­das pa­sio­nes; pe­ro, si se ob­tie­ne el do­mi­nio de los sen­ti­dos con dis­ci­pli­nas, el desa­rro­llo del amor y el co­no­ci­mien­to de Dios, to­dos es­tos efec­tos de do­lor y de­te­rio­ro pue­den re­ver­tir­se. Tam­bién es ne­ce­sa­rio en­ten­der que es en es­te mun­do don­de se de­ben trans­cen­der los ape­gos y de­seos, con una ela­bo­ra­da y pun­tual ob­ser­va­ción de los pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos. Pu­dien­do lo­grar con es­to una in­mi­nen­te trans­for­ma­ción; al des­ga­rrar con au­to­ri­ta­ria vo­lun­tad, con­cien­cia y de­ci­sión la ves­ti­men­ta de ig­no­ran­cia con la cual se vis­tió el vie­jo hom­bre; y co­mo con­se­cuen­cia im­pul­sa el re­sur­gi­mien­to a una nue­va cria­tu­ra for­ja­da en Dios y en amor a Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.