Có­mo al­can­zar la fe­li­ci­dad fi­nan­cie­ra

“Cuan­do tra­ba­jas el ser hu­mano de ma­ne­ra in­te­gral, el di­ne­ro y la pro­duc­ti­vi­dad van a lle­gar por ‘de­fault’”, ase­gu­ra ex­per­ta.

Listin Diario - - LA VIDA - (+02) Ja­clin Cam­pos ja­clin.cam­[email protected]­tin­dia­rio.com San­to Do­min­go El ca­mino

Que el di­ne­ro no da la fe­li­ci­dad es al­go en lo que la ma­yo­ría de las per­so­nas coin­ci­de. No obs­tan­te, en la prác­ti­ca, in­clu­so quie­nes apo­yan esa afir­ma­ción se com­por­tan co­mo si cre­ye­ran to­do lo con­tra­rio.

Mu­chos con­si­de­ran que cuan­do ob­ten­gan cier­tos bie­nes ma­te­ria­les ten­drán el des­can­so an­he­la­do, o que cuan­do ga­nen su­fi­cien­te di­ne­ro y sal­den sus deu­das, por fin, po­drán dis­fru­tar la vi­da a ple­ni­tud.

Se equi­vo­can.

O al me­nos eso opi­na la psi­co­ge­nea­lo­gis­ta y ex­per­ta en fi­nan­zas per­so­na­les Ni­co­le Va­len­ti­na Gon­zá­lez.

La es­tra­te­ga de vi­da y char­lis­ta se­ña­la que el es­ta­do de sa­tis­fac­ción fí­si­ca y es­pi­ri­tual em­pie­za en el in­te­rior del ser hu­mano, cuan­do la per­so­na or­de­na su vi­da, sus pen­sa­mien­tos y sus emo­cio­nes. So­lo en­ton­ces lo ma­te­rial cum­pli­rá su fun­ción.

“Cuan­do tra­ba­jas el ser hu­mano de ma­ne­ra in­te­gral, el di­ne­ro y la pro­duc­ti­vi­dad van a lle­gar por ‘de­fault’, van a lle­gar en con­se­cuen­cia, y no al re­vés”, ase­gu­ra Gon­zá­lez.

De acuer­do con es­ta pos­tu­ra, el ca­mino pa­ra al­can­zar la “fe­li­ci­dad fi­nan­cie­ra” par­te de la men­te y los sen­ti­mien­tos.

“Pa­ra al­can­zar la fe­li­ci­dad fi­nan­cie­ra pri­me­ro de­bes mi­rar­te a ti mis­mo, ver dón­de es­tás, ver qué no te ha fun­cio­na­do en la vi­da pa­ra po­der­lo me­jo­rar y acep­tar que to­dos los re­sul­ta­dos de tu vi­da de­pen­den de ti y no de más na­die”, ase­gu­ra.

Cuan­do el in­di­vi­duo acep­ta que lo que ob­tie­ne en la vi­da re­sul­ta de sus pen­sa­mien­tos y de­ci­sio­nes, y de­ja de “en­tre­gar­le el po­der al ex­te­rior” es­tá lis­to pa­ra ir en pos de su fe­li­ci­dad fi­nan­cie­ra.

Pa­ra ello, ten­drá que ha­cer un in­ven­ta­rio de las ac­ti­tu­des “bue­nas y no tan bue­nas” con re­la­ción al di­ne­ro y al ma­ne­jo de las fi­nan­zas en ge­ne­ral. Exis­ten ac­ti­tu­des que fun­cio­nan y otras que hay que desechar por­que aten­tan con­tra el ob­je­ti­vo de lo­grar la es­ta­bi­li­dad ma­te­rial.

¿Un ejem­plo? Una per­so­na pue­de desear me­jo­rar sus in­gre­sos, pe­ro al mis­mo tiem­po, y de ma­ne­ra in­cons­cien­te, aso­ciar el di­ne­ro con al­go ne­ga­ti­vo (por­que, tal vez, en su en­torno le in­cul­ca­ron la idea de que las per­so­nas adi­ne­ra­das eran ma­las).

“Tie­ne una in­cohe­ren­cia que le di­ce que si tie­nes di­ne­ro no eres bueno”, se­ña­la Gon­zá­lez.

Y esa in­cohe­ren­cia -que po­dría iden­ti­fi­car por sí mis­ma o con la ayu­da de otra per­so­na- le im­pe­di­rá ma­te­ria­li­zar su ob­je­ti­vo.

Ni­co­le acla­ra que la fe­li­ci­dad fi­nan­cie­ra no se re­la­cio­na ne­ce­sa­ria­men­te con ri­que­za o con so­bre­abun­dan­cia de bie­nes ma­te­ria­les.

“Cuan­do to­mas esa ac­ti­tud tú eres fe­liz con lo que tie­nes. Hay per­so­nas que tie­nen re­cur­sos li­mi­ta­dos pe­ro son muy fe­li­ces”, ex­pre­sa. “La di­fe­ren­cia es­tá, no en lo que tú tie­nes, sino en có­mo tú vi­ves lo que tie­nes”.

IS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.