Nue­vos tiem­pos, mis­mos va­lo­res

Listin Diario - - LA VIDA - MAR­TA QUÉLIZ Pa­ra co­mu­ni­car­se con la au­to­ra martha.que­[email protected]­tin­dia­rio.com

El mun­do cam­bió. Hay que adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos, pe­ro sin de­jar de vi­vir la vi­da que so­ña­mos. Es cier­to que la tec­no­lo­gía se ha apo­de­ra­do de la hu­ma­ni­dad, pe­ro ello no quie­re de­cir que ten­ga­mos que des­po­jar­nos de la hu­mil­dad. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no tie­nen tal com­pro­mi­so, pues se es­tán desen­vol­vien­do en el mun­do que les co­rres­pon­de. So­mos los adul­tos quie­nes te­ne­mos que qui­tar­nos el ‘chip’ que por mu­cho tiem­po trae­mos pues­to pa­ra po­der adap­tar­nos a lo que tra­za la van­guar­dia. Aho­ra bien, tam­bién so­mos no­so­tros los en­car­ga­dos de evi­tar que en “su mun­do” nues­tros jó­ve­nes echen a un la­do los va­lo­res que nos ha­cen ser me­jo­res se­res hu­ma­nos. Preo­cu­pa­da por es­te te­ma, que ya es­tá co­bran­do al­gu­nas “víc­ti­mas”, me fuí a una ciu­dad fa­bu­lo­sa don­de jó­ve­nes y adul­tos na­ve­gan en las re­des so­cia­les y dis­fru­tan de un nue­vo es­ti­lo de vi­da, pe­ro sin ol­vi­dar que to­do tie­ne su mo­men­to. La pru­den­cia se an­te­po­ne al de­seo de es­tar cons­tan­te­men­te co­nec­ta­do al mun­do vir­tual. Las no­ti­cias, bue­nas o no tan ha­la­ga­do­ras, no son di­vul­ga­das a tra­vés de la In­ter­net sin el de­bi­do res­pe­to. Allí ca­da quién es due­ño de sus he­chos y los da a co­no­cer có­mo, cuán­do y dón­de los en­tien­de.

El res­pe­to se im­po­ne, ya sea de for­ma ex­pre­sa o vir­tual, pues los ciu­da­da­nos tie­nen cla­ro que cual­quier desa­tino pue­de traer con­se­cuen­cias no fa­vo­ra­bles pa­ra el res­to. Ha­cen el de­bi­do uso de las re­des so­cia­les. Se co­mu­ni­can, se co­no­cen, se ayu­dan, se sa­lu­dan, se so­li­da­ri­zan..., pe­ro to­do con sus re­glas. Los bue­nos mo­da­les, la so­li­da­ri­dad y la me­su­ra son alia­dos per­fec­tos pa­ra vi­vir en unos nue­vos tiem­pos, pe­ro sin aban­do­nar los va­lo­res que aún en es­ta épo­ca de la ro­bó­ti­ca, ha­cen la di­fe­ren­cia en la hu­ma­ni­dad.

De vuel­ta a la reali­dad, au­men­ta mi preo­cu­pa­ción. Es su­fi­cien­te con ver al­gu­nos es­ta­dos de What­sApp, por men­cio­nar un me­dio, pa­ra no­tar la in­dis­cre­ción, y so­bre to­do, la ex­po­si­ción de la vi­da de al­gu­nas per­so­nas que no de­jan na­da a la ima­gi­na­ción cuan­do de­ci­den dar a co­no­cer has­ta sus más ín­ti­mos se­cre­tos. De­be­mos adap­tar­nos, de­be­mos vi­vir es­tos tiem­pos, pe­ro no de­je­mos de ser per­so­nas. No ac­tue­mos co­mo ro­bots, que ya bas­tan­te es­pa­cio nos es­tán qui­tan­do en lo que creía­mos era nues­tro mun­do. ¡Adap­te­mó­nos, pe­ro sin per­der nues­tros va­lo­res!

PU­BLI­CA LOS MAR­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.