La po­lí­ti­ca y el fue­go fa­tuo

Listin Diario - - OPINIÓN - De­va­ria­[email protected] IGNACIO NO­VA

Es­tán muer­tos –con­si­guió de­cir en­tre so­llo­zos– ¿Quié­nes es­tán muer­tos? Ellos. Y no pu­do con­ti­nuar. Cál­ma­te, me lo con­ta­rás cuan­do pue­das. Unos mi­nu­tos des­pués, ella di­jo: Es­tán muer­tos. ¿Has vis­to al­go... abris­te la puer­ta?, pre­gun­tó el ma­ri­do. No, só­lo vi que ha­bía fue­gos fa­tuos aga­rra­dos a las ren­di­jas, es­ta­ban allí aga­rra­dos y dan­za­ban, no se sol­ta­ban, hi­dró­geno fos­fo­ra­do re­sul­tan­te de la des­com­po­si­ción. SA­RA­MA­GO, Jo­sé. “En­sa­yo so­bre la ce­gue­ra”.

Sin que de­ba­mos re­mo­ver los man­tos lí­qui­dos, pé­treos o te­rro­sos del tiem­po; ni si­quie­ra los te­la­res ar­ci­llo­sos que ins­pi­ra­dos en el Da­lí es­pa­ñol per­mi­ten al­zar la ca­pa te­rres­tre pa­ra des­cu­brir de­ba­jo de ella el mus­go y la mi­le­na­ria acu­mu­la­ción de ma­te­ria or­gá­ni­ca y me­tá­li­ca; sin que ha­ga fal­ta es­fuer­zo, ni exi­gir ejer­ci­cios ago­ta­do­res y es­tre­san­tes al cuer­po, al ingenio o al in­te­lec­to, las lu­ces de lo que pa­re­ce ar­der sin ha­cer­lo caen an­te la gen­te, en un des­te­llan­te ac­to de pre­sen­cia. Unas ve­ces pa­ra que su iló­gi­ca iri­dis­cen­cia sea ad­mi­ra­da; otras, pa­ra pro­du­cir el es­co­zor mu­do y ar­cano con que la piel in­vo­ca los tre­men­dos sus­tos.

Con ta­les ar­ti­lu­gios, los de una fe­no­me­no­lo­gía de la na­tu­ra­le­za que po­ne a pun­ta de la len­gua de la tie­rra uno de los más es­pec­ta­cu­la­res fe­nó­me­nos de los que osan ufa­nar­se y go­zar­se los te­rri­to­rios po­la­res; con esa te­rral encarnación de au­ro­ras bo­rea­les, de luz emer­gien­do y os­ci­lan­do al­re­de­dor de ella mis­ma, co­mo un Walt Whit­man can­tán­do­se a sí mis­mo fu­gaz y ful­gu­ro­so, dan­zan esos ha­los: tro­cán­do­se en cen­te­na­res de sier­pes aé­reas, arre­mo­li­nán­do­se en­tre ellas mis­mas co­mo his­to­ria su­per­pues­ta en la men­te de la gen­te, man­te­nien­do la dis­tan­cia, co­mo pie­les de los ár­bo­les tre­pa­das por fe­li­nos y la­gar­tos.

Son pro­duc­to de la no­che, ali­men­ta­das por ella pa­ra que per­vi­van. Vie­nen de­rra­man­do fan­fa­rrias so­bre los ima­gi­na­rios co­lec­ti­vos: he­chas mi­tos, a ca­ren­cia de ex­pli­ca­cio­nes; he­chas su­pers­ti­cio­nes en pre­sen­cia de te­mo­res y tiem­pos som­bríos. He­chas pa­ra­dig­mas al pie de las ro­di­llas de las cien­cias.

Cien­tí­fi­ca­men­te, el fue­go fa­tuo (ig­nis fa­tuus, en la­tín) re­sul­ta de la in­fla­ma­ción del cier­tas ma­te­rias (fós­fo­ro, me­tano, prin­ci­pal­men­te) pre­sen­tes en el va­por cuan­do emer­gen de las sus­tan­cias ani­ma­les o ve­ge­ta­les en pu­tre­fac­ción. Apa­re­ce co­mo pe­que­ñas lla­mas que ar­den en el ai­re y en la su­per­fi­cie del agua de pan­ta­nos y ce­men­te­rios. Su luz pá­li­da es vi­si­ble en la os­cu­ri­dad. Pue­de ser vis­to don­de las hie­nas se ali­men­ta­ron. Qui­zás, tam­bién, re­ve­le el ras­tro de los ca­rro­ñe­ros.

Quien ha­ya ho­jea­do al me­nos una pá­gi­na de la his­to­ria se sien­te im­pul­sa­do ha­cia los grie­gos, ha­cia esos por­ten­to­sos crea­do­res de la ra­cio­na­li­dad me­ta­fí­si­ca. Y, pa­ra los aman­tes de las cien­cias, ha­cia los ilu­sos al­qui­mis­tas. Los ra­bio­sa­men­te me­tó­di­cos, ha­cia Ales­san­dro Vol­ta. Es­te fí­si­co-quí­mi­co ita­liano tu­vo la osa­día de des­pren­der to­das las ho­ja­ras­cas que ha­bían caí­do so­bre esas lu­ces. Son pro­duc­to del me­tano que se ori­gi­na en la pu­tre­fac­ción, en los cuer­pos que se des­com­po­nen, di­jo. Y fue de in­me­dia­to re­pli­ca­do: No pue­de ser, di­je­ron los po­lí­ma­tas, por­que es un fue­go sin ca­lor, que no que­ma, que se re­pe­le mu­tua­men­te, aun­que ar­de.

La creen­cia de que los fue­gos fa­tuos son es­pí­ri­tus en pe­na o en ven­gan­za, es­tá pro­fun­da y ex­ten­sa­men­te ex­ten­di­da por la his­to­ria y las geo­gra­fías: des­de Gre­cia, lo he­mos di­cho, a los Ga­los; de es­tos al Reino Uni­do, don­de Kat­ha­ri­ne Mary Briggs le atri­bu­ye encarnación de un es­pí­ri­tu mal­va­do que usa su ful­gor sa­li­do de un grano de car­bón ce­di­do por el dia­blo, co­mo se­ñue­lo pa­ra atraer a los in­cau­tos a su pan­tano; has­ta Ir­lan­da, don­de se pen­sa­ba que eran es­pe­cie de gno­mos guar­dia­nes de ri­que­zas y te­so­ros y, tam­bién, has­ta Aus­tra­lia, cu­yos po­bla­do­res in­dí­ge­nas afir­ma­ron ‘esas lu­ces rehú­yen de gen­te y de con­tac­tos’.

En “Drá­cu­la”, Bran Sto­ker ha­ce que el ca­mino del vam­pi­ro ha­cia su castillo se ilu­mi­ne con in­fi­ni­tos pun­tos de fue­go fa­tuo.

Y hay mu­cho más…

Con una his­to­ria tan igual y ex­ten­di­da, no es sor­pre­sa que J. R. R. Tol­kien los ha­ya traí­do al in­te­rior de su “El se­ñor de los ani­llos” (1954-55).

No sor­pren­de que lo in­vo­ca­ra Goet­he, di­cien­do, en “La Ser­pien­te ver­de y la be­lla azu­ce­na” que “Al sa­lir de­lan­te de la puer­ta vio dos gran­des fue­gos fa­tuos flo­tan­do en­ci­ma del bo­te ama­rra­do y le ase­gu­ra­ron que se ha­lla­ban en los más gran­des apuros y que es­ta­ban de­seo­sos de ver­se ya en la otra ori­lla”, con lo que se evo­ca a Vir­gi­lio en La Di­vi­na Co­me­dia de Dan­te. Allí el fue­go es lla­ma y bra­sas, que­ma y arra­sa.

Des­de el ori­gen de los tiem­pos en que fue­ron vis­tos, los fue­gos fa­tuos han se­du­ci­do, atraí­do y fas­ci­na­do a in­cau­tos, su­pers­ti­cio­sos y cré­du­los; a al­qui­mis­tas y cien­tí­fi­cos; a es­cri­to­res, ar­tis­tas y poe­tas; a músicos y a ci­neas­tas.

No se tie­ne o te­nía no­ti­cia de que ha­yan con­ci­ta­do la aten­ción de la po­lí­ti­ca. Que hu­bie­sen in­gre­sa­do a esa ha­bi­ta­ción a tra­vés de dis­cur­sos y ac­tua­cio­nes en torno al po­der, su an­he­lo, re­ten­ción o con­quis­ta.

De ser así, los vo­ce­ros, can­di­da­tos, as­pi­ran­tes, ar­ma­do­res, es­tra­te­gas y emi­sa­rios y fun­cio­na­rios an­da­rían con una lu­ce­ci­ta apre­cia­ble en los días y en las no­ches, por los sen­de­ros de la te­le, los dis­cur­sos, los vi­deos y la ra­dio.

Se los vie­ra con una fan­fa­rria de cir­co a cues­ta, mos­tran­do una luz que no es aun­que se ve; un fue­go que ar­de aun­que no que­ma. Que bien pue­de ser un ha­da o un es­pí­ri­tu en pe­na; un gno­mo guar­dan­do ava­ri­cio­so ri­que­zas y te­so­ros. O un con­quis­ta­dor avie­so y fa­na­ti­za­do tras cu­yo pa­so só­lo que­da lo desas­tro­so que se di­bu­ja en mon­ta­ñas y fo­sas re­ple­tas de ca­dá­ve­res, de muer­tos.

En tal es­pa­cio, fue­go fa­tuo se­ría de­cir que se di­ce sin de­cir al­go; que se sube si es­tá ba­jan­do; lla­mar a ha­cer sin ha­cer al­go; de­cir que vi­ve, cuan­do es­tá muer­to; que ha­rá cuan­do hi­zo o ha­ce na­da; que es san­to cuan­do ha ro­ba­do; que es po­bre sien­do as­que­ro­sa­men­te ri­co…

Y, fi­nal­men­te, el más ofen­si­vo del peor de los fue­gos fa­tuos: lla­mar Pa­tria al te­rri­to­rio amu­ra­lla­do de sus bie­nes, re­si­den­cias, fa­mi­lia y pa­la­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.