Edi­to­rial

EN EL TIEM­PO DE LOS AN­TI-SIS­TE­MA

Listin Diario - - PORTADA -

Así co­mo acon­te­ció po­cas dé­ca­das atrás, ha emer­gi­do de nue­vo la ola de los can­di­da­tos an­ti­sis­te­mas, lla­ma­dos tam­bién an­ti­po­lí­ti­cos, por­que lo­gra­ron al­can­zar el po­der al mar­gen de las fi­gu­ras tra­di­cio­na­les que do­mi­na­ban las cú­pu­las par­ti­da­rias de Amé­ri­ca La­ti­na. En lo que va de si­glo, es­te fe­nó­meno ha es­tre­me­ci­do los vie­jos es­que­mas del li­de­raz­go par­ti­da­rio en paí­ses de larga tra­di­ción de bi­par­ti­dis­mo.

Se atri­bu­ye, in­dis­tin­ta­men­te, a un can­san­cio fren­te a las fi­gu­ras que pre­do­mi­na­ron por años en el es­ce­na­rio del po­der, a la co­rro­sión de re­gí­me­nes y par­ti­dos ma­lea­dos por la co­rrup­ción y a la fal­ta de res­pues­tas efi­ca­ces a las nue­vos desafíos que plan­tea la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y a las ex­pec­ta­ti­vas de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes con otra vi­sión de fu­tu­ro.

Tres dé­ca­das atrás, los elec­to­ra­dos pa­re­cían de­man­dar la pre­sen­cia de ge­ren­tes o em­pre­sa­rios que tu­vie­sen ca­pa­ci­dad pa­ra go­ber­nar a sus pue­blos en me­dio de las cri­sis fi­nan­cie­ras, pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos pre­fie­ren a los que es­gri­men un dis­cur­so de cam­bio más ra­di­cal y se pre­sen­tan co­mo los nue­vos ico­no­clas­tas que es­tán lis­tos pa­ra de­rri­bar los es­que­mas tra­di­cio­na­les, es­tan­ca­dos o es­cle­ro­ti­za­dos, en­ca­be­za­dos por po­lí­ti­cos gas­ta­dos. Amé­ri­ca La­ti­na es­tá pre­sen­cian­do ese mo­men­to en el que, sor­pre­si­va­men­te, can­di­da­tos que pa­re­cían no te­ner ni re­le­van­cia ni po­si­bi­li­da­des de lle­gar al po­der y, sin em­bar­go, mon­ta­dos en una ola de po­pu­lis­mo o de re­tó­ri­ca “an­ti­sis­te­ma”, cau­ti­va­ron a los elec­to­res y hoy son presidentes.

No se tra­ta, en reali­dad, de un asun­to de edad, sino de pro­pues­tas osa­das pa­ra cam­biar un sta­tus quo que los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les de­fien­den, afe­rrán­do­se a las re­ce­tas ya de­can­ta­das que an­tes sur­tie­ron al­gún efec­to pa­ra la me­jor go­ber­nan­za. An­te una ex­ten­di­da des­con­fian­za de los nue­vos elec­to­res por las fi­gu­ras tra­di­cio­na­les, o con­tra sus ideas y pen­sa­mien­tos, se han abier­to las vál­vu­las pa­ra que a tra­vés de lo que el ex­per­to Da­niel Zo­vat­to lla­ma “elec­cio­nes del enojo” o la “re­be­lión con­tra las éli­tes”, los vo­tos fa­vo­rez­can a los ex­po­nen­tes an­ti­sis­te­ma, so­ca­van­do las es­truc­tu­ras par­ti­da­rias que pa­re­cían só­li­das, in­vul­ne­ra­bles o in­su­mer­gi­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.