MU­JER DESAFÍA STA­TUS QUO DEL FÚT­BOL AR­GEN­TINO

Listin Diario - - EL DEPORTE - (AP) Bue­nos Ai­res La bo­ta­ron

Ca­si 90 años des­pués de que el fút­bol mas­cu­lino se hi­zo pro­fe­sio­nal en Ar­gen­ti­na, las fut­bo­lis­tas ar­gen­ti­nas si­guen ju­gan­do co­mo ama­teur: sin pa­go o con po­ca re­mu­ne­ra­ción.

Ma­ca­re­na Sán­chez quie­re cam­biar es­ta si­tua­ción. Aho­ra.

La fut­bo­lis­ta ha de­man­da­do a su club y a la Aso­cia­ción del Fút­bol Ar­gen­tino pa­ra lle­gar a te­ner el es­ta­tus pro­fe­sio­nal. El ca­so po­dría es­ta­ble­cer un pre­ce­den­te en el país de Lio­nel Mes­si y al­gu­nos de los me­jo­res ju­ga­do­res de to­do el mun­do, pe­ro don­de el fút­bol si­gue sien­do vis­to ma­yor­men­te so­lo co­mo un jue­go de hom­bres.

“Quie­ro ser re­co­no­ci­da co­mo ju­ga­do­ra pro­fe­sio­nal. Quie­ro que se me to­me co­mo una tra­ba­ja­do­ra del de­por­te y que eso abra las puer­tas pa­ra que otras chi­cas tam­bién pue­dan dis­fru­tar del be­ne­fi­cio que es tra­ba­jar de lo que nos gus­ta: ser ju­ga­do­res de fút­bol, de lo que ama­mos”, di­jo Sán­chez a The As­so­cia­ted Press.

Sán­chez co­men­zó a ju­gar fút­bol a los cin­co años al ver a su pa­dre ju­gar con sus ami­gos du­ran­te los fi­nes de se­ma­na en la pro­vin­cia de San­ta Fe, don­de na­cie­ron Mes­si, Ga­briel Ba­tis­tu­ta y Jorge Val­dano. Ani­ma­da por su pa­dre, re­fi­nó sus ha­bi­li­da­des en un club lo­cal.

Du­ran­te un par­ti­do amis­to­so en Bue­nos Ai­res en el 2012, el téc­ni­co del UAI Ur­qui­za la in­vi­tó a su­mar­se a su equi­po, con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res de Su­da­mé­ri­ca.

Sán­chez es una fut­bo­lis­ta ar­gen­ti­na de 27 años que ha ini­cia­do una com­pli­ca­da pe­lea con la Fe­de­ra­ción de Fút­bol Ar­gen­ti­na y con el UAI Ur­qui­za, su exe­qui­po del que fue des­pe­di­do des­pués de ini­ciar ese pro­ce­so le­gal-, bus­can­do la igual­dad en el tra­to en­tre hom­bres y mu­je­res. En una en­tre­vis­ta con­ce­di­da al diario The Guar­dian cuen­ta su his­to­ria y las di­fi­cul­ta­des que en­cuen­tra el fút­bol fe­me­nino en Ar­gen­ti­na, lo que pue­de tras­la­dar­se tam­bién a ca­si cual­quier otro lu­gar del pla­ne­ta. “Se nos ex­clu­ye a diario, se nos des­pre­cia. Una gran par­te de la so­cie­dad cree que las mu­je­res no so­mos ca­pa­ces de ju­gar al fút­bol y que no po­de­mos ejer­cer nues­tro de­re­cho a prac­ti­car­lo”, ex­pli­ca. goo­gle­tag.cmd.push(fun­ction() {goo­gle­tag.dis­play(‘In­text’); Ma­ca­re­na da sus ar­gu­men­tos a par­tir de la si­tua­ción que vi­vió en su club, el UAI Ur­qui­za. No es una bue­na se­ñal que ca­da vez que el téc­ni­co del Real Madrid San­tia­go So­la­ri tie­ne que res­pon­der a pre­gun­tas so­bre Mar­ce­lo deba re­cor­dar el so­bre­sa­lien­te pa­sa­do del la­te­ral bra­si­le­ño con el club.

Es­tá cla­ro que es di­fí­cil ha­blar so­bre el pre­sen­te del ju­ga­dor.

Mar­ce­lo ha si­do un ti­tu­lar in­dis­cu­ti­ble du­ran­te más de una dé­ca­da con el Real Madrid, con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo el me­jor la­te­ral iz­quier­do del mun­do. Pe­ro es­ta tem­po­ra­da, las pres­ta­cio­nes del bra­si­le­ño han de­ja­do mu­cho que desear.

Su ti­tu­la­ri­dad es muy cues­tio­na­da, más tras su flo­jo par­ti­do el miér­co­les en la se­mi­fi­nal de la Co­pa del Rey an­te el Barcelona. Se vio mal en de­fen­sa y apor­tó po­co al ata­que.

So­la­ri es­qui­vó ha­blar so­bre las pres­ta­cio­nes de Mar­ce­lo.

“Es nues­tro se­gun­do ca­pi­tán (des­pués de Ser­gio Ra­mos). Es cien­to por cien­to ma­dri­dis­ta, po­ne al Madrid siem­pre por de­lan­te”, di­jo So­la­ri. “Tra­ba­ja­mos pa­ra te­ner la me­jor ver­sión de to­dos”.

Los de­trac­to­res de Mar­ce­lo apun­tan a su con­di­ción fí­si­ca, de que el ju­ga­dor de 30 años ya no pue­de con los ri­go­res de fre­nar a de­lan­te­ros ri­va­les co­mo an­tes.

AP

Ma­ca­re­na Sán­chez: una cam­peo­na del fút­bol en­tre go­les y pa­ñue­los ver­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.